La falta de jeringuillas adecuadas y el recorte de viales de Pfizer auguran otro frenazo en la inmunización

El Sergas dijo ya el mes pasado que en Galicia no existe este problema con el material para administrar las dosis

Jeringuilla de las utilizadas en las residencias de Arousa, que sirven para aprovechar el producto al máximo
Jeringuilla de las utilizadas en las residencias de Arousa, que sirven para aprovechar el producto al máximo

La falta en algunas comunidades de jeringuillas apropiadas para aprovechar al máximo los viales de BioNTech/Pfizer, y la intención de la compañía de contar cada bote por las seis dosis que se le pueden sacar y no por las cinco para las que inicialmente fueron concebidos, augura otro frenazo de la inmunización contra el covid en España.

La Agencia Española del Medicamento recomendó en junio hacer acopio de los tipos de jeringuillas adecuadas para la administración de esta vacuna, pero algunas comunidades —Andalucía y Madrid al menos según algunos medios— no han comprado o no han recibido las suficientes, por lo que podrían estar perdiendo de aprovechar miles de dosis.

Por si fuese poco, el pasado día 8 la Agencia Europea del Medicamento validó que de cada frasco se saquen seis dosis en lugar de cinco y lo que hasta ahora era un extra la farmacéutica podría convertirlo en norma, porque firmó los contratos por dosis y no por viales.

El problema radica que para obtener las seis —y no en todos los casos según la Sociedad Española de Vacunología— hacen falta jeringuillas de bajo volumen muerto. Esto es que el émbolo se introduce en la aguja y aprovecha prácticamente hasta la última gota.

Por el momento, según aseguró este jueves el secretario de Estado de Salud Digital, Alfredo González, el recorte de Pfizer no es tal. El lunes va a enviar 70.935 viales, de los que salen unas 351.000 dosis (422.000 si de cada frasco se obtienen seis), que son apenas 9.000 menos que las habituales. «Tener un portfolio de ocho vacunas es una seguridad y una garantía», señaló González, que además de las contratos con Pfizer y Moderna, destacó que la Unión Europea ha comprado 300 millones de dosis a AstraZeneca/Oxford, 300 a Janssen, 300 a Sanofi y 225 a Curevac, además de estar cerrando los acuerdos con el resto de empresas. Informó también de que está previsto que la semana que viene la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) de su opinión sobre la vacuna de AstraZenerca y, si finalmente la autoriza, podría estar disponible en España en unos 15 días. «Habrá un aumento progresivo y continuado de dosis en las próximas semanas y meses», concluyó el secretario de Estado.

El Sergas, preguntado sobre las jeringuillas el 29 de diciembre, aseguró que en Galicia no había problema alguno de suministro y que estaba todo planificado. Lo corroboró también el distribuidor en la comunidad de Dispomedic, una de las principales empresas suministradoras. Además, La Voz comprobó que, al menos en las primeras residencias de Vigo y Arousa se estaban usando esas jeringuillas que aprovechan mejor el producto. Aunque el Sergas no concretó este jueves cuál es en detalle la situación actual, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, al término de la reunión del Consello, explicó que en Galicia se están obteniendo las seis dosis de la inmensa mayoría de los viales.

 

Madrid suspende la campaña

Por tanto, prácticamente todas las comunidades estarían aprovechando al máximo el producto, excepto Andalucía, donde los sindicatos han pedido explicaciones; Cataluña, que obtendría seis dosis del 75 % de los botes; y la Comunidad de Madrid, que suspendió este jueves la campaña de vacunación a sanitarios, por la supuesta falta de dosis, y culpó al Ministerio de Sanidad, que recordó que aún le quedan 30.000 sin administrar y el lunes recibirá las de la próxima semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La falta de jeringuillas adecuadas y el recorte de viales de Pfizer auguran otro frenazo en la inmunización