De Málaga a Santiago para tratar a su bebé con parálisis: «Necesitamos 30.000 euros y no tenemos recursos»

Los padres de Dante, un niño de nueve meses, asumen que pedirán un préstamo para una terapia que mejorará la calidad de vida del pequeño


LUGO / LA VOZ

Dante cumplió nueve meses de vida el 24 de noviembre. Una complicación en el parto le provocó una parálisis cerebral que hace que tenga que alimentarse a través de una sonda nasogástrica. El pequeño estuvo dos meses en la uci y, además, tuvo que someterse a una intervención poco después de nacer. Además, tiene problemas respiratorios y por las noches necesita oxígeno para dormir. Este bebé, que ya sonríe a pesar de su corta edad, vive en Villanueva de Algaidas, un pueblo de Málaga. Pero en enero, Dante y sus papás se trasladarán al Centro Sanitario Foltra, en Teo (Santiago de Compostela) para empezar un tratamiento diario con hormonas del crecimiento, determinante para mejorar su calidad de vida y fijar un futuro esperanzador al que todos los niños deberían poder acceder. Este tipo de terapia genera células madre que, posteriormente, se transforman en neuronas que pasan a formar parte de la parte dañada del cerebro de Dante. Además, se someterá a sesiones de rehabilitación y, más concretamente, de logopedia y fisioterapia.

Sin embargo, la terapia, que durará al menos un año, cuesta aproximadamente 30.000 euros —2.500 al mes—, según los cálculos de los padres de Dante, que asumen con la voz rota que tendrán que pedir un préstamo para tratar a su pequeño. «Somos una familia humilde», explican. Además, el precio es estimado ya que, dependiendo de las necesidades del niño, podría aumentar.

Dante y sus padres ya estuvieron en la clínica de Teo y por recomendación de los progenitores de otro pequeño de Málaga que había sido tratado allí a finales de octubre. El viaje no fue fácil para este bebé puesto que su mochila de oxígeno tiene autonomía para unas cuatro o cinco horas. Era tal el riesgo de un viaje en coche de más de 1.000 kilómetros, que la clínica hizo una excepción y revisó previamente el historial médico de Dante. Y los médicos determinaron que el bebé era apto para el tratamiento. Fue a finales de octubre cuando este niño y sus padres viajaron hasta Galicia para una exploración física que confirmase que este pequeño podría mejorar con la terapia.

Ola de solidaridad

«Cuando decidimos que queríamos irnos para Galicia surgió una campaña de recogida de tapones para intentar recaudar fondos», explica Bea Guerrero, la madre del pequeño. La iniciativa surgió en Málaga y se extendió por Córdoba y Granada. Fueron muchas las personas que no se conformaron con donar plástico y que pidieron enviar dinero, por lo que habilitaron un número de cuenta para el tratamiento de Dante.

La campaña cruzó el país para aterrizar en A Terra Chá a través de una comerciante andaluza, Encarna, y de Yolanda Cabana, que removieron cielo y tierra para contactar con los padres de Dante y poder iniciar su particular campaña en el interior de la provincia de Lugo. «Nos está ayudando gente que no nos conoce, estamos muy agradecidos porque sabemos lo difícil de la crisis que estamos viviendo», explican los padres del bebé.

«La iniciativa empezó hace menos de un mes, vi el caso por las redes sociales, me conmovió. No sabia como localizar a la familia y me acordé de que encarna es andaluza. Ella consiguió localizarlos. Entonces decidimos contribuir. Las distintas tiendas tenemos una caja para que la gente deposite allí los tapones. Al final, se unieron tantos comercios que tuvimos que decir que no a algunos por tema de logística», explica Yolanda, que cuenta que no hay día en el que no le pregunten por el pequeño Dante. Cuanto termine la recolección, ella y Encarna llevarán los tapones a una planta de reciclaje Rábade y el dinero recaudado irá para tratar a este bebé, al que le queda toda la vida por delante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

De Málaga a Santiago para tratar a su bebé con parálisis: «Necesitamos 30.000 euros y no tenemos recursos»