El último diluvio arroja la verdad sobre la lluvia en Galicia

Vigo se impone a A Coruña por goleada y Lousame y Fornelos de Montes siguen compitiendo por el primer puesto de lo lugares más lluviosos


Cada vez que se produce un episodio de lluvias extremas aflora la realidad climática de Galicia. Sobre todo cuando hay una circulación del suroeste, la configuración atmosférica que habitualmente riega con generosidad la comunidad gallega.

Las borrascas son un concepto de las latitudes medias. En las regiones tropicales no existen. Tampoco los anticiclones. El aire que mueven los vientos para equilibrar la diferencia de temperatura entre el ecuador y los polos tiende a curvarse por la rotación de la Tierra. El conocido como efecto Coriolis provoca que en el hemisferio boreal el aire de las altas presiones gire a favor de las agujas del reloj y el viento asociado a las bajas lo haga en contra.

El frente que atravesó Galicia este pasado martes superó por mucho todas las expectativas y niveles de avisos activados por las agencias meteorológicas. El diluvio confirmó, una vez más, que Lousame sigue siendo uno de los lugares más lluviosos. Hasta 122 litros por metro cuadrado se acumularon en la localidad coruñesa. Una barbaridad para una sola jornada. Las rías canalizan las precipitaciones asociadas al frente hacia el interior, favoreciendo que se recoja gran cantidad de agua. Otro de los factores que explica ese registro tan elevado es la orografía del lugar. Lousame se encuentra en una región que encauza mucha humedad, pero además se trata de una zona en la que el relieve comienza a subir, alcanzado alturas superiores a los 600 metros. Al tener que ascender, las masas de aire se enfrían ligeramente y eso provoca que no puedan contener la misma humedad, por lo que la precipitación puede aumentar. 

Compitiendo directamente con Lousame está el municipio pontevedrés de Fornelos de Montes, otro lugar donde suele llover sobre mojado. El martes se acumularon 105 litros por metro cuadrado. Los frentes asociados a las borrascas entran por la provincia de Pontevedra, donde descargan con mayor intensidad. Además, Fornelos está situado a unos 420 metros de altitud y el aire húmedo se ve obligado a ascender, favoreciendo que precipite con mayor facilidad, al igual que ocurre con Lousame. 

Y en cuanto la histórica, pero sana rivalidad entre Vigo y A Coruña, en lo referente a la lluvia, en realidad, no debería haber debate. La ciudad olívica gana por goleada. El martes mientras en Vigo cayeron 44 litros por metro cuadrado, en la ciudad herculina solo fueron 11. Tras la tromba de agua, durante el resto de la semana, se mantiene un tiempo húmedo, aunque sin tanta precipitación.

Chove en Santiago, pero este no es el concello más lluvioso de A Coruña

m. m. o.

Dodro, Rois, Mazaricos y Vimianzo ofrecen los valores históricos más elevados

Lluvias torrenciales más concentradas en el calendario. Este es el patrón que se dibuja en los escenarios de calentamiento global. ¿Qué dicen los acumulados históricos de lluvia en la provincia? De momento, en la serie que discurre desde 1981 hasta el 2020 de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y también en la de Meteogalicia, que en estaciones como la de A Coruña ciudad arranca en 1961, aún no se observa un cambio de patrón ni en la provincia ni en Galicia, aunque algunos estudios comienzan a constatar una incipiente tendencia a la reducción de los días lluviosos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El último diluvio arroja la verdad sobre la lluvia en Galicia