El mal uso de las terrazas origina una cascada de multas por toda Galicia

El domingo, la actividad se normalizó frente a los excesos de viernes y sábado


redacción / la voz

Demasiado tiempo sin bares, demasiado tiempo sin sol. Esa debió ser la divisa de no pocos hosteleros y clientes que se tomaron a la tremenda la apertura parcial de la hostelería el pasado viernes, haciendo un uso excesivo de las terrazas que degeneró en una cascada de denuncias aplicada especialmente en la provincia de A Coruña, al menos en lo que tiene que ver con la actividad de la Policía Autonómica.

Según el director Xeral de Emerxencias, Santiago Villanueva, el fin de semana, iniciado el viernes, primer día de la desescalada, fue «complicado», aunque el domingo, el grado de cumplimiento fue mayor: «Pero se debió al esfuerzo de los cuerpos de seguridad», señaló Villanueva.

Durante el fin de semana, la Policía Autonómica tramitó 140 denuncias, repartidas por los 34 concellos donde fue instalado algún tipo de operativo y en los que fueron identificadas 223 personas. Una buena parte de esas denuncias estuvieron relacionadas con el consumo en terrazas, bien por exceso de aforo, mal uso de la mascarilla o agrupaciones excesivas de no convivientes en las mesas. El viernes, el mismo cuerpo había impuesto medio centenar de denuncias, todas relacionadas con incumplimientos del plan Hostalaría Segura, a través del que se pretende garantizar la seguridad en la reapertura progresiva del sector.

En cuanto a las actuaciones del sábado y el domingo, la Policía Autonómica tuvo una mayor actividad sancionadora en la provincia de A Coruña en la que concretó 111 denuncias y 91 identificaciones. Estos datos contrastan con las denuncias interpuestas en la provincia de Pontevedra en la que, pese a los 29 dispositivos, únicamente se identificaron a 37 personas y se tramitaron dos únicas denuncias. En la provincia de Lugo fueron impuestas veinte denuncias y, en la de Ourense, 7.

Con todo, las tareas de vigilancia sobre las normas vigentes en el uso de las terrazas corrieron, en buena medida, por parte de la policía local. La de Santiago puso 67 denuncias, 23 de ellas a hosteleros que incumplían los aforos. El resto, en su mayoría, cayeron sobre clientes que hicieron un mal uso de la mascarilla o bien se agruparon en un número mayor al permitido en las mesas de las terrazas.

Santiago Villanueva efectuó una llamada a la responsabilidad individual: «Yo puedo entender que en abril del año pasado la gente incumpliera algunas normas, pero después de los casi cien mil muertos que ha habido en España, es incomprensible. Es normal que haya ganas de salir, pero el ciudadano debe actuar con responsabilidad. No vale decir que no conocemos las normas. Ya llevamos un año de pandemia». El responsable de Emerxencias ponía como ejemplo el alto número de denuncias interpuestas en las principales ciudades de Galicia.

En A Coruña, la Policía Local tramitó 208 y en Vigo 138 sanciones a particulares y empresarios por no respetar la correcta colocación de mascarillas, las distancias mínima y los horarios. Además, se abrieron 33 expedientes específicos a hosteleros por incumplimientos de las normas covid durante el fin de semana. En Ourense, las infracciones fueron objeto de 26 denuncias a lo largo del fin de semana, 15 de ellas por el incumplimiento del horario de cierre.

Llama la atención la escasa actividad sancionadora de la Policía Local de Lugo, que solo puso una denuncia por vulnerar las normas de reapertura en la hostelería durante el fin de semana, pese a que la jornada del sábado hubo motivos sobrados para su imposición. En cualquier caso, las tareas informativas fueron efectivas, porque el domingo, el uso de las terrazas en la capital lucense fue mucho más ajustado a la normativa.

En ciudades más pequeñas, como Monforte, la policía local se coordinó con la nacional y fue más proclive a recordar las normas vigentes y advertir de las sanciones durante el viernes y el sábado, de manera que el domingo la aplicación de sanciones fue mínima, En Monforte, de hecho, no se tramitó ninguna. En Vilagarcía, donde se impusieron 20 denuncias, ninguna fue para un empresario de hostelería.

A la actividad sancionadora de la policía local y la autonómica, hay que añadir el trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que también estuvieron muy activos durante todo el fin de semana.

Información elaborada con las aportaciones de: Alejandro A. Chouciño, Luis C. Llera, Cándida Andaluz, María Guntín, Carlos Cortés, Xurxo Melchor y Toni Garrido.

«Todo o mundo apunta ós hostaleiros, pero a xente vén desbocada»

rubén nóvoa

El sector confía en que no haya que dar marcha atrás tras la reapertura este pasado fin de semana

La hostelería ourensana vivió su primer fin de semana tras la reapertura con sensaciones agridulces. Por un lado, la satisfacción de ver cómo regresa la actividad y los clientes tras más de un mes de cierre obligado, pero por otro con el malestar y por la preocupación de imágenes de masificaciones, especialmente en terrazas al aire libre: «Todo o mundo, incluída a Xunta apunta ós hostaleiros, pero a xente vén desbocada. É moi desagradable e moi complicado estar todo o tempo chamándollo a atención aos clientes, que en moitos casos é xente que ven ao teu local de toda a vida», explica Javier Outumuro, presidente de la Unión de Hosteleros Ourensanos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El mal uso de las terrazas origina una cascada de multas por toda Galicia