Militares españoles siguen confinados en Letonia en situación extrema por un brote de covid

El contingente tuvo que mantener el  aislamiento en tiendas de campaña a temperaturas bajo cero

Imagen suministrada por la ATME de la comida de los soldados españoles
Imagen suministrada por la ATME de la comida de los soldados españoles

Redacción

Un grupo de militares españoles sigue confinado en la base de Adazi, Letonia, donde se constató un brote de coronavirus entre el contingente de tropas internacionales allí destacados. De acuerdo con la información facilitada por la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), el problema surgió el día 23 de diciembre, cuando fueron detectados los primeros casos que, según la ATME, afectaron rápidamente a los militares españoles. Europa Press, sin embargo, cita a un portavoz del Estado Mayor de la Defensa que afirma que ningún español resultó contagiado por el covid, aunque sí han tenido que ser aislados más de medio centenar. Defensa sí confirma que medio centenar de soldados resultaron afectados, aunque ninguno de ellos español.

En cualquier caso, la ATME denuncia las deplorables condiciones en las que tuvieron que confinarse las tropas españolas en tiendas de campaña para ocho plazas en las que resultaba imposible mantener la distancia de seguridad. Aseguran que el único mobiliario para cada soldado era una cama en la que tenían que comer, dormir o realizar cualquier otra actividad, teniendo que depositar sus enseres en el suelo. Señala además este colectivo,que asegura haber pedido información al Ejército sobre cuándo regresarán esas tropas, que los servicios que tienen que utilizar se encuentran a distancias que van de los 50 a los 200 metros en un entorno donde las temperaturas de entre -5 y -20 grados: «A esto hay que sumar una total falta de criterio en el aislamiento, llegando a estar siete personas aisladas por contacto directo dentro de una misma tienda, lo que impedía mantener la mínima distancia de seguridad», señala la asociación.

Otra de las quejas que añade la ATME se refiere a la alimentación que han recibido las tropas españolas durante estos días en la zona que estaba bajo mando canadiense: «La comida les era suministraba en un estado lamentable, tanto por su calidad, bastante mala durante toda la misión, como por llegar extremadamente fría, ya que se depositaban en bandejas en el exterior y debían ser recogidas por el personal alojado». Según la información recibida en España por los soldados destacados en Letonia, «Tanto el día de navidad como Nochevieja, el personal canadiense encargado de la gestión logística y sanitaria de la base prohibió que se les suministrara la comida especial del contingente español; la cena de Nochevieja consistió en unas patatas y unas alitas de pollo congeladas».

La ATME ha preguntado al Ministerio de Defensa por las condiciones de los militares españoles en Letonia y sobre su fecha de regreso ya que, de no haberse producido este brote de covid, deberían haber regresado a casa en torno al 15 de diciembre. En Letonia están desplegados unos 350 efectivos españoles como parte de la misión de la OTAN de disuasión a una posible amenaza de Rusia. Están encuadrados en la base de Adazi bajo mandato de Canadá. Junto a ellos hay miembros también de las Fuerzas Armadas de Albania, la República Checa, Italia, Montenegro, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia.

Según denuncia esta asociación independiente de militares: «Quizás, en plena actuación de los militares en la operación Baluarte, como rastreadores, quitando nieve en las carreteras o en las calles de nuestras ciudades, no era conveniente destacar la situación de aquellos que, fuera de España, cumplían con su deber».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Militares españoles siguen confinados en Letonia en situación extrema por un brote de covid