Nueva Zelanda regula el cigarrillo electrónico para dejar de fumar

El país se pone como meta estar libre de humos en solo cuatro años


redacción / la voz

Las autoridades sanitarias de Nueva Zelanda han introducido los cigarrillos electrónicos en un nuevo marco normativo que continúa regulando su uso y consumo. El objetivo de este movimiento es doble. Por un lado, se ponen a disposición de aquellas personas mayores de edad que deseen dejar de fumar. Por otro, queda totalmente prohibida su venta a los no fumadores, especialmente a los jóvenes.

Nueva Zelanda está considerado como uno de los países pioneros en admitir los cigarrillos electrónicos como alternativa al tabaco tradicional. Sus autoridades sanitarias ya afirmaron públicamente hace unos años, concretamente en el 2017, que el vapeo tenía el potencial de ayudar a dejar de fumar.

Hace apenas unos días, la antigua Ley de Ambientes Libres de Humo, datada en 1990, se ha revisado para articular la mencionada estrategia que se pretende que funcione de manera dual. Esta normativa, además, deja en manos de los ayuntamientos y las empresas establecer sus propias políticas alrededor a los nuevos productos que comprendan, por ejemplo, delimitar de manera clara los espacios permitidos para vapear.

Siguiendo estas líneas, el propio Ministerio de Salud neozelandés, junto con la Agencia para la Promoción de la Salud (HPA), ha puesto en marcha Vaping Facts, un portal que detalla cómo el cigarrillo electrónico contribuye a la reducción del daño que causa el tabaquismo. Según recoge uno de estos estudios disponibles en la web, los tratamientos actuales se ven limitados al no abordar por completo los aspectos sensoriales y conductuales ligados al tabaquismo, como sostener un cigarrillo o dar una calada. Los cigarrillos electrónicos, en cambio y según este estudio, sí ofrecen una respuesta para superar este factor al reproducir de forma fiel este hábito.

Los programas publicados por el Ministerio de Salud y la HPA tienen como objetivo fomentar la deshabituación tabáquica y contribuir al Smokefree 2025, la iniciativa para reducir la prevalencia del tabaquismo y la disponibilidad del tabaco a niveles mínimos, lo que busca convertir a Nueva Zelanda en un país libre de humos en apenas cuatro años.

Estos movimiento se dan en paralelo al uso del vapeo, que se incrementa en el Reino Unido. Allí alrededor del 60 % de los consumidores de cigarrillos electrónicos son exfumadores. Junto a ellos, los usuarios duales, los que combinan tabaco y cigarrillo electrónico, se han visto reducidos hasta el 38,3 % en el 2020. Son datos derivados del estudio anual de la organización Action on Smoking and Health sobre el consumo de cigarrillos electrónicos en el Reino Unido que recoge Europa Press.

En total, existen 3,2 millones de vapeadores en el Reino Unido. La cifra ha sufrido una ligera caída este año, sin llegar a revertir la tendencia en el consumo de los nuevos dispositivos en este país. Los ingleses, según afirma este estudio, echan mano del vapeador principalmente como método para dejar de fumar (41 %) y prevenir las recaídas en el tabaco (20 %). Este estudio presenta una actualización anual de la encuesta iniciada hace diez años por ASH Smokefree GB entre adultos que vapean. Los últimos datos que ahora se han hecho públicos revalidan el apoyo del Reino Unido a estos nuevos productos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nueva Zelanda regula el cigarrillo electrónico para dejar de fumar