El Reino Unido, contra las cuerdas

Crecen los contagios, la presión hospitalaria y las críticas al Gobierno de Johnson


londres / e. la voz

Cuando a principios de diciembre el Reino Unido inició la vacunación contra el covid-19 muchos creyeron estar presenciando el final de la pandemia. Sin embargo, la aparición de la nueva cepa británica y el aumento en la transmisión del virus han convertido esa luz que parecía anunciar el final del oscuro túnel en la de un camión que venía en sentido contrario. Las cifras registradas ayer lo demuestran. El país batió su récord de contagios diarios al registrar 57.725 nuevos afectados en las últimas 24 horas. El balance del Ejecutivo confirmó 445 fallecidos más. Los números totales, 2.599.789 contagios y 74.570 víctimas mortales. Están hospitalizadas 23.823 personas, 1.847 con respiración asistida. Para intentar frenar esta tendencia, las autoridades se han visto en la obligación de recular y volver a imponer duras restricciones a la vida social, algunas de ellas en cuestión de horas y sin dar mucho margen de maniobra a los ciudadanos y empresas.

Así tras cancelar las esperadas celebraciones de Navidad y de Fin de Año, el primer ministro Boris Johnson ordenó que 20 millones de personas más en Inglaterra que empiecen el 2021 confinadas en sus hogares, en un intento por frenar la propagación de la variante del coronavirus, la cual aunque no es más mortal sí es un 70 % más contagiosa. En la actualidad el 78 % del país está en cuarentena, pues Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen semanas ya en confinamiento nacional.

Sin embargo, el cierre del comercio no esencial, de los bares y restaurantes y de los centros culturales y deportivos por regiones parece no estar dando los resultados esperados. En el último día del 2020 el país registró 964 fallecidos por culpa del covid-19, el segundo día consecutivo con más de 900 decesos, unas cifras no vistas desde abril pasado.

El número de fallecidos, contagiados y hospitalizados ha forzado al Gobierno a dar marcha atrás en varios asuntos. Así el miércoles pospuso por dos semanas la vuelta al colegio, prevista para la próxima semana; y menos de 24 horas después, justo en vísperas de Nochevieja, las autoridades sanitarias anunciaron que las más de 786.000 personas que ya habían recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech, y las cuales tenían pautado recibir la segunda a partir del día 4, no la tendrán sino hasta dentro de doce semanas. ¿El motivo? «Maximizar el número de personas protegidas contra la enfermedad», justificó el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización y la Agencia Británica del Medicamento.

La decisión, que afecta a personas ancianas de entre 75 y 80 años de edad, ha sido duramente criticada por la Asociación Británica de Médicos (BMA). «Es poco práctico cambiar las citas de miles de pacientes vulnerables», apuntó el doctor Richard Vautrey, portavoz de la agrupación, quien advirtió que este bandazo puede poner en riesgo miles de vacunas, cuya conservación es muy delicada. Estas se deben conservar a temperaturas muy bajas (por debajo de 80 grados) y solo se pueden movilizar un par de veces. Pero Pfizer y BioNTech han advertido que las dos dosis son necesarias para garantizar la protección de los pacientes y que no pueden garantizar que una sola blinde a alguien contra el covid-19 más allá de tres semanas.

¿Pero por qué los datos no han hecho más que empeorar en los últimos días? «Por culpa de la gente». Así explicó a la BBC el profesor de Cuidados Intensivos del University College London, Hugh Montgomery, quien dijo: «No es el virus el culpable de que haya más gente en los hospitales, es la gente. La gente no se está lavando las manos, no está usando las mascarillas y no está siguiendo las reglas». Pese a que las autoridades pidieron a los británicos no reunirse para celebrar la Navidad ni el Fin de Año, porque «el virus adora las aglomeraciones», son conscientes de que esa solicitud no ha sido respetada por todos, por lo que es probable que la situación no mejore a medida que avanza el mes de enero. Por eso centros de educación secundaria, las universidades y muchos colegios de primaria del país retrasarán la vuelta a las aulas, prevista para este lunes, hasta el día 18. Todo para que la curva no siga desbocada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Reino Unido, contra las cuerdas