La generación británica de la guerra encabeza la vacunación en Europa

Arranca la primera campaña en el Reino Unido protegiendo a los mayores

POOL

londres / E. LA VOZ

Setenta y cinco años después de derrotar a la Alemania nazi, el Reino Unido celebró otro día señalado. El 8 de diciembre quedará para la historia como otro Día V, aunque en esta ocasión no por la inicial de la victoria en una contienda bélica, sino por el comienzo de la primera campaña de vacunación contra el covid-19 en el mundo.

 ¿Pero por qué calificarlo de este modo? Porque los protagonistas de la jornada han sido, precisamente, los integrantes de la generación que nació o vivió sus primeros años de vida bajo las penurias de la Segunda Guerra Mundial y que, por tener ochenta o más años de edad, han sido escogidos por las autoridades como los primeros en ser inmunizados contra el coronavirus.

Margaret Keenan, una mujer norirlandesa de 90 años, se convirtió en la primera persona en recibir la inyección contra el virus desarrollada por Pfizer BioNTech, en el Hospital de la Universidad de Coventry, a unos 153 kilómetros al norte de Londres.

Tras el pinchazo a Keenan, en otros 49 hospitales se comenzaron a aplicar las primeras 800.000 dosis que serán dispensadas en las próximas semanas a 400.000 personas, empezando por los mayores de 80 años que están hospitalizados, así como al personal sanitario.

Pese a no estar en este primer grupo, el primer ministro Boris Johnson no dudó en trasladarse al londinense Hospital Guy para presenciar el momento histórico momento y conversar con algunos de los que recibieron la inyección. «Es muy conmovedor escuchar cómo las personas dicen que lo están haciendo por el Reino Unido, que se están protegiendo ellos y además proteger al resto. Esto es bueno para ustedes y para el país», señaló el premier, quien, no obstante pidió no bajar la guardia ante la enfermedad.

Restricciones y optimismo

Precisamente ayer el ministro de Salud, Matt Hancock, advirtió que los casos continúan aumentando en Londres y que ello podría conllevar a endurecer las restricciones vigentes.

Además, las autoridades informaron de 616 nuevos fallecimientos registrados en los últimos días debido al covid-19, con lo cual el total de muertos desde que estalló la pandemia a principios de año es de 62.033 en el Reino Unido.

Tras anunciar que antes de las Navidades se comenzará a suministrar la vacuna en las residencias y geriátricos, donde se han producido más del 20 % de los decesos en el país, el ministro de Salud se mostró esperanzado de que «el verano del año 2021 sea grandioso, porque para la próxima primavera podremos comenzar a levantar las restricciones». 

El ejemplo de los famosos

Sin embargo, para lograr que la campaña de vacunación sea un éxito las autoridades deberán hacer mucha pedagogía. Solo el 42 % de los británicos aseguran que se podrán de la vacuna, frente al 21 % que dicen que no lo harán, de acuerdo a una encuesta publicada en noviembre pasado por la empresa Yougov. A esto hay que sumarle que en el Reino Unido la inmunización no es obligatoria.

Por eso, las autoridades han pedido a celebridades que se vacunen y que lo publiciten, en un intento por combatir el miedo y la desinformación. El reconocido comediante del grupo Monty Python, Michael Palin; o el guitarrista de The Rolling Stones, Ron Wood, ya han dicho que lo harán.

El tiempo dirá si los británicos hacen caso a la abuela Keenan.

«Si yo la puedo recibir a los 90 años, ustedes también pueden hacerlo»

j. c.

Margaret Keenan, la primera persona en recibir la vacuna de Pfizer

Se llama Margaret Keenan, tiene 90 años, cerca ya de los 91 y vive en la ciudad inglesa de Coventry. Ayer, a las 6.30 de la mañana, se convirtió en la primera mujer en recibir la vacuna contra el covid-19 de Pfizer, que es casi como decir que es la primera mujer occidental en inmunizarse frente al coronavirus que casi ha paralizado el mundo. Maggie, como la llaman sus familiares y amigos, acudió al hospital de su ciudad impregnada de ese aire que tienen los acontecimientos históricos. Vestida con un jersey navideño azul estampado con un alegre pingüino, permitió que la grabaran y fotografiaran mientras le inoculaban el compuesto sobre el que medio mundo ha depositado sus esperanzas de volver a la normalidad. Se sabe también el nombre de la enfermera que le puso la inyección: May Parsons, una profesional de origen filipino con más de veinte años de experiencia en el servicio de salud británico.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La generación británica de la guerra encabeza la vacunación en Europa