El Ejército se ofrece, pero las comunidades siguen sin pedir ayuda y solo Madrid recurre al sector privado

M. Sáiz-Pardo MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

06 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A pesar de que los retrasos persisten en alguna comunidades, los más de 700 enfermeros y los 200 médicos del Cuerpo Militar de Sanidad seguirán en sus cuarteles en plena campaña de vacunación, al menos por el momento. Y es que ninguna de las 17 comunidades ni las dos ciudades autónomas han pedido hasta el momento la ayuda de los especialistas sanitarios de las Fuerzas Armadas.

Ayer mismo, la ministra de Defensa, Margarita Robles, insistió en la disponibilidad del más de millar de profesionales médicos del Ejército para colaborar en esta campaña siempre que sean requeridos por las «autoridades sanitarias». En cualquier caso, la propia Robles recordó que la intervención de los militares en la campaña de vacunación debe ser solicitada por las comunidades. Sin ninguna petición de los Gobiernos regionales hasta ahora, las fuerzas armadas se limitaron la semana pasada al traslado de las primeras dosis a las islas Canarias y Baleares y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Ni ayuda del Ejército ni, por el momento, ayuda del sector privado. La inmensa mayoría de las autonomías creen suficientes sus sistemas sanitarios públicos para cumplir con el programa de vacunación fijado por Sanidad a pesar de los importantes retrasos de la primera semana. A día de hoy, solo el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha recurrido a la ayuda del sector privado con la contratación por 804.098 euros de la Cruz Roja para aumentar los equipos de vacunación.

El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), entidad constituida por la mayoría de las empresas sanitarias privadas, también mostró ayer su disponibilidad a colaborar en la inmunización.