Portugal impone el toque de queda a la una y media de la tarde los fines de semana mientras se prepara para otro confinamiento

El primer ministro, Antonio Costa, advierte que ante el agravamiento de la situación será necesario tomar medidas más restrictivas a partir de la próxima semana


redacción

Portugal impondrá el toque de queda durante los fines de semana a partir de la una y media de la tarde y hasta las cinco de la madrugada, hora a partir de la cual también estará prohibida la movilidad entre municipios. De esta medida, anunciada esta tarde por el primer ministro Antonio Costa, solo se librarán 25 ayuntamientos en todo el país, que son aquellos con una incidencia acumulada de nuevos casos de coronavirus de menos de 240 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

 La restricción, que entrará en vigor a partir de este mismo fin de semana, se enmarca dentro de las prerrogativas del Gobierno tras la ampliación esta semana del estado de emergencia, lo que le permite endurecer las medidas actualmente vigentes para luchar contra la pandemia. Pero muy probablemente esta no será la única restricción que el Gobierno se verá obligado a aprobar en los próximos días ante el fuerte avance de las infecciones por el virus en el país. El propio Costa desveló que existen posibilidades reales de decretar un nuevo confinamiento a partir de la próxima semana, aunque antes de adoptar la medida realizará una consulta a las demás fuerzas políticas y a los representantes sociales.

«Lo que hemos hecho hasta ahora es focalizar las medidas en el fin de semana. Un paso adelante significa extenderlas al resto de la semana y, por lo tanto tanto, adoptar acciones de confinamiento más generales, del tipo que adoptamos el pasado mes de marzo. No quería estar anticipándolas, pues la esperanza es la última en morir», señaló Costa, con la confianza de que las malas cifras de los últimos puedan revertirse. Pero si se confirman a partir del lunes 12, «habrá que hacer lo necesario». «Hay un agravamiento de la situación y probablemente tendremos que adoptar medidas más restrictivas a partir de la próxima semana», avisó.

Lo que sí dejo claro el primer ministro socialista es que si se decide un nuevo confinamiento no se cerrarán las escuelas, tal y como sí ocurrió durante el que se implantó el pasado mes de marzo.

«Hoy en día existe -explicó Costa- un gran consenso entre técnicos y especialistas de que las medidas que implantemos no deben afectar el funcionamiento del curso escolar. No debemos tomar medidas que impliquen, como adoptamos el curso pasado, la interrupción de la actividad escolar».

Con diez millones de habitantes, Portugal suma un total de 7.472 muertes y 456.533 casos de coronavirus desde que empezó la pandemia, que se ha acelerado tras el periodo navideño. Las cifras que lo reflejan se han conocido en los últimos dos días, los dos peores de la pandemia: el miércoles fue el récord, con 10.027 positivos, y este jueves se ha vivido la segunda peor jornada, con 9.927 casos notificados.

Las cifras son también abultadas en fallecidos, con 91 muertes este miércoles y 95 el jueves (el récord en un día de la pandemia fueron los 98 fallecidos registrados el 13 de diciembre), y los hospitales empiezan ya a verse al límite.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Portugal impone el toque de queda a la una y media de la tarde los fines de semana mientras se prepara para otro confinamiento