«El virus no ha cambiado, nosotros sí»

La fatiga tiene otro significado para quienes llevan casi un año viendo cara a cara de qué es capaz el covid. Trabajan en el hospital gallego más castigado, el Chuac


A Coruña / la voz

Cuando creían que ya lo habían visto todo y mucho más de lo que les gustaría recordar, volvió a suceder. El covid regresó más cruel y con él todo lo que quisieran olvidar: el miedo en otros ojos, el temor propio, los días de pena sin respiro y la angustia del mañana. Lo ocupó todo y puso de nuevo a prueba la resistencia de una vocación. En el hospital más castigado por esta nueva ola de una pandemia de nunca acabar, en el Chuac, la fatiga tiene otra dimensión. Guardianes de la esperanza en salir adelante desde hace un año ya, cada uno de los testimonios de los trabajadores de la salud trasluce algo de los padecimientos que el virus, una y otra vez, se cobra. ¿Cómo lo están llevando? ¿Ha cambiado algo de cuando todo empezó? Parte de su sentir va en la brevedad de unas líneas incapaces de condensar su perplejidad por revivir lo que nunca tendría que haber vuelto a ocurrir y la fuerza, individual y compartida, del compromiso hacia quienes sufren.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

«El virus no ha cambiado, nosotros sí»