La vida en Galicia durante las próximas tres semanas: estas son las nuevas restricciones

Cierre total de la hostelería excepto para servicio a domicilio, reuniones limitadas a convivientes, apertura del comercio no esencial hasta las 18:00, deporte solo individual y al aire libre

Terrazas recogidas en Santiago
Terrazas recogidas en Santiago

Redacción / La Voz

Diez días de medidas estrictas en vigor y el ritmo de contagios seguía siendo «inasumible». La virulencia de la tercera ola pandémica en Galicia ha llevado a la Xunta y al comité clínico que la asesora a incrementar la intensidad de las restricciones para contener las «cifras inéditas» que se están viendo día tras día en la comunidad. Durante las próximas tres semanas -desde mañana hasta el próximo 17 de febrero- Galicia al completo estará sometida al nivel extremo de restricciones.

Lo anunciaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, al término de la reunión en la que se decidió incrementar el nivel de limitaciones: «Aínda quedan por pasar momentos moi duros», al mismo nivel de los peores de este último año. «Debemos aceptalo, afrontalo, recoñecelo e esforzarnos para superalo». Y para superarlo, a partir de hoy entra en vigor una batería de medidas que incluyen, por ejemplo, el cierre total de la hostelería, que solo podrá servir para llevar o a domicilio, la prohibición de las reuniones de personas no convivientes, la restricción de la movilidad al municipio de residencia -excepto en los supuestos de tener que desplazarse a otro concello por cuestiones laborales, educativas o sanitarias-, el cierre los fines de semana de las grandes superficies comerciales y el del comercio no esencial a partir de las 18.00 todos los días.

Cerrarán también los gimnasios y la práctica deportiva deberá ser individual, al aire libre y siempre con mascarilla, aunque se pueda garantizar la distancia. Cerrarán las bibliotecas, los museos y los clubes sociales y centros de jubilados. Tampoco se celebrarán espectáculos culturales ni se podrá acceder a los estadios deportivos. Las universidades retomarán, a distancia, las clases el 8 de febrero y se restringen los acompañantes en los centros sanitarios.

La actividad se limitará todo lo posible para llevar a la comunidad a un régimen de semiconfinamiento que reduzca al mínimo imprescindible la interacción social y la movilidad para poner barreras a la transmisión, frenar la escalada de la curva epidémica y conseguir reducir la presión asistencial, que se está incrementando en todas las áreas sanitarias, aunque por el momento está en márgenes «aceptables».

Evitar que el sistema sanitario tenga que centrarse solo en el coronavirus y «salvar todas as vidas posibles» es el objetivo fundamental de unas medidas «de enorme impacto» y con importantes costes personales y económicos. Así lo reconocía Feijoo, que pedía un nuevo esfuerzo a la ciudadanía para conseguir doblegar la curva, resetear el sistema sanitario y poder salir lo mejor posible de esta tercera ola, agravada además por la penetración de nuevas cepas, como la británica, que tienen mayor capacidad de transmisión y por lo tanto hacen más complejo el manejo de una «crise inédita».

Entre otras cuestiones, Feijoo ha puesto de relevancia la interacción con Portugal, que a su vez tiene una relación intensa con el mundo anglosajón, y además que Galicia está a una hora y diez minutos de Londres vía aérea. La situación geográfica deja a la comunidad más expuesta a la cepa británica, lo que facilita el contagio exponencial.

El presidente pidió a la población un nuevo esfuerzo y reconoció que no sabe si será «o derradeiro» que tendrá que solicitar para combatir la pandemia. Un esfuerzo que pasa por autoconfinarse durante las próximas semanas y solo salir para comprar lo esencial (este tipo de comercio seguirá abriendo hasta las 21.30 horas) y para trabajar. Y si es posible, ni eso. Feijoo ha solicitado que en la medida de lo posible se implante el teletrabajo para evitar también esos desplazamientos y ese contacto social, aunque no es una vía «preocupante» de transmisión, ya que esta se da fundamentalmente en los ambientes familiares y en situaciones de ocio.

Además de pedir a la población general un autoconfinamiento, ha hecho un llamamiento especial al colectivo de personas mayores, solicitándoles que sean todavía más estrictas con sus salidas. ««Procedan se é posible a un autoconfinamento que os protexa ata que teñan vacina», que es quizá la única diferencia que hay con las dos olas anteriores. Y sin embargo, el ritmo «insuficiente» de llegada de dosis aleja a España y a Galicia de la inmunidad necesaria para empezar a retomar cierto nivel de normalidad.

«A min tampouco me gustan», reconocía el presidente de la Xunta sobre las restricciones. Pero no queda más remedio que suspender la actividad para reducir los contagios. «Se houbese unha medida mellor ou con máis marxe, tomariamola». Feijoo ha enviado también un mensaje de esperanza: «Os esforzos non serán en balde». Porque son capaces de reducir los contagios y así se ha demostrado en anteriores ocasiones. «Cómpre un esforzo máis» y que en esta ocasión la población tenga «especial sentidiño e responsabilidade».

El presidente de la Xunta también ha apelado a la responsabilidad individual de los ciudadanos para que sean escrupulosos con el cumplimiento de las medidas y ha reclamado que no haya «nin un ápice de condescendencia» con aquellas personas que se salten, aunque sea levemente, las restricciones que ahora entran en vigor, ya que un incumplimiento pequeño puede, y tiene, consecuencias graves. Por eso, el presidente ha pedido a la población que sea «implacable» con quien incumple y especialmente escrupulosa, sin excepción, no solo por responsabilidad individual, sino en solidaridad con aquellos que tienen que bajar la persiana.

Reuniones

Quedan limitadas a solo convivientes en el conjunto de la comunidad. «O único lugar seguro é a unidade de conviviencia», repitió Feijoo en varias ocasiones. Se podrá salir a la calle con las personas con las que se vive, con nadie más. Habrá excepciones para el cuidado de mayores y menores, y también por motivos laborales y educativos. 

Mayores

La Xunta pide un esfuerzo adicional a los más vulnerables. Feijoo pidió a los mayores que reduzcan al máximo los paseos que no sean necesarios. «Procedan se é posible a un autoconfinamento que os protexa ata que teñan vacina».

Hostelería

Cierre total. No se podrá servir ni siquiera en las terrazas. Los bares, restaurantes y cafeterías solo podrán seguir abiertos para realizar servicio a domicilio y ofrecer comida para llevar. 

Movilidad

Cierre individual de todos los concellos. Nadie podrá entrar ni salir del ayuntamiento en el que resida excepto por motivos justificados.

Comercio 

Todo el comercio considerado no esencial deberá cerrar a las 18:00 horas. Los establecimientos que presten servicios esenciales como supermercados, tiendas de alimentación, farmacias, gasolineras o talleres podrán estar abiertos hasta las 21:30 horas. Además, los centros comerciales cerrarán los fines de semana. 

Educación

Escuelas infantiles, colegios e institutos seguirán funcionando como hasta ahora. No ocurre lo mismo con la educación universitaria: no habrá clases hasta el 8 de febrero y entre el 8 y el 17 de ese mes se impartirán de forma telemática. 

Sanidad

Se prohíben todas las visitas con la única excepción de personas dependientes.

Deporte

Solo se permite la realización de deporte individual, al aire libre y siempre con mascarilla. Se cierran los gimnasios y todos los centros deportivos. 

Una medida que se suma a la anunciada la semana pasada con la cancelación de todas las competiciones a nivel autonómico. Además, ahora se prohíbe la entrada de público a los estadios.

Actividad cultural

Se cancela toda la actividad cultural. Esto implica el cierre de cines, museos, teatros, auditorios, circos o salas de concierto. También permanecerán cerradas las bibliotecas. 

Teletrabajo

El Gobierno gallego ha lanzado un llamamiento para que todas las empresas faciliten el teletrabajo a sus empleados cuando sea posible. 

Toque de queda

Se mantiene entre las 22:00 horas y las 6:00 horas, aunque la Xunta insiste en pedir al Gobierno central que modifique el decreto de estado de alarma actual para poder adelantarlo. 

1.200 enfermos de covid-19 en los hospitales gallegos, el doble que hace diez días

UXÍA RODRÍGUEZ

El número de nuevos contagios tiende a una estabilización, pero sigue por encima de los 1.400 en las últimas 24 horas | Los casos activos se triplican desde después de Reyes y superan los 20.000

En unas horas todos los gallegos pasarán a estar en una especie de semiconfinamiento. En la medianoche de este martes al miércoles entran en vigor las restricciones anunciadas ayer por el presidente de la Xunta (consulta aquí las nuevas medidas) que tienen como objetivo frenar el rápido incremento en la presión hospitalaria. Los últimos datos del Sergas muestran un día más una fuerte subida en el número de ingresados, que ascienden ya a 1.201 -sumando planta y uci-, 47 más en las últimas 24 horas. Una cifra a la que no se llegó ni siquiera en la primavera pasada cuando se vivió el peor momento de la pandemia y que se ha duplicado en solo diez días. En las unidades de críticos hay 170 pacientes -nueve más que el lunes-, por lo que se está a punto de rebasar la barrera de ocupación máxima de la primera ola (178 enfermos en uci a principios de abril). En planta hay 1.031 personas infectadas y la tasa de hospitalización está en el 5,9 %.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
57 votos
Comentarios

La vida en Galicia durante las próximas tres semanas: estas son las nuevas restricciones