Reino Unido suma uno de cada cuatro casos de Europa y endurece los cierres

Alemania supera las muertes de España en el peor momento de la pandemia

Protestas en Belín contra la gestión de la pandemia
Protestas en Belín contra la gestión de la pandemia

redacción / la voz

Entre marzo y abril, cuando las cifras del coronavirus desangraban a Italia y España sobre todo, Alemania se presentaba como el modelo en Europa de la contención del covid-19, hasta el punto que llovían las especulaciones sobre una forma distinta de contar los positivos e incluso la utilización de fármacos y procedimientos fuera del alcance de otros países. Ahora, con más de 1.100 muertos en 24 horas, el país germano acaba de superar las muertes en un solo día que tuvo España en el peor momento de la pandemia.

Reino Unido, pese a las excentricidades de su primer ministro, solo pasó de manera puntual de los 5.000 contagios diarios durante la primera ola y ahora se podría decir que ya cabalga la tercera con la situación completamente fuera de control y uno de cada cuatro positivos de los que se producen a diario en el conjunto de Europa. Las cifras no son comparables porque la población alemana está cerca de doblar a la española y el Reino Unido tiene 20 millones de habitantes más, pero ilustran el cambio radical que ha experimentado la situación en los dos principales países del continente con el permiso de Francia.

Reino Unido superó este miércoles por segundo día consecutivo la barrera de los 50.000 contagios en 24 horas y el Gobierno de Boris Johnson se ha visto obligado a endurecer todavía más las restricciones. El país, con más de 72.000 muertes (981 en un solo día) y 15.000 ingresados en una semana va camino de acabar el año con 2,5 millones de infectados acumulados, con lo que tres de cada cuatro personas vivirán en zonas con los comercios no esenciales cerrados y donde las reuniones, aunque sea al aire libre, están limitadas a una sola persona al margen de los convivientes.

Además, se retrasa la vuelta a las clases en secundaria y las universidades hasta el próximo 18 de enero y ni siquiera todas las escuelas de primaria van a abrir el día 4 tal como estaba previsto. «Siempre debemos actuar con rapidez cuando cambian las circunstancias. La evidencia sobre la nueva variante del covid-19 y las crecientes tasas de infección han requerido ajustes inmediatos a nuestros planes para el nuevo trimestre», declaró el ministro de Educación, Gavin Williamson.

Alemania había detectado hasta principios de agosto 210.000 casos de covid y desde entonces ha multiplicado por ocho esa cifra hasta los 1,7 millones. Ni siquiera llegó a los 7.000 positivos diarios en toda la primera ola y ahora, aunque empieza a mostrar algunos síntomas de estabilización de las cifras, rebasa los 30.000. Es más, se mantuvo hasta junio con menos de 9.000 víctimas y va a cerrar el año con más de 33.000, pero lo que sobre todo marca las diferencias y permite observa el impacto del coronavirus en el país es el número de casos activos, las personas que en estos momentos están contagiadas. El 6 de abril, en el pico de la primera ola, había detectados 72.865 y esta semana son más de 400.000. Se han multiplicado por cinco.

 

«La expansión del virus ha alcanzado ya a todas las edades», indicó Lothar Wieler, el presidente del Instituto Robert Koch, al frente del seguimiento de la pandemia, que también enfrió las expectativas relacionadas con la vacuna. «Los efectos en la evolución epidemiológica de la vacuna precisarán meses», sentenció Wieler después de que el ministro de Sanidad, Jens Spahn, incidiese en que administraron 60.000 dosis en tres días y que esperan llegar a 1,3 millones antes de finales de año para llegar a los 14 en el primer trimestre del 2021. Ante este panorama el Gobierno encabezado por Angela Merkel lleva días advirtiendo de que las restricciones van a continuar más allá del 10 de enero. De hecho, la canciller tiene previsto reunirse con los presidentes de regionales el día de Reyes para adoptar nuevas decisiones, que pueden ir en el sentido de mantener los cierres o suavizarlos ligeramente.

Desde el 16 de diciembre están cerrados los comercios no esenciales, a excepción de tiendas de alimentación, ópticas y ortopedias, farmacias, bancos, correos, gasolineras o librerías. Además el ocio nocturno, la vida cultural y el servicio en bares y restaurantes está suspendido desde el 2 de noviembre. Las vacaciones escolares, alargadas ya tres semanas, terminan el 10 de enero, pero los profesores ya están dudando que se pueda volver a las clases presenciales de inmediato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Reino Unido suma uno de cada cuatro casos de Europa y endurece los cierres