«No habrá una vacuna ganadora, sino varias que iremos combinando»

Mónica Lara del Vigo CSIC

SOCIEDAD

El virólogo Mariano Esteban trabaja en una vacuna contra el covid
El virólogo Mariano Esteban trabaja en una vacuna contra el covid © CSIC - CONSEJO SUPERIOR DE INV

El virólogo Mariano Esteban lidera la investigación más prometedora de las que realiza el CSIC para lograr la inmunidad contra el covid-19

27 ene 2021 . Actualizado a las 20:08 h.

A sus 76 años, el virólogo Mariano Esteban lidera el equipo que está desarrollando una de las tres vacunas contra el SARS-CoV-2 del CSIC. El 13 de enero de 2020 se difundió la secuencia genética del coronavirus y ese mismo día, Esteban, que ya había decidido reducir su actividad investigadora, pensó: «Vamos a por la vacuna». Habló con su colega Juan García Arriaza y desde entonces ambos están inmersos en la carrera contra la covid-19 en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC). ¿Su último hito? Demostrar en un ensayo con ratones humanizados -modificados genéticamente- que su vacuna tiene una eficacia del 100%. Los 22 roedores vacunados fueron expuestos a dosis letales del coronavirus y salieron indemnes. El dato es relevante y les abre el camino para realizar esta primavera los ensayos con humanos, y confirmar así si su candidato vacunal nos protegerá del SARS-CoV-2 con una respuesta inmune «más amplia y más duradera». Entretanto, Esteban, en una entrevista publicada por el CSIC insiste: hay que reducir los contactos entre personas y vacunar sin descanso. El investigador repite, además, una idea clave: «No habrá una vacuna ganadora, sino varias que iremos combinando para lograr una protección mayor».

-Desde hace semanas lidiamos con una nueva ola de la pandemia, hay más contagios y fallecimientos y crece la presión hospitalaria. ¿Cómo valora la situación epidemiológica?

-Estamos en una situación preocupante. El virus está descontrolado y se extiende por todas las comunidades autónomas. En el resto de Europa sucede lo mismo. En este contexto, la vacunación es el remedio más eficaz. En Israel, donde ya se han vacunado dos millones de personas, el porcentaje de infecciones ha disminuido notablemente, entre un 40 y un 60%. Respecto a los confinamientos, tenemos ejemplos como Vietnam, Singapur o Taiwán donde se está controlando bien la pandemia. Es decir, hay países que, en ausencia de vacunas, utilizan procedimientos de control de la expansión del virus. Es cierto que allí existen otras formas de vida, pero aquí necesitamos restricciones en los contactos entre personas y en la movilidad, y suministrar las vacunas lo más rápido posible. Deberíamos estar vacunando sin descanso.