Sanidade avanza que la hostelería tendrá que esperar para poder reabrir

El comité clínico se reúne este lunes para decidir qué medidas flexibilizar. Comesaña adelanta que los cambios tendrán un impacto limitado

Terraza de un local de hostelería cerrado
Terraza de un local de hostelería cerrado

Aunque se mantiene especialmente vigilante a la situación en las ucis, el Gobierno de Alberto Núñez Feijoo está satisfecho con el resultado de las medidas restrictivas que su comité clínico le recomendó implantar en toda la comunidad. Se esperan, por tanto, para este lunes algunos ajustes que alivien las estrictas normas que rigen la vida de los gallegos desde hace ya tres semanas. La evolución de las cifras de nuevos contagios, casos activos e incidencia acumulada «favorecen o clima de optimismo», admitió este domingo, en declaraciones a Radio Galega, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. Avanzó, sin embargo, advirtiendo del riesgo de caer en «triunfalismos», que los cambios que se adoptarán este lunes tendrán un impacto limitado, sobre todo por la presión que aún están soportando los hospitales. Así las cosas, dejó entrever que la flexibilización podría estar enfocada a la educación, con la vuelta presencial a las universidades, y adelantó que la hostelería todavía tendrá que esperar para poder abrir.

Comesaña argumentó que, «por afectación e protagonismo», la reapertura del sector hostelero -limitado en este momento al servicio de recogida en local o entrega a domicilio- requerirá algo más de tiempo, será «mais a longo prazo», pues está «comprobado», dijo, el efecto que tiene su clausura en la caída de la incidencia acumulada. «Os resultados están aí», señaló el conselleiro, subrayando que se trata de un «tema difícil» porque, aunque «moitos» de los rastreos apuntan a que la transmisión se produce sobre todo en los hogares, el virus llega a esos domicilios «de algún sitio».

En el Ejecutivo gallego creen que en no pocos casos procede de entornos donde se flexibiliza el uso de la mascarilla «e pásase tempo sen esa precaución». Comesaña, sin embargo, quiso disculpar a bares y restaurantes, reconociendo que esta realidad «non é un problema propio do local, senón de toda a sociedade por non respectar as medidas».

Sobre los cierres perimetrales, adelantó que se sopesará si mantenerlos tal y como están, regresar al modelo de las almendras o limitar el movimiento por áreas sanitarias. De cualquier forma, la idea de la Xunta es continuar con el planteamiento de restricciones generales para toda Galicia por el que se apostó en esta tercera ola, por lo que desde aquí se demanda «paciencia e comprensión» a los vecinos de municipios sin apenas casos. La situación actual, defendió el conselleiro, hace necesarias medidas «transversais» porque, si no, podrían generarse desplazamientos desde concellos con la hostelería cerrada a otros limítrofes con los bares abiertos, puso como ejemplo.

Por primera vez en tres semanas, los hospitalizados por covid en Galicia bajan del millar

M. Viñas
Un paciente, en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Montecelo, en Pontevedra
Un paciente, en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Montecelo, en Pontevedra

Los casos activos siguen cayendo (hoy son 13.745 las personas infectadas, 1.102 menos que ayer) y los nuevos contagios bajan por primera vez de 500 desde el 5 de enero. Mejoran todas las áreas sanitarias, pero aumentan los pacientes en uci (222, cuatro más que ayer)

El pasado lunes, había 1.317 personas ingresadas por covid-19 en Galicia, 254 de ellas en uci. No fue el peor momento para los hospitales gallegos de esta tercera ola que embistió al sistema asistencial cuando todavía no se había recuperado de la segunda y aún estaba atendiendo a los contagiados del mes de noviembre, pero sí para las unidades de cuidados intensivos, que a día de hoy siguen muy saturadas. Una semana antes, el lunes 1 de febrero, llegó a haber hasta 1.452 hospitalizados en la comunidad. Aunque la presión sigue siendo muy elevada, parece que el achuchón ha pasado: las plantas convencionales llevan desahogándose ya siete días y este domingo, por primera vez desde hace tres semanas, los ingresados han bajado del millar. En estos momentos son 997, de los que 222 permanecen en críticos, donde hoy hay cuatro enfermos más que ayer.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Sanidade avanza que la hostelería tendrá que esperar para poder reabrir