Woody Allen advierte que el documental sobre su relación con Mia Farrow no «busca la verdad»

El cineasta arremetió contra HBO por la emisión de una «pieza de mala calidad que puede llamar la atención, pero no cambia los hechos»


Redacción

Woody Allen volvió a defenderse de las acusaciones que ha recibido durante años por parte de Mia Farrow, tras el estreno de la serie documental Allen v. Farrow, que recupera las denuncias contra el cineasta por presuntos abusos sexuales.

«Esos documentalistas no tenían ningún interés en buscar la verdad. En cambio, pasaron años colaborando subrepticiamente con los Farrow para crear un trabajo plagado de falsedades», afirmó el director.

En un comunicado remitido a The Hollywood Reporter, un representante del cineasta indicó que Allen y su mujer, Soon-Yi Previn, fueron contactados hace un par de meses con «apenas unos días» para responder al contenido de la cinta. «Por supuesto, se negaron a hacerlo», sostuvo la fuente.

Con cuatro episodios dirigidos por Amy Ziering y Kirby Dick (nominados al Óscar por La guerra invisible, 2012), Allen v. Farrow indaga en la herida nunca cerrada en la pareja, con especial atención al testimonio de Dylan Farrow, hija adoptiva del matrimonio que acusó a Allen de abuso sexual en 1992.

«Como se sabe desde hace décadas, estas acusaciones son categóricamente falsas. Varias agencias las investigaron en ese momento y descubrieron que, independientemente de lo que le hayan hecho creer a Dylan Farrow, nunca se produjo ningún abuso», declaró el comunicado.

«Lamentablemente, no es sorprendente que la cadena que emite esto sea HBO, que tiene un contrato de producción y una relación comercial con Ronan Farrow. Si bien esta pieza de mala calidad puede llamar la atención, no cambia los hechos», concluyó.

Además, el equipo del cineasta ha acusado al documental de infringir derechos de autor por incluir algunos minutos del audiolibro Apropos of Nothing (su biografía) sin pedir permiso.

Esta versión contradice la del productor de la cinta, Amy Herdy, quien en una entrevista con Variety afirmó que trató de contactar con Allen en 2018 para entrevistarle pero nunca recibió una respuesta.

HBO recupera la herida entre Allen y los Farrow

Woody Allen y Mia Farrow mantuvieron una relación sentimental durante doce años, que abarcó toda la década de los 80, y trabajaron juntos en numerosas películas como Hannah y sus hermanas (1986).

A través de vídeos caseros, Allen v. Farrow trata de recrear la vida de la pareja con sus siete hijos y la posterior ruptura en 1992, cuando el cineasta se enamoró de su hija adoptiva Soon-Yi en plena pelea por la custodia del resto de los hijos y con las acusaciones de abuso de trasfondo.

Mientras la serie documental incluye entrevistas cercanas al entorno de los Farrow, apenas hay testimonios contrarios como el de su hijo Moses Farrow, que ha sido enormemente crítico con su madre y defiende al cineasta. 

La familia Farrow carga de nuevo contra Woody Allen

HBO estrena este lunes el primer episodio de los cuatro que componen «Allen v. Farrow», que abunda en los supuestos abusos del director a la hija de la actriz

La relación entre Woody Allen y Mia Farrow dio origen a trece películas de renombre que hicieron juntos a lo largo de una década, a una relación sentimental que duró doce años y a una de las más escabrosas e inacabables polémicas de Hollywood. HBO estrena hoy la primera de las cuatro entregas que componen la serie documental Allen v. Farrow, una producción que se adentra en la acusación de abusos sexuales contra el director de cine formulada por Dylan Farrow, hija de la actriz y de la cual, según su versión, abusó cuando tenía 7 años. Por estos hechos que Farrow y su hija le atribuyen, el director fue absuelto, pero volvieron a cobrar actualidad en el 2018 con el movimiento MeToo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Woody Allen advierte que el documental sobre su relación con Mia Farrow no «busca la verdad»