Tirones de pelos para conseguir el robot de cocina de Lidl

Monsieur Cuisine desató la locura en el «Black Friday» y se agotó a las pocas horas de salir a la venta

Un hipermercado Lidl de Vigo, en una imagen de archivo
Un hipermercado Lidl de Vigo, en una imagen de archivo

La pandemia ha desatado el furor por la cocina, y tanto tiempo en casa entre recetas, sartenes y ollas ha acabado también desencadenando una guerra por conseguir el mejor robot de cocina. Bueno, el mejor o el más barato. Porque en esa guerra por hacerse con el mercado están batallando Lidl y Thermomix en una competencia feroz que se ha llevado de calle el primero. Y a la calle precisamente se ha echado la gente que, a falta de bares abiertos, ha encontrado en el Black Friday el frenesí por el consumo. Pero a lo loco. Colas y madrugones han valido la pena para hacerse con el famoso Monsieur Cuisine, que ha salido a la venta por 359 euros, junto con la versión infantil, a 29,99, para esos minichefs de la casa. Porque esta vez Lidl ha evitado la venta online y quienes desearon comprarlo tuvieron literalmente que pelearlo en los centros que el gigante tiene repartidos por todo el país.

En Galicia, esa tensión se elevó entre forcejeos, insultos y choques cuerpo a cuerpo después de que la gente se pegase la panzada de ponerse a la cola a las siete de la mañana con tal de tener uno en sus manos. Nada más abrir sus puertas, desde Ribadeo a Ourense, de Vigo a A Coruña, la gente se lanzó a por el robot que estaba colocado en palés ante la mirada atónita de los empleados que intentaban organizar a la marabunta.

«En 3 minutos estaban los palés vacíos», asegura una de las compradoras de Vigo que, gracias a su pareja, un tipo fuerte, se hizo con el deseado robot al tercer intento. «Quienes veían a una persona que llevaba en el carrito dos, se acercaban sin dudarlo para pedirle uno», apunta la misma clienta que a las 7.45 ya había cogido posición en la cola: decimotercera.

En Ourense los dos aparcamientos de los centros comerciales de Lidl estaban el viernes a reventar y en uno de ellos (en Quintela) la cola de clientes llegaba a la carretera. Había gente esperando desde las siete y media de la mañana, porque aún había algún iluso que pretendía llevarse dos. En el que está cerca de Carrefour a las nueve y cinco ya no había rastro de ningún Monsieur Cuisine, así que en ese tiempo de espera la cola se convirtió... en fila. ¿Para qué? ¡Para apuntarse en lista de espera!, de modo que los empleados solo dejaban pasar a la gente que iba a comprar otras cosas... En esas circunstancias, y ante tanta desesperación por la compra, algunos se conformaron con llevarse la versión infantil. 

«Voló». Así se pronunció también ayer una cajera del Lidl de Ribadeo al ser preguntada por un cliente sobre el mismo superelectroméstico que, como en toda Galicia, causó furor, pero a esta localidad de A Mariña solo llegaron 15 unidades, por lo que a todos aquellos que se quedaron chafados se les dio la opción de reservarlo también. 

Ante tal avalancha y después de ser trending topic por agotar su producto, Lidl ha manifestado en Twitter: «La venta del Monsieur Cuisine ha vuelto a ser un éxito. Lamentamos que algun@s de vosotr@s no hayáis podido adquirirla. Estad atentos a nuestros canales para saber cuándo serán sus próximas fechas de venta». Habrá que esparar a la tercera ola.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Tirones de pelos para conseguir el robot de cocina de Lidl