Si hay tiempo anticiclónico, ¿por qué llueve en Galicia?

El viento del nordés, sinónimo de tiempo seco, volverá a soplar a partir del viernes en la comunidad gallega


Estos días muchos gallegos se hacen la misma pregunta: ¿por qué llueve si hay tiempo anticiclónico? Habitualmente la presencia de altas presiones cerca de Galicia suele ser sinónimo de buen tiempo. Sin embargo, esto no significa que no pueda haber situaciones en las que un anticiclón genere inestabilidad. Claro que después de un enero y febrero tan húmedos cuesta aceptar la complejidad y los matices de la atmósfera. 

Esta semana, efectivamente, su centro de acción está situado al norte de la Península, aunque algo retirado hacia el este de Europa. Desde esa posición puede frenar el avance de las borrascas más profundas, pero no proteger a la comunidad gallega de todas las influencias atlánticas. Estos días hay una pequeña zona de bajas presiones cerca de la costa gallega que introduce aire frío en las capas altas de la atmósfera. La lluvia que cae es de tipo convectivo, no frontal. Es decir, una precipitación ocasional y no persistente. El viento tampoco está soplando de componente norte, sino sur. Una prueba clara de que ahora mismo no tenemos la típica influencia anticiclónica. A lo largo de la semana la bolsa de aire frío en altura seguirá afectando a la comunidad gallega, favoreciendo que haya unas condiciones muy cambiantes. 

Hoy el cielo presentará nubes de tipo medio y alto que no impedirán el paso del sol, con nieblas matinales en las comarcas del interior. Las temperaturas mínimas no tendrán cambios significativos, mientras que las máximas ascenderán entre ligera y moderadamente debido a la circulación del sur. El termómetro podría llegar hasta los 20 grados.

El jueves el embolsamiento de aire gélido en altura situado ya al oeste de Portugal continuará dejando inestabilidad atmosférica. De este modo, el cielo estará parcialmente cubierto con chubascos de tipo intermitente que incluso podrían ser localmente tormentosos. Las temperaturas mínimas ascenderán ligeramente, mientras que las máximas sufrirán un ligero descenso, aunque manteniendo valores suaves.

A partir del viernes la borrasca se desplazará al sur peninsular. Esto permitirá que los efectos de las altas presiones se intensifiquen sobre Galicia. Se espera un día de tiempo seco con cielos poco nubosos en general y con más nubes en el tercio norte. Por la tarde no se descarta que  se formen nubes de evolución que pueden dejar algún chubasco en las montañas de Ourense. Con el regreso del nordés, las temperaturas máximas experimentará un ligero ascenso, especialmente en las provincias del sur, donde se podrían llegar hasta los 23 grados. Sin embargo, como suele ser habitual, un cielo nocturno sin nubes en esta época del año favorece que desciendan las mínimas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Si hay tiempo anticiclónico, ¿por qué llueve en Galicia?