Rafael Amargo, tras su puesta en libertad: «Pablo Escobar había uno»

El bailarín y coreógrafo salió de los juzgados dando palmas y abrazos, tras pasar dos días en los calabozos acusado de tráficos de drogas. Asegura que tenía constancia de que le seguían


El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo ha calificado de «espectáculo innecesario» los dos días que ha estado detenido por su presunta implicación en una organización dedicada al tráfico de drogas y ha ironizado que «Pablo Escobar había uno».

El titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid ha acordado esta noche la puesta en libertad de Rafael Amargo, de su mujer y de las otras dos personas detenidas junto al bailarín y coreógrafo en la tarde noche del pasado martes por integrar supuestamente una red de tráfico de sustancias ilegales, han informado fuentes jurídicas.

Como medidas cautelares, se les ha impuesto a los cuatro detenidos la retirada del pasaporte, la prohibición de salir del territorio nacional y la obligación de acudir los días 1 y 15 de cada mes al Juzgado. Para adoptar su decisión, la magistrada ha valorado, entre otros elementos, el hecho de que los investigados tienen domicilio conocido y arraigo determinado. La Fiscalía de Madrid había solicitado el ingreso en prisión del bailarín y de su mujer.

Pasada las once de la noche, Amargo salía de los calabozos de Plaza Castilla exultante ante los medios de comunicación, dando palmas y un abrazo a su abogado, Cándido Conde-Pumpido. «Si que se me ve muy animado y tengo que estar mañana (por hoy) en el estreno de mi obra», ha señalado en referencia al estreno previsto para este ayer jueves de Yerma, aunque finalmente ha sido pospuesto un día más, y será finalmente el sábado, según han informado a EFE fuentes del Teatro de la Latina, de Madrid.

La cancelación del estreno ha sido acordada por la productora del espectáculo Yerma y el Teatro La Latina, que han decidido además que el estreno se celebre este sábado a las 18:00 horas, según ha precisado un comunicado del teatro. Además ha anunciado que Rafael Amargo, acompañado por toda la compañía de Yerma y por su abogado, Cándido Conde Pumpido, ofrecerán una rueda de prensa esta tarde a las 18:00 horas. «Las entradas adquiridas para la función de hoy podrán ser canjeadas por entradas para otro día o solicitar la devolución del importe, que será abonado por el mismo canal por el que se realizó la compra», agrega la nota.

Amargo ha defendido que «no hay nada» en su casa y que si llega a «organizar una campaña de márketing tan grande para su obra de teatro» no le sale mejor. No obstante, ha advertido que no se va a «quedar quieto» ya que «Pablo Escobar había uno» y las acusaciones de pertenecer a una organización criminales le sirven para «escribir una serie de televisión».

«Lo que hacen es dañar al artista pero me va a servir para escribir. En mi casa no había nada, había mucha alegría es un lugar donde han pasado muchos artistas», ha añadido.

Para Amargo «uno puede decir lo que le de la gana» sin y ha considerado que es de «poca vergüenza y poca humanidad» lo que le ha sucedido dos días antes de un estreno. Y es que el artista ha estado dos días «tirado en el suelo» de un «calabozo comido de mierda» y ha criticado esta situación ya que las administraciones tienen unas obligaciones.

Ha elogiado el papel de los policías que se han «portado muy bien» pero en cambio «la gente de los calabozos se ha portado nefastamente».

Amargo ha considerado un «furor» lo que se ha generado estos dos días ya que no se ha encontrado un «alijo» y se ha creado es un «espectáculo innecesario» que si le hubiera tocado a una persona «menos fuerte se lo cargan».

El artista, visiblemente emocionado, ha dado las gracias a todas las personas que le han apoyado. «Me gusta la fiesta y me gusta celebrar», ha dicho. También ha tenido palabras de cariño para su mujer, Luciana, que también fue detenida por la Policía Nacional. «Hace un año nos casamos y no lo sabía nadie», ha desvelado. «Voy a echar unos cojones como no he echado nunca y voy a romper las tablas», ha finalizado sus declaraciones sobre su actuación en Yerma.

Amargo abrazado a su abogado, Cándido Conde Pumpido
Amargo abrazado a su abogado, Cándido Conde Pumpido

El abogado defensor, Cándido Conde Pumpido, ha detallado esta mañana en una entrevista en Telecinco que recoge Europa Press que la libertad supone que «los hechos no eran tan graves como se pretendía» y como relataba el atestado policial, que recoge un amplio volumen de pinchazos telefónicos.

Desde el pasado abril, los detenidos estaban sujetos a vigilancias a instancias de las pesquisas dirigidas desde la Fiscalía Antidroga de Madrid y el Juzgado de Instrucción enumero 48 de Madrid. «Bajó incluso a hablar con los policías para ofrecerles tomar algo porque llevaban muchas horas y tuvimos alguna reunión incluso en el mes de abril en su casa. Y les dijimos que podían subir sin problema», ha relatado el abogado, quien ha insistido en que no hay ninguna organización criminal ni ningún clan.

Según el abogado, Amargo manifestó ante la juez que «la gente nunca sale con más de lo que vienen» y le indicó que en su casa «hay mucha alegría» refiriéndose en ambos casos al consumo de drogas. Al respecto, Conde Pumpido ha señalado que se trata del mundo de los artistas.

Diferentes tipos de drogas

En los registros de dos viviendas, una de ellas del artista y otra de su productor, la Policía halló 60 gramos de metanfetaminas, 40 de ketamina, tres botes de Popper, varias bolsitas de mefedrona, una bolsita de 2CB y dos pequeños botes de GHB -éxtasis líquid--.

También había una caja de testosterona de la marca Propandrol y un blíster de Viagra; además de una pequeño peso, 8 móviles (uno de ellos de tecnología antigua) y casi 6.000 euros en billetes de 100, 200 y 500 euros.

El descenso a los infiernos de Rafael Amargo: deudas, impagos y «adicciones»

La Policía Nacional encontró en las casas propiedad del bailarín Rafael Amargo registradas con motivo de una reciente operación antidroga en la que han hallado varios tipos de droga, así como ocho móviles y unos 6.000 euros, según una fotografía del alijo incautado facilitada este jueves por la Policía. Concretamente, había 100 gramos de metanfetaminas, 40 de ketamina, tres botes de Popper, varias bolsitas de mefedrona, una bolsita de 2CB (más conocido como cocaína rosa, Nexus o Tucibi), dos pequeños botes de GHB (conocido como éxtasis líquido), una caja de testosterona de la marca Propandrol y un blíster de Viagra; además de una pequeño pesa, 8 móviles (uno de ellos de tecnología antigua) y casi 6.000 euros en billetes de 100, 200 y 500 euros.

Fuentes de la investigación destacan que su valor equivale al de dos kilos de cocaína en el mercado. También se habrían hallado otro tipo de sustancias estupefacientes como la denominada x, conocida como «la droga del nuevo milenio». La mefedrona es una sustancia cuyos efectos se encuentran entre la cocaína y el MDMA. Es una anfetamina estimulante del sistema nervioso central que se puede esnifar, ingerir, inyectar o diluir por la mucosa anal.

El bailarín se acogió a su derecho a no declarar ante la Policía Nacional y fue ayer miércoles cuando recibió la visita de su abogado, Cándido Conde Pumpido, quien aseguró a Efe que el artista solo tenía «pequeñas cantidades para el consumo». El letrado calificó de «contrasentido» el hecho de que la Policía sitúe a Amargo «en la cúspide de una organización criminal que debería estar ganando muchísimo dinero», cuando «todos sabemos que Rafa no está en su mejor momento económico». «Si existiera esa organización no tendría ningún tipo de problema económico. Es otro indicio de que las cosas no son como se cuentan», añadió el letrado, que se ocupa de la defensa de Amargo, su pareja y su productor.

La organización que presuntamente lideraría Amargo habría comenzado como un negocio de «menudeo», convirtiéndose finalmente en algo de mayor envergadura. La policía explicó que llevaban casi un año tras la pista del bailarín en una operación «laboriosa» y que su organización se dedicaba supuestamente a almacenar y distribuir drogas en varios barrios del centro de Madrid.

 «No tenía ni para comer»

La detención de Rafael Amargo supuso un shock para muchos de sus conocidos y amigos, y para el público en general. Según desveló La Razón, varias personas cercanas explican que el bailarín estaba pasando una difícil situación económica. «Estaba sin un duro, no tenía ni para comer».

Además, testigos presenciales explicaron que su detención fue espectacular y se produjo justo cuando salía del ensayo de Yerma e iba a subirse a un taxi. «Se han abalanzado sobre él una decena de policías. De ahí se lo han llevado detenido y lo han metido en un coche de la policía. Ha sido todo muy rápido y espectacular. Por lo que hemos oído después, de ahí se lo han llevado a su casa para efectuar un registro», añaden. 

El portal Vanitatis aseguraba que el bailarín arrastraba desde hace años numerosas deudas y embargos. Con una sola propiedad a su nombre, un piso en el barrio de Malasaña sobre el que pesan varios embargos, Amargo aseguraba estar «casi en la ruina», incapaz de hacer frente a las deudas contraídas en los últimos años. Reconocía en una entrevista que parte de ella había sido provocada por un teatro en Barcelona que había cancelado un proyecto cuando ya había echado a andar, y él no había podido hacer frente a los pagos de los trabajadores, que terminaron denunciándolo. Decía ser «una víctima». «El teatro ha cerrado y hay otras tres compañías en la misma situación que la mía, la pena en mi caso es que los elencos de las otras compañías no han denunciado a su director, han denunciado al teatro», aseguraba a Vanitatis. 

«He pagado siempre a todos mis empleados y además a algunos cuantos incluso les he llegado a avalar sus pisos», añadía. «No soy millonario. Me han tenido que invitar a almorzar y a cenar en restaurantes, y mis padres han estado a mi lado, llorando y sufriendo», decía. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rafael Amargo, tras su puesta en libertad: «Pablo Escobar había uno»