Galicia y La Rioja, las comunidades más restrictivas de toda España

Cierre casi total en ambas, pero los riojanos pasarán además un mes sin comercio

Un bar de Santiago, recogiendo ayer sus terrazas
Un bar de Santiago, recogiendo ayer sus terrazas

Mucho más no pueden hacer. Sin capacidad legal para imponer un confinamiento domiciliario, Galicia y La Rioja le han puesto al virus todas los barreras que tenían en su mano: cierre de la hostelería, limitación de las reuniones a solo convivientes y restricciones locales de movilidad. Son las dos comunidades más estrictas, seguidas de las dos Castillas, Valencia, Cataluña, el País Vasco, y Extremadura. La más flexible, Madrid.

Galicia

Explosión de casos en dos semanas. El martes 12 de enero, la comunidad gallega tenía 312 casos por cien mil habitantes; hoy son 726, más del doble en 15 días y casi tres veces del umbral que Sanidad considera riesgo extremo (250). Aún así , la incidencia a 14 días se mantiene por debajo de la media nacional, en 893.

Semiconfinamiento. Todo el territorio se encuentra desde esta medianoche en nivel extremo de restricciones, sin hostelería ni gimnasios, con el comercio no esencial solamente abierto hasta las seis, todos los municipios cerrados perimetralmente y las reuniones limitadas a convivientes.

La Rioja

Ucis saturadas. Con una tasa de contagios disparada (1.300 infecciones por cien mil habitantes), tiene las unidades de cuidados intensivos al borde del colapso, con el 54 % de las camas ocupadas por pacientes covid.

La más dura. Es, en estos momentos, la comunidad más estricta. Como Galicia, está completamente cerrada perimetralmente -tanto a nivel autonómico como municipal-, solo permite las reuniones con convivientes y durante un mes prescindirá de la hostelería, los gimnasios y el comercio no esencial.

Castilla-La Mancha

Una de cada dos camas de uci, ocupadas. Al igual que en La Rioja, las unidades de críticos de Castilla-La Mancha llevan días con el agua al cuello, al 54,76 % de ocupación. Su nivel de infecciones también es muy alto: 1.254 por cien mil habitantes.

El toque de queda más largo. A excepción de Castilla y León, que sin el consentimiento del Gobierno arranca la limitación de la movilidad nocturna a las ocho, Castilla-La Mancha tiene el toque de queda más largo, de 22.00 a 7.00 horas. Cuenta, además, con cierre autonómico y municipal, no tiene hostelería y los centros comerciales solo puede abrir por semana, pero permite reunirse hasta a seis personas como máximo.

Castilla y León

La tercera incidencia más alta. La situación no es buena aquí: con 1.377 contagios por cien mil habitantes -la tercera región con peor tasa-, no va a mejor. Ayer fue también tercera en aumento de incidencia. Sus ucis, casi al 46 %, difícilmente pueden aguantar mucho más crecimiento.

A las ocho en casa. A pesar de que el estado de alarma solo permite fijar el toque de queda como pronto a las 22 horas, Castilla y León lleva semana y media con él a las ocho. Sus ciudadanos no pueden moverse entre provincias ni tomarse un café en el interior de los bares. Tampoco ir de compras a centros comerciales ni reunirse más de cuatro en un mismo domicilio.

Comunidad Valenciana

La peor. Es la región con las cifras más alarmantes: una tasa de contagios de 1.423, una presión en ucis del 61,7 % y 417 muertos en una semana.

Dos personas por la calle. Tras cerrar bares y gimnasios, y adelantar a las seis el cierre del comercio, limitó a dos personas las reuniones en espacios públicos y las prohibió en domicilios.

Cataluña

799 pacientes en uci, pero mejoran los contagios. Es la comunidad con más enfermos graves, 799, que elevan la ocupación en sus ucis al 46,75 %. Sin embargo, mejora en cuanto a contagios: solo Cataluña, en 613, y Extremadura bajan su incidencia.

Bares, solo para desayunos y comidas. Su hostelería, a medio gas desde el otoño, solo abre ahora en dos franjas horarias: de 7.30 a 9.30, y de 13.00 a 15.00. No se puede entrar ni salir de la comunidad, tampoco del propio municipio, y los fines de semana todas las tiendas deben permanecer cerradas. En las reuniones se permiten hasta seis personas, pero solo de (como máximo) dos burbujas familiares distintas.

País Vasco

Cerca del pico. Ha conseguido contener con éxito sus cifras, con la incidencia muy por debajo de la media (a la mitad, en 457).

Movilidad limitada al municipio. En vigor, cierre perimetral autonómico y local. Solo se permiten reuniones de hasta cuatro personas y los bares tienen que cerrar a las ocho. En los municipios con más contagios (63, en total) directamente no abren.

Extremadura

Buena evolución. Hasta el lunes, era la comunidad con peor incidencia, pero ayer comenzó a mejorar. Tiene, aún así, mucho camino por delante: este indicador sigue muy alto, en 1.330 casos por cien mil habitantes.

Sin hostelería ni comercio en los municipios grandes. Las tiendas y los bares se mantienen cerrados en las localidades de más de 3.000 habitantes; en el resto, el consumo en barra está prohibido y solo se pueden sentar cuatro personas por mesa. Todos los municipios están aislados perimetralmente.

Madrid

59 casos de la cepa inglesa. A pesar de que su incidencia se mantiene en la media (962), es la comunidad que más casos detecta de la variante británica, más contagiosa y presumiblemente más mortal.

Límites en reuniones. Abierta perimetralmente, mantiene aisladas 25 localidades y 56 zonas básicas de salud. Permite consumir en el interior de los bares y solo limita las reuniones: cuatro en la calle y en casa, convivientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Galicia y La Rioja, las comunidades más restrictivas de toda España