Madrid inaugura el hospital Isabel Zendal con solo 116 de los 669 profesionales que se necesitan para ponerlo en marcha

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Chema Moya

Ayuso asegura que el centro para pandemias, que aspira a convertirse en referente internacional, empezará a recibir pacientes de toda España a partir de la próxima semana

01 dic 2020 . Actualizado a las 19:36 h.

Construido en un tiempo récord de tres meses y diez días, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acaba de inaugurar el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, dedicado en exclusiva a atender a pacientes de pandemias, como la actual del coronavirus. El centro, que aspira a convertirse en un «referente internacional», nace en medio de una polémica de la que no ha logrado desprenderse desde que se presentó el proyecto. Mientras que el Gobierno regional lo defiende como una necesidad para afrontar situaciones de crisis y que ofrece incluso para atender a enfermos de toda España, las críticas han surgido tanto desde dentro del colectivo de sanitarios, que cree que deberían reforzarse los servicios ya existentes, como de los partidos de la oposición, que argumentan que se ha levantado para mayor gloria de Díaz Ayuso.

El hospital empezará a recibir pacientes dentro de una semana, pero todavía llevará su tiempo hasta que funcione a pleno rendimiento y se ocupen sus 80.000 metros cuadrados, con 1.000 camas de hospitalización y 48 de uci. De hecho, solo se pondrá en marcha el pabellón número 2 (con 240 camas de hospitalización y 48 de uci), para el que se necesitarán 669 profesionales (103 médicos, 247 enfermeras y 179 auxiliares de enfermería, entre otros, de los que, por el momento, solo se han presentado voluntarios 116. Y ahí radica una de las principales críticas a la infraestructura: que se ha construido sin contratar a nuevos sanitarios, ya que los que se incorporarán a la instalación se derivarán, en la mayor parte de los casos, de otros hospitales.

J. Hellín. POOL

La polémica se hizo sentir en la inauguración, a la que no asistieron ni representantes de los partidos políticos de la oposición ni el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se excusó por problemas de agenda. En su lugar acudió la secretaria de Estado de Sanidad, Isabel Calzón. El acto en el interior coincidió con una protesta en el exterior convocado por el colectivo Sanitarios Necesarios, que reunió a un centenar de personas en contra de un «centro innecesario» y a favor de la sanidad pública. Su portavoz, Dora García, explicó que el hospital no representa más que «la especulación, el ladrillo y la devastación de la sanidad pública madrileña».