Las cuatro razones que Sanidad tiene para pensar que la pandemia está mejorando

El departamento de Illa cree que los indicadores del covid-19 evolucionarán positivamente dentro de una semana tras estabilizarse en máximos de la pandemia

R.Rubio.POOL

colpisa / madrid

La tercera ola del coronavirus está golpeando a España con una enorme fuerza. Desde el puente de la Constitución y sobre todo, tras las Navidades, la curva de contagios no ha dejado de crecer y con ella, casi todos los indicadores (especialmente, el número de casos, la incidencia acumulada y la ocupación hospitalaria), medianamente controlados a principios de diciembre, se han dado la vuelta y han marcado máximos no conocidos desde el inicio de la pandemia.

Los sanitarios de primera línea coinciden en que la situación es dramática, pero en pleno pico de esta tercera ola, los técnicos del Ministerio de Sanidad se aferran a los pocos indicios positivos de los datos de la pandemia en España y creen que la situación se puede convertir, en el plazo de una semana o diez días, en una «meseta», y no en una montaña, como muestran ahora las gráficas. «Nos podríamos estar acercando a la estabilización de la curva», dijo el miércoles el ministro Salvador Illa tras el Consejo Interterritorial. Estos son los cuatro brotes verdes en los que confía el departamento de Illa.

Contagios estabilizados

Desde principios de diciembre hasta el 13 de enero, la curva de nuevos casos se transformó en el Everest. De los aproximadamente 10.000 positivos de media diarios hace 45 días se pasó hasta los 40.000 de mediados de enero. Sin embargo, ahí parece haberse estabilizado la curva. Con un máximo de 44.000 y un valle de 34.000, los datos del Ministerio permiten intuir que no habrá grandes picos y que poco a poco, los contagios irán descendiendo.

Incidencia acumulada

Probablemente, este sea el baremo que más ha puesto los pelos de punta a los epidemiólogos en las últimas semanas. La incidencia acumulada (IA), que mide el número de contagios en 14 días por 100.000 habitantes, se ha multiplicado por 4,5 desde el 10 de diciembre, cuando alcanzó el mínimo de la segunda ola, con 188 casos. Ahora se encuentra en 828 positivos, una cifra horrible si se tiene en cuenta que, para el Ministerio y las comunidades autónomas, más de 250 es riesgo extremo y que el Gobierno se ha marcado como objetivo 25. Pero incluso aquí ven también motivos para la esperanza en Sanidad, donde argumentan que la velocidad de crecimiento de esta curva, que no la curva en sí misma, ha ido descendiendo en los últimos días. «La incidencia sigue creciendo, pero los incrementos son cada día más pequeños, lo que indica que estamos en la parte de inflexión», asegura el director de Emergencias, Fernando Simón. También se agarran en Sanidad a que comunidades como Extremadura, con 1.400 casos de IA, se mantienen en esos guarismos desde hace días, aunque, por el contrario, hasta seis autonomías se sitúan ya por encima de los 1.150 casos.

Número reproductivo

En el inicio de la pandemia, la cifra que provocó el confinamiento domiciliario fue el número reproductivo básico (RO, en términos científicos): número de casos, en promedio, que van a ser causados por una persona infectada durante el período de contagio. En marzo, el RO rondaba el 3, es decir, cada contagiado infectaba a tres personas en 14 días, un ritmo exponencial que en teoría, habría provocado que todos los españoles se hubieran contagiado. El confinamiento redujo esa cifra a menos de uno, la barrera que no se debe sobrepasar, y con altibajos, España se ha mantenido en el 1, una forma de tener bajo cierto control la epidemia. Con la tercera ola, principalmente por la amenaza de la cepa británica, muy contagiadora, el número de reproducción pegó un rebote que la llevó al entorno de 1,5, que no se veía desde mediados de julio, cuando la segunda ola empezaba a asomar por el horizonte. En los últimos días, la RO ha descendido ligeramente y los técnicos del Ministerio de Sanidad confían en que esta caída se prolongue en las próximas semanas.

Tasa de positividad

La detección de los casos de coronavirus resulta contraintuitiva: lo mejor es encontrar pocos positivos, no muchos, porque hallar muchos es una señal evidente de que muchísimos más se están escapando del radar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que con una tasa de positividad por encima del 5 % (cinco personas analizadas de cada cien están contagiadas), existe transmisión comunitaria, de manera que ver un brote verde en el 17 % de positividad que registra actualmente España resulta extremadamente complicado. Pero aun así, en Sanidad dicen que esta tasa, que ha prácticamente se ha duplicado desde el último día de diciembre (9,20 % entonces, 17,38 % el pasado viernes), también se está estabilizando. «Y eso que estamos cerca de nuestra capacidad máxima de detección», afirmó el jueves Simón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Las cuatro razones que Sanidad tiene para pensar que la pandemia está mejorando