30.000 citas a la semana, y un mes y medio de duración por la falta de dosis

El proceso de vacunación de los mayores de 80 años que no viven en una residencia será más lento de lo esperado


Vigo / la voz

El proceso de vacunación de las personas mayores de 80 años contra el covid en Galicia será más lento de lo esperado. Una instrucción firmada por el gerente del Sergas, José Flores, para organizar esta fase fundamental en la inmunización de la población, da de plazo hasta el 31 de marzo para completar la primera fase de este proceso. Es mes y medio desde el lunes, tras la prueba piloto de ayer en Santiago. «Esta vacinación organizarase tendo en conta a dispoñibilidade limitada cada semana de doses de vacina», dice la instrucción. Son más de 200.000 personas que tienen más de 80 años y no viven en una residencia. Las que acepten la inyección recibirán el suero de Pfizer, en dos dosis separadas por dos semanas.

Cada área sanitaria ha designado en qué centros de salud se pondrán las vacunas. Los hay en las siete ciudades y, en general, en las cabeceras comarcales, que coinciden con los lugares donde hay puntos de atención continuada. En cada área se ha creado un equipo de administrativos que desde esta semana han estado contactando con los primeros citados. El procedimiento establece que a cada persona se le debe llamar hasta tres veces por teléfono desde ese equipo de citas, y después la vuelven a llamar desde el propio ambulatorio, el día anterior al pinchazo.

Se ha estimado que cada profesional tiene que poner unas 80 vacunas al día. Cada día se reservarán diez huecos para los grandes dependientes de 80 años o más. En este colectivo de la población va a haber mucha gente que no pueda acudir al centro de salud por problemas de movilidad. Irán las enfermeras a su domicilio a inocular el fármaco, pero será en una segunda fase.

Los mayores de 80 adscritos a mutuas se vacunarán a la vez que los del Sergas

maría hermida
Personas mayores paseando por Ferrol
Personas mayores paseando por Ferrol

Sanidade llamará a 10.000 personas que pertenecen a distintas aseguradoras

El nerviosismo por la vacunación frente al covid-19 es generalizado. Tanto, que un alcalde pontevedrés, el de Cerdedo-Cotobade, lanzaba ayer una llamada a la calma e insistía en que los mayores de 80 años pueden estar tranquilos «que haberá vacinas para todos» y que no es necesario seguir llamando a los centros de salud porque se colapsan las centralitas. Ese aviso es extensible tanto para quienes pertenecen a la Seguridad Social como para quienes están adscritos a distintas mutuas -por ejemplo, muchos funcionarios jubilados que no se pasaron al sistema público, sino que continuaron en Muface, Isfas o Mugeju-. Así lo garantizaba ayer la Consellería de Sanidade, que indicaba que tras mucho esfuerzo se logró reunir los datos de diez mil personas adscritas a distintas mutuas para vacunarlas a la vez que los del Sergas. Es decir, como la vacunación de mayores de 80 va por apellidos, cuando le toque a los de la eme, por ejemplo, un Méndez adscrito a la Seguridad Social, en principio, será llamado a la vez que un Méndez que esté ligado a Muface o cualquier otra entidad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

30.000 citas a la semana, y un mes y medio de duración por la falta de dosis