Uno de cada cinco pacientes gallegos de urgencias entra con sospecha de covid

Feijoo descarta el cierre total de la hostelería en Galicia pero no en aquellas zonas con situación crítica. Santiago, A Coruña y Ourense han pasado de ser la ciudades con mejor evolución epidemiológica a tener los peores datos


Santiago / La Voz

Es un indicador anticipatorio y lo que anticipa no es bueno. Uno de cada cinco pacientes que llegan a los servicios de urgencias de los hospitales gallegos lo hacen a través de los conocidos circuitos covid. Es decir, hay sospecha de que es un positivo por coronavirus. El crecimiento por encima del 20 % de media en Galicia, y que en algunos hospitales (como en las áreas de Santiago y A Coruña) supera ya el 25 % anticipa un incremento importante de la presión asistencial en los siguientes días.

Lo explica Tato Vázquez Lima, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) y jefe del servicio de urgencias del Hospital do Salnés: un incremento de los circuitos covid de urgencias significa que hay un número alto de personas sintomáticas. Un incremento de sintomáticos supone aumentos en las hospitalizaciones, la ocupación de las ucis y los fallecimientos. En definitiva, las urgencias predicen que aumentarán los casos más graves.

Y ese proceso es progresivo. En un pico de contagio, durante la primera semana se ve el incremento de las urgencias y la hospitalización. Y entre diez y doce días después empieza a aumentar la ocupación de las ucis.

Además, recuerda Vázquez Lima, si hay una gran tasa de personas sintomáticas significa que hay otra mayor de personas sin síntomas que pueden estar transmitiendo el virus a través de cadenas de contagio ocultas, simplemente porque no saben que están enfermas. Actualmente y gracias a la capacidad de cribado desarrollada durante la segunda ola se detectan seis de cada diez casos asintomáticos, aproximadamente.

El indicador predictivo de los pacientes que llegan a urgencias se suma estos días a un abanico de datos epidemiológicos que desde luego no muestran una buena evolución. Ayer, el balance del Sergas certificaba el sexto día consecutivo por encima de los 650 contagios (un total de 702 en las últimas 24 horas) y un nuevo incremento en el número de casos activos, que supera la barrera de los 8.000 y que supone 455 más en solo un día.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, insistía este fin de semana en que la transmisión es preocupante pero todavía no es exponencial, que significa que los casos empiezan a seguir una progresión geométrica y no a tener incrementos lineales. Aunque no se haya llegado a ese punto de multiplicación de positivos, las gráficas empiezan a dibujar una línea vertical que pone a Galicia en el límite de ese crecimiento exponencial.

El comité clínico se reúne esta tarde para decidir nuevas restricciones, entre las que se descarta el cierre total de la hostelería en Galicia pero no un adelanto en el horario de cierre o medidas más drásticas en aquellas zonas en «situacións límite», tal y como adelantó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que volvió a descargar de responsabilidad a los hosteleros pero aclaró que la hostelería es una de las actividades que genera mayor interacción social y una de las pocas que requiere quitarse la mascarilla, ya que se come y se bebe.

Lo cierto es que los datos, no solo en Galicia sino en todo el mundo, avalan que «cando se pecha a hostalería diminúen os contaxios e cando se abre de novo intensifícanse». Para paliar la situación, el presidente recordó que el 60 % de las ayudas al sector ya se han abonado y que las gallegas son las de mayor cuantía en comparación con el resto del Estado.

El conselleiro de Sanidade abrió este fin de semana la posibilidad de regresar al conocido como modelo O Carballiño o poner en marcha alguna variante de unas restricciones que pasaron en su momento por el cierre de toda la actividad no esencial en el concello ourensano y que después se aplicó de forma más laxa en el conjunto de Galicia. Feijoo prefirió no adelantarse a las deliberaciones del comité sobre otras cuestiones como nuevas limitaciones en las grandes superficies comerciales, una posibilidad, como la de acortar los horarios de apertura de la actividad no esencial, que ya han puesto sobre la mesa diversas voces expertas.

Las decisiones se toman con una serie de 14 indicadores entre los que tiene especial relevancia la presión asistencial. El último balance del Sergas también ha generado una sombra de preocupación sobre la situación en los hospitales. En las últimas 24 horas se han ocupado 47 camas más con enfermos de coronavirus, que rebasan ya la cifra de 400 y hay diez camas más de críticos que el día anterior, hasta los 71 pacientes en cuidados intensivos.

Feijoo ha recordado que por el momento Galicia es, junto con Murcia, la comunidad con menor ocupación hospitalaria derivada del coronavirus y que eso hace pensar en que se podrá «gobernar mellor» la tercera ola. La cifra de hospitalizaciones aumenta principalmente a costa del área sanitaria de A Coruña, en la que los datos se deterioran con mayor rapidez: ha pasado de 101 a 114 ingresados en las últimas 24 horas y ha ocupado tres camas más de cuidados críticos, en las que hay 21 pacientes.

España registra su peor fin de semana desde el inicio de la pandemia con 61.422 nuevos contagios

Sanidad notifica el doble de nuevos casos que el pasado lunes. La incidencia acumulada pasa en tres días de 350 a 435 casos por cada 100.000 habitantes

M.V.

Nunca antes en toda la pandemia se habían registrado tantos casos de coronavirus en un solo fin de semana: tras hacer recuento de los datos recabados por las comunidades, el Ministerio de Sanidad notificó este lunes  61.422 nuevos contagios, más del doble que los comunicados el lunes pasado, cuando fueron 30.579. La incidencia acumulada de los últimos 14 días se sitúa ya en 435 infecciones por cada 100.000 habitantes, 85 más que el viernes. La tasa se incrementa aceleradamente y alcanza ya niveles de mediados de noviembre, en plena segunda ola. «Hemos subido más lentamente que entonces, pero estamos en una fase claramente ascendente -observó Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad-. Debemos esperar a que las medidas tomadas por las comunidades a partir de Reyes hagan efecto, lo que empezará a notarse a principios de la semana que viene». Las siguientes semanas serán complicadas, advirtió el epidemiólogo, pero desde Sanidad siguen descartando un confinamiento domiciliario estricto

«Si nos fijamos en los datos notificados, fue mucho más importante la segunda ola que la primera. Ahora estamos a niveles cercanos a la segunda ola, algo por debajo, pero cerca. Y en la segunda ola no hubo confinamiento domiciliario y se consiguió controlar la situación teniendo un impacto menor sobre la economía y la sociedad -señaló Simón-. Ahora creo que podría llegar a controlarse perfectamente sin tener que llegar a confinar domiciliariamente». ¿Cuál es la solución entonces? Aplicar correctamente las medidas de control, defiende el director del CCAES. «Y no podemos pensar que esto sea un problema asociado a la nueva cepa del virus -avisó-. Es un problema del comportamiento que hemos tenido estos días. Hemos pasado unas vacaciones de Navidad quizás mejores de lo que deberíamos haber pasado. Ahora toca hacer un esfuerzo para volver a controlar la epidemia».

En directo: Fernando Simón informa de los últimos datos de la pandemia en nuestro país Desde el ministerio de Sanidad actualizan las cifras de contagiados y de la marcha del proceso de vacunación

El viernes había confirmados en España alrededor de 70 casos de la cepa británica distribuidos entre varias comunidades autónomas, la mayoría en los lugares en los que hay una mayor movilidad con el Reino Unido: Andalucía (Gibraltar y la Costa del Sol), Levante y la Comunidad de Madrid, una variante que, sin embargo, tendrá un impacto «marginal», según el experto. «Si aplicamos correctamente las medidas de control, la transmisión se controla. Si la cepa es más transmisible, hay que aplicarlas mejor -subrayó Simón-, y sí es más transmisible, pero los datos que tenemos hasta ahora no revelan que sea muchísimo más. Si la evolución de la pandemia es mala en España es por nuestro comportamiento, no por la aparición de esta cepa».

Ninguna autonomía se libra del «efecto Navidad», ni siquiera las más afectadas por el temporal -en las que estos últimos días se hicieron menos pruebas-. En todas ha aumentado la incidencia acumulada y, según los últimos datos de Sanidad, cinco superan los 500 positivos por cada 100.000 habitantes, el doble de lo que el ministerio de Salvador Illa considera ya «riesgo extremo»: Extremadura, que este lunes se acercó a los máximos de la serie histórica con 1.021 positivos; Baleares con 598, Madrid con 595, La Rioja con 557 y Cataluña con 524. Solo dos se mantienen por debajo de esa línea roja de los 250 fijada por las autoridades sanitarias: Canarias, con 151, y Asturias, con 185.

Estrictamente en las últimas 24 horas se han detectado 6.162 infecciones, con Cataluña encabezando el ránking (996 en solo una jornada). Le siguen Galicia, con 777; Castilla y León con 758; Extremadura con 738; y el País Vasco con 470.

La ocupación de las ucis se eleva al 26 %

Fernando Simón se mostró este lunes especialmente inquieto por la situación hospitalaria, que empieza a acusar ya los contagios navideños. En estos momentos hay un 13 % de camas de planta ocupadas por pacientes covid, que en críticos ya acaparan una de cada cuatro, en concreto un 26 %. Esta es la barrera que fija la alerta roja, según Sanidad. A partir de aquí, el sistema asistencial -y, sobre todo, su parte más delicada, que son las unidades intensivas- empieza a correr riesgo de saturación.

Desde el viernes, el Ministerio añadió además a su total de víctimas mortales otros 401 fallecidos. Desde el inicio de la pandemia han perdido ya la vida en España 52.275 personas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Uno de cada cinco pacientes gallegos de urgencias entra con sospecha de covid