El Reino Unido confina domiciliariamente Londres y el sureste del país durante las Navidades

Los ciudadanos están obligados a quedarse en casa durante dos semanas. Cierran las instalaciones de ocio y las actividades no esenciales, y se impone el teletrabajo


Dos millones de contagios acumulados de coronavirus y una nueva cepa de contagio acelerado han hecho espabilar al Reino Unido, que este sábado decidió echar el cierre total en Londres y el sureste del país durante al menos las dos próximas semanas. Los planes previstos para la temporada navideña han quedado completamente trastocados. «No podemos seguir con las Navidades tal y como teníamos previsto», anunció «con mucha tristeza» el primer ministro británico, Boris Johnson, en rueda de prensa.

Londres y el sureste del país entran así en lo que los ingleses llaman nivel 4, que cierra por completo las zonas afectadas, obliga a los residentes a quedarse en sus domicilios salvo limitadas excepciones, baja la persiana de las instalaciones de ocio y los servicios no esenciales e impone el trabajo desde casa salvo circunstancia inapelable. Estas restricciones se revisarán el próximo 30 de diciembre, día en que el Gobierno británico se pronunciará sobre una posible extensión para salvar, en la medida de lo posible, la última semana navideña.

El país ha registrado 27.052 casos en las últimas horas y otros 534 fallecimientos, que elevan el total de afectados a 2.004.219 y a 67.065 los fallecidos.

Las autoridades indicaron que ya han alertado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el hallazgo de esta nueva cepa, que se propaga con mayor velocidad si bien no hay pruebas de que sea más letal o que pueda tener un impacto en la efectividad de las vacunas desarrolladas contra la covid-19, si bien este extremo se está evaluando con urgencia para su confirmación.

Las tiendas que venden artículos no esenciales, los gimnasios, los cines y las peluquerías se verán forzadas a cerrar por un período de dos semanas, mientras que estará autorizada la reunión de una persona con otra que no viva bajo el mismo techo únicamente al aire libre, indicó el jefe del Gobierno.

Además, en Navidad, según informa Efe, quienes vivan en este nivel 4 -grave- no podrán reunirse con otros fuera de su «burbuja» familiar.

El primer ministro pidió a las personas que están en los distintos niveles de restricciones en que está dividido Reino Unido, en función del número de casos, quedarse en sus lugares de residencia mientras que la población debe «considerar cuidadosamente si hay necesidad de viajar al extranjero».

Además, quienes viven en áreas con el nivel 4, similar a un confinamiento, no estarán autorizados a viajar al extranjero, aunque con «excepciones limitadas», como puede ser por trabajo.

El «premier» ha pedido a los residentes del nivel 4 trabajar desde casa, mientras que ha modificado los planes para el período navideño al establecer que quienes estén en los niveles 1, 2 y 3 de restricciones -bajo, moderado y sustancial- solo puedan reunirse tres grupos de distintos techos únicamente el día 25.

Hasta hoy, estas reuniones estaban autorizadas entre el 22 y el 28 de diciembre, para dar flexibilidad a las familias.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, indicó este sábado que a raíz de «datos preliminares y el rápido aumento de los casos en el sureste (de Inglaterra)», el grupo asesor de Nuevas amenazas de virus respiratorios emergentes (NERVTAG, en inglés) considera «que la nueva cepa se expande más rápidamente». «Hemos alertado a la OMS y seguimos analizando los datos disponibles para mejorar nuestro entendimiento» del virus, añadió.

Ante esta situación, «es ahora más vital que nunca que la población tome medidas en su área para reducir la transmisión», puntualizó el director médico.

 

300 científicos piden una estrategia común europea para reducir radicalmente los contagios

La Voz

El manifiesto, que se publicará en «The Lancet», propone mantener restricciones fuertes hasta llegar a una incidencia diaria de 10 nuevas infecciones por cada millón de habitantes

Un grupo de 300 científicos europeos ha pedido, en un manifiesto que difundirá la revista The Lancet, una estrategia europea coordinada para reducir de forma drástica las cifras de contagios de coronavirus. El manifiesto está firmado por virólogos, como Christan Drosten o Melania Brinkmann, pero también por economistas como el director del Instituto de Estudios Económicos Ifo de Múnich, Clemens Fuest, o politólogas como la austríaca Bárbara Dreisach. La iniciativa surgió de Viola Priesemann, física del Insituto Max Planck que se ha especializado en simular la difusión de virus con modelos matemáticos. «Es como si fuera un gigantesco partido de fútbol en el que cada vez que el equipo del virus marca un gol puede contar con tres jugadores más», dijo al presentar esta declaración en un acto virtual. «Con ello, la defensa del equipo contrario -el sistema sanitario- queda en inferioridad numérica, se producen más goles y el equipo del virus siguen reforzándose con nuevos jugadores. Con cifras de contagios como ahora no se podrá reducir el número de muertos», sentenció.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Reino Unido confina domiciliariamente Londres y el sureste del país durante las Navidades