Madrid inaugura el hospital Isabel Zendal con solo 116 de los 669 profesionales que se necesitan para ponerlo en marcha

Ayuso asegura que el centro para pandemias, que aspira a convertirse en referente internacional, empezará a recibir pacientes de toda España a partir de la próxima semana


Redacción

Construido en un tiempo récord de tres meses y diez días, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acaba de inaugurar el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, dedicado en exclusiva a atender a pacientes de pandemias, como la actual del coronavirus. El centro, que aspira a convertirse en un «referente internacional», nace en medio de una polémica de la que no ha logrado desprenderse desde que se presentó el proyecto. Mientras que el Gobierno regional lo defiende como una necesidad para afrontar situaciones de crisis y que ofrece incluso para atender a enfermos de toda España, las críticas han surgido tanto desde dentro del colectivo de sanitarios, que cree que deberían reforzarse los servicios ya existentes, como de los partidos de la oposición, que argumentan que se ha levantado para mayor gloria de Díaz Ayuso.

El hospital empezará a recibir pacientes dentro de una semana, pero todavía llevará su tiempo hasta que funcione a pleno rendimiento y se ocupen sus 80.000 metros cuadrados, con 1.000 camas de hospitalización y 48 de uci. De hecho, solo se pondrá en marcha el pabellón número 2 (con 240 camas de hospitalización y 48 de uci), para el que se necesitarán 669 profesionales (103 médicos, 247 enfermeras y 179 auxiliares de enfermería, entre otros, de los que, por el momento, solo se han presentado voluntarios 116. Y ahí radica una de las principales críticas a la infraestructura: que se ha construido sin contratar a nuevos sanitarios, ya que los que se incorporarán a la instalación se derivarán, en la mayor parte de los casos, de otros hospitales.

J. Hellín. POOL

La polémica se hizo sentir en la inauguración, a la que no asistieron ni representantes de los partidos políticos de la oposición ni el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se excusó por problemas de agenda. En su lugar acudió la secretaria de Estado de Sanidad, Isabel Calzón. El acto en el interior coincidió con una protesta en el exterior convocado por el colectivo Sanitarios Necesarios, que reunió a un centenar de personas en contra de un «centro innecesario» y a favor de la sanidad pública. Su portavoz, Dora García, explicó que el hospital no representa más que «la especulación, el ladrillo y la devastación de la sanidad pública madrileña».

«Utilidad puede tener poca y, de hecho, no va a tener pacientes hasta dentro de unos días. No tiene trabajadores y ha tenido un sobrecoste de más del doble», apostilló. Esta última acusación fue negada por el director general de Infraestructuras Sanitarias de la Comunidad de Madrid, Alejo Joaquín Miranda. «No existen ni desviaciones ni existe un sobrecoste, puesto que un sobrecoste es exactamente cuando se contrata una cosa y cuesta más», dijo. Aunque eludió concretar el coste, la obra se presupuestó inicialmente en algo más de cuarenta millones y, según distintas fuentes, acabó costando cien.

Frente a las críticas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró que el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal -bautizado así en honor a la gallega que llevó a 22 niños de A Coruña en la Expedición Balmis para inocular la viruela en las colonias españolas de ultramar-  es «un hospital para España» que se convertirá en «un pulmón asistencial» frente a emergencias y «bomba de oxígeno para los profesionales» sanitarios.

Ayuso subrayó que se trata de un día «para la esperanza» porque a partir de ahora «Madrid y toda España contarán con un centro hospitalaria a nivel mundial». «Los madrileños inauguran con orgullo el Hospital Isabel Zendal, que es la representación del esfuerzo, la perseverancia y la lucha de una región contra el virus. Es el recordatorio de que cuando Madrid se marca un objetivo y trabaja con convicción, se pueden superar las metas más difíciles», dijo.

Para la presidenta, «es la prueba de la manera seria y rigurosa que tiene Madrid de afrontar los más graves problemas, sumando esfuerzos muy diversos presididos siempre por una misma voluntad de salir adelante». «Madrid nunca se detiene, Madrid no desfallece», recalcó.

En la inauguración también participó el líder nacional del PP, Pablo Casado,quien recriminó la ausencia en la inauguración del centro del presidente del Gobierno. «Hoy -dijo- es un día en el que deberíamos estar aquí todos juntos para reivindicar mejores instalaciones, más medios para los sanitarios y, sobre todo, para prevenir cualquier tipo de contagios y que no sigamos teniendo una cifra de fallecidos insoportable», ha manifestado.

La ministra portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró sobre la polémica que el Ejecutivo «ni entra ni sale» en la gestión de los recursos sanitarios en la Comunidad de Madrid, si bien ha cargado contra el «victimismo» de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso. Recordó que es la autonomía que más dinero ha recibido del Fondo Covid-19 de 16.000 millones que el Ejecutivo puso en marcha para repartir entre las autonomías.

Más  críticos se mostraron los grupos parlamentarios de izquierda en la Asamblea de Madrid (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos), que tacharon de «chapuza» el nuevo Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, que consideran que no está «justificado» y parece más «un plató de televisión».

«¿Aquí hay quirófanos?», la pregunta inocente de Casado que Ayuso no supo responder

La Voz

El líder del PP, asombrado por la espectacularidad del hospital Isabel Zendal, puso en un incómodo brete con su curiosidad a la presidenta de la Comunidad de Madrid

«Es espectacular». El líder del PP, Pablo Casado, no parecía salir de su asombro durante la visita que esta mañana realizó al Hospital de Emergencias Isabel Zendal en el acto inaugural del centro, en el que estuvo acompañado como cicerones por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y por el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez Almeida. No paraba de preguntar, embelesado por lo que estaba viendo. Y Ayuso corroboraba sus exclamaciones: «¡Es brutal, eh! Es brutal, tiene de todo». Hasta que la curiosidad de Casado la puso en un incómodo brete. Lo hizo con una pregunta aparentemente inocente en la que solo obtuvo el silencio como respuesta. «¿Hay quirófanos aquí?», inquirió de forma inocente. Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid no supo responder. Fue un momento en el que se sucedió un molesto silencio durante unos breves segundos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Madrid inaugura el hospital Isabel Zendal con solo 116 de los 669 profesionales que se necesitan para ponerlo en marcha