Moda sostenible y yoga, el camino del triunfo en «Maestros de la Costura»

Javier fue el último expulsado de la noche, algo que dejó desolados a sus compañeros


Madrid / EFE

La moda sostenible ha sido el eje que ha vertebrado las tres pruebas en Maestros de la Costura, una noche a la que se ha incorporado la profesora de yoga de María Escoté que ha ofrecido a Laura técnicas de relajación que calmaran sus nervios, que tan malas pasadas le juegan.

«Las clases de yoga las necesitamos todos», dijo con aire de revancha Lorenzo Caprile, cuando en la última prueba sus otros dos compañeros en el jurado le hacían perder tiempo en la confección de la prenda.

El margen de error se permite cada vez menos en Maestros de la Costura, que por primera vez ha acogido en el taller a Raquel Sánchez Silva, que bajó a coser tal y como le pidieron los aprendices la semana pasada, y con buen humor ha aplicado su lema «coser y cantar todo es empezar».

Una noche en la que ha tenido que abandonar el taller Javier, con el pesar de sus compañeros que le consideran un pilar de calma para todos, y en la que la top internacional española, Blanca Padilla, modelo en dos ocasiones de Victoria's Secret, presentó su primera colección confeccionada con tejidos sostenibles.

La sostenibilidad como único camino para afrontar el futuro de la moda es lo que ha motivado que la primera prueba fuera confeccionar bañadores con tejidos reciclados, como los realizados por Patricia Caballero para allSisters, piezas que han lucido desde Bar Refaeli a Monica Belluci.

A pesar de su buen hacer y su concentración Raquel Sánchez Silva no terminó el bañador que tenía que presentar, no por falta de tiempo ni destreza, su tarea como presentadora la reclamaba y no pudo continuar. «He practicado, este es mi segundo bañador y, aunque no me ha dado tiempo a terminarlo, estoy muy orgullosa», ha dicho satisfecha.

Una prueba en la que Mily consiguió el deseado mandil dorado, que le aseguraba la continuidad una semana más, a pesar del resultado que obtuviera en las siguientes pruebas.

Después de la tensión de la semana pasada, ha llegado la calma entre Gabriel y Lluís, los dos aprendices incompatibles de esta edición; una relación que echa chispas desde el primer día y que lejos de diluirse hay ratos en los que cada vez está más encendida, hasta el punto que el catalán aprovecha la mínima oportunidad para perjudicar a su compañero.

«Yo prefiero optar por la indiferencia», ha dicho Gabriel muy digno, sin entrar en disputas cuando Lluís tuvo la oportunidad de restarle tiempo en una de las pruebas.

En exteriores, la visita ha sido a EcoAlf, la empresa española pionera en moda sostenible, que confecciona sus prendas con residuos obtenidos del mar, con la que la modelo española Blanca Padilla ha presentado, por primera vez, una colección cápsula diseñada por ella.

Una prueba en la que Lluís dirigió a los dos equipos, una labor que elogiaron los jueces, a pesar de que el resultado de las prendas no fue el mejor y le ha llevado hasta la prueba de expulsión.

En los últimos minutos, y en tono de broma la soprano Ainhoa Arteta visitó a los aprendices. Haber contraído matrimonio en cuatro ocasiones ha sido la razón de la visita, pues los concursantes tuvieron que reciclar un vestido de novia y convertirlo en otra prenda.

La soprano desveló que en su primer enlace lució el vestido de novia de su madre un momento de «emoción» que encajaba a la perfección con el sentido de la prueba, que ha sido la que ha llevado finalmente a la expulsión de Javier, el ejecutivo del Levante, que dejó temporalmente el fútbol para dedicarse a la costura, su pasión. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Moda sostenible y yoga, el camino del triunfo en «Maestros de la Costura»