Terremoto en el Reino Unido por las acusaciones de Meghan Markle y el príncipe Enrique contra los Windsor

El primer ministro Boris Johnson guarda silencio mientras los laboristas piden investigar el racismo en la casa real denunciado en televisión por los duques de Sussex

Los diarios británicos se hicieron eco en sus primeras planas de la entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey
Los diarios británicos se hicieron eco en sus primeras planas de la entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey

Redacción

Las explosivas declaraciones en televisión de los duques de Sussex han provocado un terremoto en el Reino Unido. Las acusaciones de racismo sobre la casa real pronunciadas por Meghan Markle y el príncipe Enrique en una entrevista con Oprah Winfrey -emitida el domingo en Estados Unidos y replicada en la noche del lunes en la televisión británica- son el principal tema de las primeras planas de los diarios. Y han motivado la intervención de los principales líderes políticos del país. 

El Partido Laborista británico ha pedido investigar las acusaciones. En declaraciones a la prensa durante un acto en Londres, su líder, Keith Starmer, dijo que las acusaciones «son muy, muy graves» y subrayó que hay que tomarlas «muy seriamente». «Esto es más grande que la familia real. Por demasiados años, hemos desdeñado estas cuestiones y hemos estado dispuestos a dejarlas de lado», afirmó.

El silencio de Boris Johnson: «Son cuestiones de palacio»

De momento el Gobierno británico guarda silencio. Un portavoz del primer ministro conservador dijo que Boris Johnson  no había visto la entrevista (se emitió más tarde en el Reino Unido) y declinó hacer cualquier comentario: «son cuestiones de palacio».

En la conversación con Oprah WinfreyMerghan Markle, de madre afroamericana, reveló que algún miembro de la familia real expresó preocupación por el color de piel que tendría su primer hijo con Enrique. También dijo que durante ese embarazo pensó en suicidarse y que la monarquía, que precisamente patrocina a entidades de salud mental, rechazó ayudarla.

La portavoz laborista de Educación, Kate Green, dijo a Sky News que espera que las «chocantes» acusaciones «sean tratadas por palacio con la máxima seriedad y sean plenamente investigadas» y subrayó que «no hay nunca ninguna excusa para el racismo».

La entrevista perjudica a la reputación de la monarquía en Reino Unido, según los primeros análisis publicados en los medios británicos, que también señalan a Enrique y Meghan por airear en público disputas familiares que a menudo parecen menores.La proyección mediática puede favorecer su afán de combinar actividades comerciales con promociones caritativas.

El episodio televisivo coincide con la estancia del marido de la Reina, Felipe de Edimburgo, en dos hospitales, donde está siendo tratado de una infección y de un trastorno cardíaco. Isabel II, que ha mantenido contacto regular mediante videoconferencia con Enrique y su hijo Archie, reanudará la próxima semana sus actividades oficiales, tras el largo confinamiento en el castillo de Windsor.

División en la sociedad: los más jóvenes con Meghan, los más mayores con Isabel II

La población del Reino Unido se encuentra dividida, según grupos de edad y orientación política, sobre apoyar a Meghan Markle o a la familia real británica tras la polémica entrevista en televisión de los duques de Sussex, de acuerdo con un sondeo de YouGov difundido este martes.

En la conversación con Oprah Winfrey, el matrimonio realizó controvertidas declaraciones como que el color de piel de su hijo Archie preocupaba en la familia real antes de que naciera y Meghan confesó que llegó a tener pensamientos suicidas por la presión y la falta de apoyo que sufría.

Tras esas revelaciones, en el citado sondeo un 36 % de los participantes indicó que simpatizaba más con la reina Isabel II y la familia real mientras que un 22 % dio su apoyo a Enrique y Meghan.

No obstante, el sondeo encontró que los apoyos dependían mucho de la edad del encuestado: según esto, el 48 % de sondeados con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años se mostró más solidario con los Sussex y apenas un 9 % de los mayores de 65 años los apoyó.

La encuesta realizada entre 4.656 personas también halló que el 55 % de los mayores de 65 años se solidarizaba con la familia real frente al 15 % de personas de entre 18 y 24 años.

YouGov encontró que los resultados variaban también según la posición política del entrevistado. Así, un 64 % de los votantes del gobernante Partido Conservador respaldó a la Reina frente a apenas un 8 % de ellos que se mostró favorable a la pareja.

Frente a esto, el 15 % de votantes laboristas simpatizó con la familia real frente al 38 % que apoyó a Enrique y Meghan.

En las calles de Londres, las opiniones de muchos ciudadanos reflejaron en declaraciones a Efe esa división.Así, Vlad Smats, un hombre de 50 años arremetía contra Meghan: «No la creo para nada. Esto es una cosa americana, parte del espectáculo» al tiempo que agregaba que la realeza «va a devolver el golpe, eso seguro».

Por su parte, Sarah Mezhgeua, de 27 años, mostraba su solidaridad con la esposa del príncipe Enrique: «No creo que sea necesario escuchar lo que dice, solo hace falta ver la prensa y se ve claramente cómo la tratan, lo que escriben los tabloides».

Observó que desde Buckingham se había «hablado bien de ella previamente, sobre cómo la adoraban, su carácter acogedor, y luego de repente quieren destrozar su nombre haciéndole parecer mala».

El príncipe Carlos de Inglaterra se dejó ver en público durante un acto en una clínica de vacunación contra el covid-19, instalada en una iglesia del norte de Londres, donde ignoró a un reportero que le preguntó por las declaraciones de los duques de Sussex.

La casa real británica muestra su «preocupación» por las acusaciones de Enrique y Meghan

La Voz

El palacio de Buckingham ha emitido un comunicado en el que asegura que la familia abordará estos asuntos «en privado». Las revelaciones de la pareja durante la polémica entrevista han abierto la puerta a numerosas especulaciones sobre quién realizó los comentarios racistas

El palacio de Buckingham ha tardado un día y medio en reaccionar a la entrevista del príncipe Enrique y Meghan Markle con Oprah Winfrey, donde la duquesa de Sussex confesó la depresión que sufrió durante el embarazo de Archie, que incluso la llevó a tener pensamientos suicidas, los comentarios racistas que hizo un miembro de la familia real sobre cómo de oscura sería la piel de los hijos de la pareja o reveló la causa de sus problemas con la princesa Catalina, entre otras cuestiones.

En un escueto comunicado difundido pasadas las seis y media de la tarde, aseguraba que «toda la familia está entristecida al saber el alcance de lo desafiantes que han sido los últimos años para Harry y Meghan». En el comunicado prosiguen asegurando que «los problemas planteados, en particular el de racismo, son preocupantes. Si bien, -matizan- algunos recuerdos pueden variar, están siendo tomados muy en serio y la familia los abordará en privado», añaden. Y finalizan asegurando que «Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros de la familia muy queridos». 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Terremoto en el Reino Unido por las acusaciones de Meghan Markle y el príncipe Enrique contra los Windsor