La Xunta activa un nivel extremo para los concellos con peores datos ante el aumento de la presión asistencial

La presión asistencial sigue creciendo, con un 68 % más de pacientes en críticos en una semana, pero sin necesitar hospitales de campaña


santiago / la voz

El crecimiento es rápido, Galicia está en una situación de transmisión comunitaria, la curva sigue en progresión ascendente y los hospitales empiezan a tomar decisiones para aliviar la presión. La tercera ola puede ser la peor de la pandemia si no se toman medidas. El comité ha decidido que 55 concellos más se sumen a las restricciones máximas, lo que significa que el 72 % de la población de Galicia estará en ese nivel a partir de esta medianoche. Y además, ha recuperado el conocido como modelo O Carballiño para tres municipios en los que la situación se ha deteriorado a gran velocidad y que tienen incidencias por encima de los mil casos por cien mil: Arteixo, Viveiro y Xinzo.

 

La actividad no esencial y la hostelería cerrarán en estos tres municipios y las reuniones se reducirán solo a convivientes para cortar un nivel de contagio que ha llevado a Arteixo de una incidencia de 576 casos por cien mil a 1.300. En Viveiro se han producido 100 contagios en una semana, lo que eleva la incidencia por encima de 1.600 por cien mil y los 193 contagios en los últimos 14 días en Xinzo dejan una incidencia acumulada de 1.986. A partir de este momento, aquellos concellos que tengan una evolución tan negativa serán incluidos dentro de este nivel extremo de restricciones.

La referencia es la incidencia de mil casos por cien mil, pero dependerá de muchas circunstancias, entre ellas la población del municipio. Hay que recordar que en los concellos con pocos vecinos hay un sesgo en la tasa, que se multiplica con pocos contagios. También hay que diferenciar aquellos municipios con brotes en residencias, que se consideran cerrados y cuyos positivos no se incluyen a la hora de restringir la actividad en los municipios. Es el caso de Tui, cuya incidencia total está por encima de mil, pero se queda en prácticamente la mitad al no contabilizar el brote en la residencia.

La decisión de recuperar el modelo O Carballiño puro llega sin ver todavía los efectos de las restricciones que entraron en vigor el pasado viernes y sin observar de momento en Galicia ese pico en la curva al que hacía referencia Fernando Simón estos días. Con todo, Julio García Comesaña explicaba que, aunque la curva empezase a estabilizarse, «non cambiaría nin unha coma do que falamos hoxe», tampoco la preocupación por el uso que se está realizando de las terrazas. A partir de ahora, los locales tendrán que señalizar claramente las mesas inutilizadas para cumplir con el aforo del 50 %.

Las decisiones del último comité llegan, sobre todo, con el objetivo de anticiparse y proteger la capacidad asistencial en Galicia, que todavía está garantizada pero que día a día se ve sometida a mayor presión. Tanto, que en solo una semana la ocupación de las uci ha crecido un 68 % (solo en las últimas 24 horas hay 10 personas más en críticos) con especial incidencia en las áreas de A Coruña, Ferrol y Santiago, y un 58 % en las plantas covid, especialmente en A Coruña, Ferrol y Ourense. Tampoco es buena la evolución de Vigo y Pontevedra. A pesar de que no ha habido grandes incrementos en la ocupación de camas, esta se mantiene alta y las circunstancias son especialmente comprometidas en el área de Pontevedra. La evolución del número de enfermos en planta también es muy preocupante con un total de 664 pacientes, 29 más que ayer. El total de personas contagiadas que necesitan atención hospitalaria asciende a 778, hay que retroceder hasta el 16 de abril para encontrar una cifra similar.

 

El gerente del Sergas, José Flores, explicaba que, pese a todo, los porcentajes de ocupación hospitalaria todavía dejan a Galicia en una situación de cierto «privilexio». Las cifras están todavía un 30 y un 35 % por debajo del pico de la primera ola y aunque ya se han empezando a tomar medidas previstas en el plan de contingencia -como la suspensión de actividad quirúrgica, aunque manteniendo la actividad de prioridad 1-, la capacidad asistencial sigue asegurada.

Por eso, el conselleiro de Sanidade ha descartado por ahora la puesta en marcha de hospitales de campaña, ya que los centros hospitalarios están en la fase 2 de las cuatro de las que consta el plan y hay capacidad de maniobra. La situación «non nos gusta» y se deteriora con cierta velocidad, hasta el punto de que cabe la posibilidad de llegar al pico de la primera ola, que se usa como referencia a pesar de que la capacidad asistencial es todavía mayor.

La situación de los hospitales es directamente proporcional a la del avance de la pandemia en Galicia, que se encuentra en transmisión comunitaria y con una incidencia a 14 días de 485 casos por cien mil habitantes, según la Xunta, y de 515 según la actualización del ministerio, mientras que a siete días está en 297,6 casos por cien mil. La comparación entre ambas tasas y que el número reproductivo básico instantáneo está en 1,4 indica que el nivel de contagio sigue creciendo. Galicia ya ha encadenado siete días consecutivos por encima del millar de contagios diarios y el número de casos activos supera ya los 14.000. Las infecciones activas se ha multiplicado prácticamente por tres desde Navidad.

La directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, no ha ocultado la gravedad de las circunstancias, aunque en comparación con la media estatal Galicia sigue en una mejor situación. La tasa de PCR positivas en Galicia es del 10 %, «en el límite», mientras que la media española se eleva por encima del 17 %, por ejemplo. Las incidencias también son bastante superiores a la de Galicia.

La fotografía epidemiológica de las ciudades es un espejo de la situación general de Galicia: A Coruña ha pasado de 309 casos por cien mil la semana pasada a 509 y Santiago ha crecido de los 334 a los 575. Ferrol ha escalado de los 295 casos por cien mil en 14 días que tenía la semana pasa a 410 y en Ourense se observa un cambio de tendencia. Sus incrementos siempre habían sido sostenidos en el tiempo, pero en la última semana ha pasado de una incidencia a 14 días de 295 a 536.

Ese cambio de tendencia se observa también en Vigo, que ha pasado de un goteo de casos a incrementar su incidencia en una semana de 208 a 309 casos por cien mil habitantes y su tasa de positividad ha crecido. En Pontevedra, esa tasa de positividad se eleva por encima del 12 %, la incidencia ha pasado de 102 a 171 y, además, la situación asistencial es comprometida, lo que la ha llevado al nivel máximo de restricciones.

Lugo es, por el momento, la única ciudad con una situación más o menos estable. Hay un incremento de los casos sostenido, pero es la única que se mantiene por debajo de 200 de incidencia acumulada a 14 días y, además, su tasa de positividad no llega al 6 %.

La Xunta suspende todas las competiciones deportivas a nivel autonómico

Con las nuevas restricciones, que afectarán incluso a los federados, solo se permitirán los entrenamientos individuales o con un máximo de cuatro personas

La Voz

El Comité Clínico de la Xunta ha decidir aumentar las restricciones dada la evolución de la pandemia en Galicia. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha anunciado la nueva realidad que vivirá el deporte federado en Galicia. A partir de las 00.00 horas del jueves quedarán suspendidas las competiciones nivel autonómico y los entrenamientos solo estarán permitidos a nivel individual o con un máximo de cuatro personas. En todos los casos, estos deberán adaptarse al cierre perimetral de cada localidad y al toque de queda a las 22 horas. Solo se mantienen las competiciones deportivas de ámbito estatal. 

Sobre la situación en la que quedarían los gimnasios, el Conselleiro anunció que las nuevas medidas se anunciarán una vez se concreten con la Secretaría Xeral para o Deporte y recalcó que tendrán que ver con el uso de los vestuarios, con medidas específicas que limiten el contacto y la interacción social. En municipios como Arteixo, Viveiro y Xinzo, donde se ha decretado el cierre de toda la actividad no esencial, no se aclaró si eso supondría también el cierre de gimnasios y recintos deportivos. 

En cuanto a la duración de estas limitaciones, el Comité Clínico no puso fecha de finalización puesto que todo dependerá de la evolución de la pandemia. Sin embargo, la pasada semana, Feijoo apuntó que, hasta mediados de febrero, probablemente estarían en vigor las restricciones

Las nuevas medidas adoptadas suponen la paralización de competiciones que había reactivado la Real Federación Gallega de Fútbol en la última semana: los 40 equipos de Preferente y los 147 de las ligas gallegas de fútbol base. Estaba previsto que cerca de 4.000 jugadores comenzasen su actividad futbolística de aquí al 7 de febrero. Así como otras modalidades deportivas que arrancaron sus competiciones a nivel base el pasado mes de septiembre, como es el caso del balonmano o el voleibol. Otros deportes, como el pádel, que tenía previsto arrancar la liga en apenas una semana, también ha aplazado el inicio, sin establecer nuevas fechas, hasta que se conozca la duración de las medidas y la evolución de la pandemia.

En el caso de las competiciones deportivas de ámbito nivel nacional, los deportistas estarán sujetos a las mismas restricciones de cierre perimetral y toque de queda que la actividad laboral, es decir, pueden saltárselo para entrenar o disputar partidos, eso sí, tienen que finalizar su actividad sí o sí a las diez de la noche. Todo esto sujeto a la publicación del Diario Oficial de Galicia esta tarde.

De cualquier modo, la Xunta de Galicia obligará a los equipos y deportistas que se desplacen a la comunidad para competiciones deportivas oficiales no profesionales a rellenar un formulario en el que deberán comunicar la relación de integrantes que se traslada a Galicia, la fecha y hora de llegada a la comunidad, el lugar de alojamiento y el tipo de prueba de detección del covid-19 a la que han sido sometidas dichas personas. Los test deberán realizarlos en el lugar de origen de la expedición por los menos, entre 72 y 24 horas previas a la celebración de la prueba, partido o competición. 

Los deportistas de categorías autonómicas solo podrán entrenar de manera individual o con un máximo de cuatro personas. Eso sí, tendrán que realizarlo dentro del municipio de residencia y cumpliendo el toque de queda establecido a las 22 horas en toda la comunidad. Eso implica que, en la práctica, se verán afectados miles de personas, pues residen en un concello diferente al del lugar donde se desarrollan la práctica deportiva. 

Bajan ligeramente los casos en España pero suben las muertes y la incidencia, hasta 714

La media de la ocupación en las ucis por coronavirus es ya de un 33,69 %

La Voz

El coronavirus sigue golpeando con fuerza en España, los datos de hoy facilitados por el Ministerio de Sanidad hablan de 34.291 contagios,15.578 de ellos notificados en las últimas 24 horas. La cifra supone un ligero descenso con respecto a la cifra récord del pasado viernes, cuando se notificaron 40.197 casos, pero sigue siendo preocupante y va acompañada de un ascenso en el número de muertos, hasta los 404

Además, sigue subiendo la tasa de incidencia acumulada de los últimos 14 días, que ha crecido veinte puntos y se coloca ya en los 714 casos por 100.000 habitantes. En este aspecto, las comunidades peor paradas son Extremadura (1.412), Castilla-La Mancha (1.054) y Murcia (1.139).

En cuanto a la cifra de muertos, los 404 que se han añadido a la base de datos incluyen fallecimientos de jornadas previas, y suponen una cifra mayor que los 235 del viernes pero son menos que los 408 notificados el martes pasado. En total, son 952 muertes por coronavirus en España en la última semana y, en total, desde el inicio de la pandemia en España la cifra asciende ya a 54.173.

Otro de los aspectos negativos de la situación es la presión asistencial de los hospitales, que han registrado en las últimas jornadas una subida exponencial. Los datos de este martes hablan de 24.185 hospitalizados, al sumar en la última jornada 3.378 ingresos y 2.455 altas. En lo que se refiere a la ocupación hospitalaria por coronavirus, la media en España ha aumentado hasta el 19,25 %, y la situación es especialmente preocupante en la Comunidad Valenciana (38,18 %) y Castilla-La Mancha (30,09 %).

La tercera ola golpea ya con fuerza las unidades de cuidados intensivos (UCI), que siguen sumando ingresos sin parar. Casi doscientos nuevos en 24 horas, y se colocan ya en 3.416 activos, con una ocupación media del 33,69 %. La Rioja (50 %) y Cataluña (46,76 %) son las regiones peor paradas en cuanto a presión asistencial en estas unidades. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La Xunta activa un nivel extremo para los concellos con peores datos ante el aumento de la presión asistencial