Nueva irrupción de aire frío en Galicia

El cielo estará parcialmente cubierto durante la mañana y no se descartan algunas lluvias débiles en las provincias de Lugo y A Coruña


REDACCIÓN / LA VOZ

Después de unos días con temperaturas muy suaves en Galicia, el termómetro empezará a descender de forma progresiva. La configuración atmosférica prevista a corto plazo tiene algunas similitudes con la situación que favoreció que la borrasca Filomena colapsase media España por la intensa nevada que generó. Ahora mismo una borrasca situada cerca del Reino Unido y un anticiclón sobre el Atlántico crean un corredor de aire frío que llegará a la comunidad gallega. En las próximas horas se sumará, además, otro sistema de bajas presiones que tendrá su centro de acción cerca de la Península, inyectando la humedad necesaria para que la lluvia caiga en forma de nieve, aunque ni mucho menos como en el episodio histórico del pasado enero.

Hoy ya entran en escena los vientos del norte. El cielo estará parcialmente cubierto durante la mañana y no se descartan algunas lluvias débiles en las provincias de Lugo y A Coruña. La cota de nieve se situará en torno a los 1.200 metros. Las temperaturas sufrirán un ligero descenso. Las mínimas volverán a registrar valores por debajo de los cinco grados y las máximas oscilarán entre los 13 de las provincias del norte y los 17 del sur.

Mañana la borrasca localizada al este de la Península ayudará a canalizar más aire gélido procedente del norte. Será una jornada de cielos parcialmente nublados, con algunas lluvias intermitentes, más probables durante la mañana. La cota de nieve caerá ligeramente hasta los 1.000 metros. Las temperaturas sufrirán un nuevo descenso, más acusado en las máximas, que apenas superarán los 10 grados, salvo en algunas zonas de la mitad sur.

El domingo la atmósfera dará otro giro, al menos en la dirección del viento, que volverá a soplar de componente sur, sinónimo de lluvias generalizadas. Galicia quedará bajo la influencia de una borrasca situada al oeste de Irlanda que enviará un frente cálido por la mañana, dejando el cielo muy cubierto y con lluvia débil. Otro frente, esta vez frío, entrará por la tarde y descargará precipitaciones más intensas. Las temperaturas mínimas suben ligeramente mientras que las máximas quedarán sin cambios.

En cuanto a la previsión a medio plazo, todavía no aparece atisbo alguno de estabilidad. Más bien al contrario. Nuevos y profundos ciclones extratropicales llegarán la próxima semana, alguno de ellos incluso podría ser nombrado por la Aemet debido a su impacto. Así seguiremos hasta que el anticiclón decida volver a frenar el tren de borrascas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Nueva irrupción de aire frío en Galicia