El Gobierno llevará un registro de quienes rechacen recibir la vacuna contra el covid-19

La inmunización será voluntaria en cualquier caso, pero quieren conocer «las posibles razones de reticencia» en diferentes grupos de población | Estos son todos los grupos de vacunación


redacción

«Se considera importante registrar los casos de rechazo a la vacunación en el Registro de vacunación, con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población», establece la Estrategia de vacunación frente al covid-19 en España en la primera actualización de este documento que el Ministerio ha hecho pública este lunes.

Unos 2,5 millones de personas serán vacunados en la primera etapa de la campaña de vacunación en España, y los primeros en recibir el fármaco serán los residentes y el personal sanitario y sociosanitario de residencias de mayores y grandes dependientes «más vulnerables» y todos los que trabajen en ellos.

Ese documento, también detalla y define los cuatro grupos prioritarios en recibir la vacuna dado que el número de dosis en esta primera etapa será limitado.

Según la estrategia, las primeras dosis irán destinadas a vacunar, por este orden, a residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes; y personal sanitario y sociosanitario de primera línea.

Tras completar estos grupos, «y en la medida que haya más disponibilidad de dosis» se continuará con otro personal sanitario y sociosanitario y con las personas consideradas como grandes dependientes que no estén actualmente institucionalizadas.

Las personas que hayan pasado el covid y se encuentren entre estos grupos también serán vacunadas, y a los que la hayan superado recientemente y se encuentren aún en aislamiento se les dispensará cuando reciban el alta epidemiológica.

En las personas en cuarentena por ser contacto estrecho de un caso de coronavirus, la estrategia contempla que se pospondrá la vacunación hasta la finalización de la misma.

La vacunación será voluntaria pero el documento considera importante registrar los casos que rechacen recibirla para conocer «las posibles razones de reticencia» en diferentes grupos de población.

Al recibir la vacuna se hará con un consentimiento informado verbal y en los casos de personas que tengan limitada la capacidad para tomar decisiones será «conveniente» que la información y autorización sea por escrito.

La estrategia define quienes están incluidos en cada grupo.

Grupo 1

Así, en el primer grupo, se incluyen además de a los residentes, a las personas vulnerables o con gran dependencia que acuden a centros de día, siempre que estos centros estén vinculados a las residencias (que tengan actividades y personal compartidos).

Respecto a los que estén en situación terminal, serán los sanitarios los que valoren la vacunación de forma individual y en las residencias en las que haya un brote activo se hará una valoración de la situación y de la vacunación por parte de Salud Pública.

Serán las residencias «más vulnerables» donde se empiece la vacunación, entendiendo por éstas como las que mayor número de internos, menor capacidad de adopción de medidas de prevención y control y/o residencias que no han tenido casos de coronavirus.

Todas las personas que trabajan en estos centros, incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios, como administrativos, personal de limpieza, de cocina, entre otros, están incluidas en esta categoría.

También a los empleados en centros de día vinculados a centros de mayores.

Grupo 2

Tras estos colectivos, irá el personal sanitario y sociosanitario de «primera línea», es decir, «el que tiene mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades la atención directa de pacientes» con coronavirus y por tener mayor probabilidad de contacto con un caso positivo.

Entre el personal sanitario se encuentran los que trabajan de cara al paciente, en los siguientes entornos -incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios: unidades, consultas o circuitos covid; puertas de entrada de pacientes agudos a los servicios de salud, y unidades móviles de atención directa a positivos.

También el personal de transporte sanitario urgente, de servicios de cuidados intensivos u otras unidades que asuman estas funciones en caso necesario, cualquier servicio de cuidado no intensivo donde se realicen procedimientos que puedan generar aerosoles; servicios y unidades con pacientes de alto riesgo, como oncología;y servicios centrales donde se manipulan muestras que pueden contener virus viables.

El personal sanitario de salud pública que trabaja en la gestión directa de la pandemia y en función de su riesgo de exposición y el de los equipos de vacunación, incluyendo a los de salud laboral y medicina preventiva que participarán en la administración de las vacunas, se encuentran en este segundo grupo prioritario.

Si es necesario, detalla la estrategia, se priorizará la vacunación en los profesionales a partir de 50 años de edad o con condiciones de alto riesgo, que trabajan en áreas de covid y los de Atención Primaria.

Este segundo grupo lo completa el personal de otros centros de atención a mayores y de riesgo diferentes a los residenciales.

Grupo 3

El grupo 3 está formado, según la estrategia, por el personal sanitario y sociosanitario no incluido en los grupos anteriores y que trabaja en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios, que realice actividades que exigen contacto estrecho con personas que puedan estar infectadas, «es decir, en función del riesgo de exposición y transmisión».

Grupo 4

En el grupo 4 se encuentran los grandes dependientes, tanto los que tengan reconocido el grado como los que no lo hayan solicitado pero «esté médicamente acreditado» por tener enfermedades que requieran «intensas medidas de apoyo» para desarrollar su vida, incluidas aquellas institucionalizadas y no institucionalizadas.

Y el momento de vacunación «se realizará en cuanto sea posible, teniendo en cuenta las características de conservación y utilización de la vacuna disponible».

Las personas cuidadoras de esos grandes dependientes se vacunarán en la misma visita, si no se han vacunado con anterioridad. 

El documento recoge los otros 11 grupos de población que irán vacunándose después de los cuatro colectivos prioritarios:

PERSONAS EN CONDICIONES DE RIESGO

Un 16 % de personas entre 0-64 años tienen condiciones de riesgo (8 millones), y aumentan al 60 % en edades entre 65-74 años (2,8 millones) y 80 % en personas mayores de 75 años (3,7 millones). Las personas con enfermedades crónicas y con otras condiciones «deben tenerse en cuenta de forma especial para la vacunación por su especial vulnerabilidad».

PERSONAS QUE VIVEN O TRABAJAN EN COMUNIDADES O ENTORNOS CERRADOS

Incluye diferentes subgrupos que «merecen atención por separado por sus particularidades y que pueden ser ampliados en función de la información disponible»; algunos de estos entornos a tener en cuenta son instituciones penitenciarias; internados; centros de menores; de internamiento; casas de acogida; residencias de estudiantes o comunidades religiosas.

Su heterogeneidad y la dificultad para identificar todos los subgrupos «hacen que la priorización como colectivo se considere en una segunda etapa», a excepción de aquellos ya priorizados o trabajadores esenciales de estos entornos (funcionarios de prisiones, personal sociosanitario, etc.)«.

 VULNERABLES POR SITUACIÓN SOCIOECONÓMICA

Son situaciones que se dan más en las mujeres, en personas con menor nivel socioeconómico, migrantes, pertenecientes a minorías étnicas, personas con barreras idiomáticas, en situación administrativa irregular, mayores, dependientes, personas con adicciones a sustancias y con diagnóstico de trastorno mental grave.

Su acceso prioritario se plantea como «una medida de salud pública adicional» a otras medidas estructurales y sociales; la principal dificultad es la heterogeneidad y su captación, pero anima a «realizar un esfuerzo» para aumentarla en el escenario de priorización en el que se incorporen.

Unos 10 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza; 23.000 están sin hogar; 1,6 millones de personas en situación de dependencia; el 46 % de la población inmigrante en situación de vulnerabilidad socioeconómica y 750.000 personas son de etnia gitana.

TRABAJADORES ESENCIALES

«La priorización de este grupo de población requiere de una desagregación», por lo que se priorizarán en función del impacto en la función social, la vida y el sustento de otras personas y la capacidad para desempeñar estas funciones a distancia.

Su mayor exposición y transmisión, entre otras cuestiones, «hace que las personas con trabajos esenciales -excluidas las que prestan servicios en Sanidad, Servicios Sociales y Educación, son 4,2 millones-, deban ser priorizadas en las primeras fases».

PERSONAL DOCENTE

Se prima al personal docente de educación infantil (65.719 docentes), primaria (373.794), secundaria (414.550) y bachillerato (215.664) »en una segunda etapa, debido al alto riesgo de exposición y de transmisión«.

Y «por la exigencia ética y legal de proteger el derecho a la educación de los niños y adolescentes y su libre desarrollo de la personalidad».

«Protegiéndoles no solo se protege la salud de los niños y adolescentes, sino también y fundamentalmente su derecho a la educación«, sostiene el texto, que añade además que la vacunación de los profesores y PAS »puede resultar un estímulo para que actúen como agentes que faciliten una visión positiva de las vacunas entre el alumnado y sus familias».

En el ámbito de la formación universitaria y profesional, «la priorización puede no ser tan relevante», debido a que la protección puede obtenerse mediante la formación online, digital o bimodal síncrona (salvo talleres o prácticas).

POBLACIÓN INFANTIL

«Con la evidencia actual, la población infantil -en España hay 7 millones de menores de 14 años- no puede considerarse un grupo prioritario de vacunación en este momento» y, además, las vacunas que se autoricen posiblemente no dispondrán de resultados de utilización en ella.

Sin embargo, hay que tener en cuenta »algunas incertidumbres pendientes de aclararse«, como su papel en la transmisión y los aspectos relativos a la seguridad y eficacia de la vacuna.

ADOLESCENTES Y JÓVENES

Igualmente, los 7 millones de personas entre 15 y 29 años «no pueden considerarse un grupo prioritario de vacunación, aunque queda pendiente la disponibilidad de mayor conocimiento acerca de su papel en la transmisión y la seguridad y eficacia de la vacuna».

ADULTOS

Casi todas las recomendaciones concluyen que, en una situación de escasez de vacunas, sería uno de los últimos grupos a vacunar. En España hay 24 millones de personas entre 30 y 64 años.

POBLACIÓN DE ÁREAS DE ALTA INCIDENCIA Y/O SITUACIONES DE BROTES

En situaciones de transmisión comunitaria, la priorización de estas áreas «es dudosa y, posiblemente, el beneficio de la vacuna es mayor en otras indicaciones».

Podría valorarse, en circunstancias de transmisión muy baja y de escasez de vacunas, aplicarla en primer lugar en zonas focalizadas que tengan una transmisión elevada y problemas para su control o para el control de brotes complejos.

EMBARAZADAS Y LACTANTES

Su inclusión estará sujeta a la existencia de una vacuna autorizada para su uso en embarazadas.

POBLACIÓN CON ANTECEDENTES DE INFECCIÓN

Ante la poca información sobre aspectos como la posibilidad de reinfecciones o de respuesta inmune de memoria tras la infección, es »necesario reevaluar periódicamente la decisión de excluir o no de la vacunación a personas con antecedente de infección, que hayan tenido una prueba antigénica, PCR positiva o prueba de serología positiva, sobre todo en las personas priorizadas para vacunación por su condición de vulnerables«.

En todo caso, según la evidencia disponible, la vacunación, además de ser segura, inducirá respuesta inmune en estas personas, pero este aspecto tiene que ser valorado por la Agencia Europea de Medicamentos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

El Gobierno llevará un registro de quienes rechacen recibir la vacuna contra el covid-19