El aire ártico irrumpe en Galicia: un puente de lluvia, frío y nieve

Una masa de aire polar marítimo entrará en la comunidad a partir del jueves. Se esperan, además, fuertes vientos y grandes olas


Quizás el mejor plan para el puente de diciembre sea el de peli y manta. Al menos las condiciones atmosféricas serán favorables para llevarlo a cabo. Los modelos meteorológicos siguen apostando por el escenario que llevan sosteniendo durante las últimas horas. El anticiclón de las Azores se desplazará hacia el oeste y una profunda borrasca se va a situar sobre el Reino Unido. Ambos acordarán crear un pasillo de isobaras por el cual se va a deslizar una masa de aire frío y húmeda que llega desde el Ártico.

El cambio de tiempo se producirá partir del jueves. Antes, los gallegos todavía podrán disfrutar de algunas horas más de sol y temperaturas suaves gracias al viento flojo. Hoy, por ejemplo, se esperan valores máximos en torno a los 20 grados, especialmente en la mitad sur de la comunidad. Mañana persistirán los efectos de las altas presiones, pero con un descenso significativo del termómetro. Será un buen día para rescatar la ropa de abrigo del armario, que hasta ahora no se le ha dado demasiado uso, salvo para combatir la sensación de frío que hay al amanecer y por la noche, normal para la época del año. Sin embargo, las temperaturas durante los últimos meses han sido noticia sobre todo por ser altas para la época del año. Esto también favorecerá que el inminente cambio de patrón atmosférico llegue de forma brusca en este otoño que, hasta ahora, está siendo seco y cálido en muchos momentos.

El jueves comenzarían a materializarse los efectos de la entrada de aire polar, la más intensa de la estación. El viento soplará de componente oeste. Un aire que se encargará de canalizar la influencia atlántica sobre Galicia. La jornada arrancará con chaparrones que se concentrarán únicamente en el litoral de la provincia de A Coruña, aunque irán extendiéndose al resto del territorio a medida que avance el día. Habrá, además, un primer descenso térmico, más acusado en las mínimas. La nieve debería aparecer ya por encima de los 1.300 metros de altura.

El viernes comenzará a penetrar la parte más gélida de la masa polar. La inestabilidad irá a más. Las precipitaciones serán generalizadas, caerán en cualquier momento y ocasionalmente lo harán acompañadas de tormentas. Se espera, también, que descienda la cota de nieve. Siempre es difícil precisar cuánto lo hará ya que no solo depende del frío sino también de que haya suficiente humedad. Todo parece indicar que la nieve haría acto de presencia en otras zonas que no sean de montaña, al menos por debajo de los 1.000 metros de altura. Lógicamente las temperaturas seguirán con su tendencia a la baja. El viento del noroeste soplará con fuerza y parece que el temporal en el mar está prácticamente garantizado. De momento, lo que se puede decir del fin de semana es que el viento será del noroeste. Esta circulación del aire asegura una situación de lluvias intermitentes, pero puntualmente fuertes. También temperaturas bajas, tanto las diurnas como las nocturnas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

El aire ártico irrumpe en Galicia: un puente de lluvia, frío y nieve