El comité anuncia hoy el primer paso de la nueva desescalada

Ourense, Vigo, Lugo y Santiago podrían reabrir la hostelería a partir del miércoles. Galicia tiene todavía más pacientes en uci que en el pico de la segunda ola.


Redacción / La Voz

Lo anunció el propio presidente hace tan solo unos días, cuando aseguraba que la hostelería abriría «en buena parte de Galicia» esta misma semana. Los municipios con una incidencia acumulada menor de 250 casos son los principales candidatos a que sus bares, cafeterías y restaurantes reabran, y en este momento hay 201 concellos que cumplen esa condición. Pero la decisión está en manos del comité clínico, que se reúne hoy a las 10 de la mañana y anunciará a lo largo del día si finalmente da un respiro a la hostelería y si hay cambios también en los cierres perimetrales -Alfonso Rueda ve lógico levantarlos «hasta un cierto límite»- o en el límite para las reuniones entre personas. Será el propio Feijoo quien anuncie los cambios acordados por los expertos a las 13.30 horas.

La tendencia descendente en los datos parece avalar el levantamiento de restricciones, pero la situación real es un frágil amalgama de condiciones en el que hay que ser muy cautos para que no estalle por el punto más débil, la presión hospitalaria. Por eso, Sanidade ya avanzó que el inicio de esta nueva desescalada, en un momento en el que todavía hay más pacientes en la uci que en el pico de la segunda ola, se regirá por estrictos criterios técnicos. Y entre esos criterios, además de la incidencia acumulada —que sigue bajando y ya está de media en un 216—, hay que tener muy en cuenta la situación en hospitales y ucis, la positividad detectada en las pruebas y también la afectación por edades.

«Pierdo dinero cerrado, pero también si abro, quien no lo vea, no fue empresario»

m. méndez

Diego Lis Cidranes, portavoz de los hosteleros de Ascega, asegura que aunque les permitieran la reapertura, «con un aforo del 30 % ningún negocio es rentable»

La realidad se ha convertido en un vaivén de aperturas y cierres, de idas y venidas a los ERTE y controles de aforo. En diciembre, el que se presuponía iba a ser el mes, a Diego Lis Cidranes tampoco le salieron las cuentas. «Incluso entonces, perdimos dinero», hace balance el hostelero. Desde el 10 de enero las puertas de su restaurante, La Teresa, a un pie de la plaza María Pita, están cerradas y los hornillos apagados. Todo son pérdidas, hasta el barril de cerveza que quedó abierto de Navidad tiene que ir a la basura. Otros 100 euros menos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El comité anuncia hoy el primer paso de la nueva desescalada