El lotero de Ferrol que repartió 1.250.000 euros: «Esto me viene bárbaro»

Carlos Fernández lleva seis años al frente de la administración que vendió diez décimos del segundo premio, el 06095


ferrol / la voz

No hubo celebración con champán ni abrazos, siguiendo el consejo de Loterías del Estado para evitar aglomeraciones, y las mascarillas tampoco dejaban ver la felicidad reflejada en los rostros. Pero «la alegría va por dentro», manifestaba el titular de la administración de lotería número 9 de Ferrol, Carlos Fernández, cuando la prensa, y también algunos curiosos, comenzaron a llegar este martes 22 de diciembre a la puerta de su local, en el número 11 de la calle Rubalcava. Ya era cerca del mediodía y acababa de saltar la noticia: el segundo premio de la lotería de Navidad había caído en Ferrol, entre otras localidades. El teléfono no paraba de sonar y, entre llamada y llamada, lotero y empleada, Marisol López, fueron alternándose para informar sobre lo que acababa de ocurrir: 1.250.000 euros venían para la ciudad.

En esta administración de loterías se vendieron diez décimos del número 06095, por lo que a cada uno le corresponden 125.000 euros de premio. Las ventas se hicieron todas por ventanilla y creen que el dinero estará muy repartido, porque no recuerdan que alguien se llevase más de un décimo del número agraciado.

Marisol explica que, a pesar de que las cifras que comienzan por cero no son las preferidas por la mayoría de los clientes, en este caso pesó más la terminación en 5, que es de las más buscadas y las que antes se agotan. Ella tiene amplia experiencia, puesto que lleva 46 años en la misma administración, los 40 primeros con el anterior titular, Carlos Bonilla, que ha dejado su impronta como lotero. De hecho, la gente se sigue refiriendo a este despacho como «el de Bonilla».

El actual responsable, Carlos Fernández, tomó el relevo hace seis años y este martes aseguraba ante este segundo premio en la lotería de Navidad: «Esto me viene bárbaro». Visiblemente nervioso, e insistiendo en que «es mejor no celebrarlo», explicó que los décimos premiados se vendieron hace meses, después de un verano que calificó de «bastante malo», porque, a causa de la pandemia del covid, no llegó gente de fuera. No obstante, precisó que, a pesar de un descenso en las ventas respecto a años anteriores, que en conjunto sitúa en torno a un 15 %, a última hora la situación se fue normalizando.

Desde que él tiene las riendas de este despacho, el premio más importante que había dado hasta ahora fue en el 2015: una primitiva dotada con 895.000 euros.

Por su parte, Marisol apunta que en la historia de esta administración ferrolana sí habían celebrado por todo lo alto, porque entonces no había restricciones, un segundo premio de la Lotería del Niño en el año 2011, con el número 11833. Se habían vendido 30 décimos, diez de ellos a abonados, lo que supuso el desembarco en la ciudad de tres millones de euros.

En el 2019, el sorteo extraordinario de Navidad pasó sin pena ni gloria por Ferrol, con solo algún pellizco en la comarca. El bar Malpica, de Fene, había vendido un décimo del 74770, agraciado con un quinto premio, dotado con 60.000 euros a la serie. Este mismo establecimiento ya había sido agraciado con seis boletos premiados con el gordo en el sorteo de Navidad del 2018, que reportaron 2,4 millones de euros, con el número 03347. Ese mismo año, el bar Marino, de Cedeira, había vendido otro décimo del gordo; y el establecimiento La Bombonería, de As Pontes, dos de un quinto premio.

«Menos mal que cayó algo en Ferrol, porque de malas noticias ya estamos cansados»

La presencia de la prensa en la puerta de la administración número 9 de Ferrol, situada a escasos metros de la céntrica plaza de Armas y del palacio municipal, provocó que muchos curiosos se acercasen a ver qué pasaba. La mayoría felicitaron al lotero, Carlos Fernández, otros rebuscaban en los bolsos para ver sí tenían el número agraciado con el segundo premio de la lotería de Navidad, y algunos preguntaban y salían corriendo de vuelta a sus negocios situados en las proximidades, repitiendo el 06095, para comprobar si les había tocado. Pero nadie se dio por aludido como uno de los afortunados: y es que Ferrol es diferente a otras localidades en las que estas cosas se celebran en la calle, ante las cámaras.

Entre las muchas personas que pasaron por delante del número 11 de la calle Rubalcava, hubo una frase que se repitió varias veces: «Menos mal que cayó algo en Ferrol, porque de malas noticias ya estamos cansados». Aludían a la complicada situación del naval y de otras empresas de la comarca, pero, sobre todo, a la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del coronavirus. Se alegraban de que, por fin, en la ciudad se generase una buena noticia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El lotero de Ferrol que repartió 1.250.000 euros: «Esto me viene bárbaro»