El mes en el que Galicia controló la expansión de la ola más virulenta

Los casos activos son cuatro veces menos que hace 28 días


la voz

La tercera ola «explotó» después de Navidad y en solo un mes se alcanzaron unas cifras nunca vistas en Galicia: récord de casos activos, de nuevos positivos diarios, de ingresados en los hospitales, de fallecidos en un solo día. Enero se convirtió en el peor mes de la pandemia en muchos aspectos. En solo treinta días, los que separan el 31 de diciembre del 31 de enero del 2021, los casos activos se multiplicaron por cuatro, pasaron de 5.600 a 22.600. Los pacientes en uci aumentaron un 320 % en ese mismo período de tiempo y los positivos diarios llegaron a triplicarse. La Incidencia Acumulada a 14 días en la comunidad pasó de los 187 casos por cada 100.000 habitantes al máximo de 770 marcado a finales del primer mes del año. Un mes de escalada sin precedentes que se ha logrado contener —con algunos matices, sobre todo, en la presión hospitalaria— en menos tiempo. Es decir, la caída, en general, ha sido más rápida.

Relajación de las medidas en Navidad, «semiconfinamiento» posterior en febrero y comienzo de la nueva desescalada el pasado viernes, son los tres hitos de restricciones que acompañan la subida y bajada de datos. El mes de marzo comienza en una situación mejor en todos los parámetros, excepto en ingresados, que la anterior a ese bum que llegó tras las fiestas navideñas. En el medio de todo esto, de nuevo, fuertes medidas de contención. Vamos a analizar, parámetro a parámetro, lo que se ha conseguido.

En el número de enfermos que se encuentran ahora mismo pasando el covid-19 en Galicia, está una de las más rápidas mejoras: son 5.485 personas, según el último balance del Sergas, lo que sitúa los casos activos en una cifra nunca vista desde el pasado 21 de octubre, antes de lo peor de la segunda ola. En mínimos desde hace casi cinco meses están también los nuevos contagios diarios: 208 en las últimas 24 horas, para encontrar un número tan bajo hay que retroceder hasta el 7 de octubre. Hace exactamente un mes, los positivos que se registraban cada día en Galicia eran siete veces más —1.468 el 28 de enero—. Un solo ejemplo, en la última semana se detectaron 1.700 nuevos contagios en el conjunto de la comunidad, menos de los que se llegaron a contabilizar en un solo día el pasado 23 de enero —1.889—. Es cierto que la situación no es homogénea en todo el territorio gallego y el área de A Coruña sigue acumulando cuatro de cada diez nuevos contagios y un tercio de todos los casos gallegos. Mientras tanto, y volviendo a la situación global, la tasa de positividad baja hasta situarse en el 3 %, dentro de los niveles considerados óptimos y lejos del límite del 10 % que superó en los peores días del último envite de la pandemia.

Dentro de la desescalada, los hospitales siempre son los últimos en notar el alivio. El número de pacientes en críticos es de 108 —seis menos que en el balance anterior—, son la mitad que hace quince días y ya están lejos del máximo de 254 alcanzado en el pico de la tercera ola —el 8 de febrero— y por debajo también del de la segunda ola —110 pacientes el 16 de noviembre—, pero todavía suponen el doble de los ingresados en uci que había antes de Navidad. En el resto de unidades de hospitalización hay 424 pacientes —cinco más—.

Febrero termina, aún sin cerrar, como el tercer mes con más víctimas mortales (400), tras abril (429 fallecidos) y enero (416).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El mes en el que Galicia controló la expansión de la ola más virulenta