Integración social a través de la agricultura ecológica

Varios discapacitados de Adisbismur gestionan su propio huerto en Outes

HUÉRTO ECOLÓGICO
HUÉRTO ECOLÓGICO

redacción / la voz

La Asociación de Discapacitados da Bisbarra de Muros (Abisbirmur) conoce perfectamente el problema de la integración. Tal y como indica Fina Lestón, la coordinadora de la entidad, la inmensa mayoría de los discapacitados de su comarca está sin empleo. Con esa realidad presente, se les ha ocurrido la tierra como una posible salida laboral para algunos de sus usuarios.

Apoyados económicamente por la Fundación "la Caixa" con 24.000 euros, la asociación ha diseñado un huerto ecológico. En él varias personas con discapacidad física o intelectual se dedican a cultivar hortalizas variadas, frutos y plantas condimentarias y aromáticas para su posterior comercialización en el mercado de proximidad. «Xa vendemos nalgunha das poucas feiras que se fan», confirma la coordinadora . Indica la enorme variedad de lo cosechado: «Temos de todo, repolos, chícharos, pementos, tomates, grelos...».

El huerto se encuentra en una parcela de Serra de Outes y responde a los principios de la agricultura ecológica. También se tienen en cuenta las experiencias de la agricultura tradicional de la zona. «Non se emprega ningún tipo de fertilizante, senón que usamos restos da comida ou esterco que nos proporcionan os veciños», confirma Fina Lestón.

Su objetivo es lograr el certificado oficial de agricultura ecológica. Para ello, durante el proceso de producción vegetal, se cumplen los reglamentos de la UE vigentes, de aplicación en el ámbito de la producción ecológica. Posteriormente, tienen la intención de inscribir la actividad en el Registro del Consejo Regulador de Agricultura Ecológica de Galicia para conseguir la certificación de los productos ecológicos cosechados.

«É un proceso moi longo no que piden moitos requisitos, pero xa estamos nesa liña», dice la coordinadora de la asociación. Más allá de la calidad del producto («que nótase no sabor», recalca), destaca el efecto que tiene en los usuarios del centro: «Eles ven que o que plantan medra e comproban os resultados do seu traballo. Están moi ilusionados e séntense útiles».

Concretamente, en este huerto ecológico trabajan cuatro personas, dos hombres y dos mujeres. Están respaldados por un ingeniero técnico agrícola, una terapeuta y la coordinadora de la actividad. Fina Lestón cree que podría darse esa integración en el ámbito laboral a medio plazo. Esta actividad se suma a otras como los talleres de plantas en viveros, cestería y cerámica, así como las continuas salidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Integración social a través de la agricultura ecológica