La atmósfera gira 180 grados: llega el aire polar a Galicia

A finales de esta semana una masa de aire muy frío dejará lluvia intensas, nieve y un notable descenso térmico


La actividad ciclónica al norte y sur de la Península se presenta de lo más interesante para los próximos días. Cerca de Madeira está la borrasca Clement, nombrada por el Servicio Meteorológico de Portugal. Sin embargo, el Centro Nacional de Huracanes sigue de cerca este sistema de bajas presiones ante la posibilidad de que experimente una transición y se convierta en ciclón subtropical. De hecho, la probabilidad de que suceda ha aumentado en las últimas horas de un 20 a un 40 por ciento. Si finalmente se consuma la metamorfosis, el NHC tendría que bautizar el ciclón como Kappa. Podría ser el último de la temporada. Y no podría terminar de otra forma que con este extraño sistema de bajas presiones con dos nombres.

Mientras, al norte está empezando a cocinarse los ingredientes que a finales de semana protagonizarán un cambio radical. La atmósfera girará 180 grados de cara al próximo fin de semana. El anticiclón de las Azores, que ahora mismo extiende su influencia desde el Atlántico hacia el interior de Europa, empezará a moverse y su radio de acción abarcará casi toda la cuenca oceánica, de sur a norte. Al mismo tiempo una profunda borrasca se va a ir deslizando justo en la dirección contraria, de norte a sur, hasta situarse sobre el Reino Unido. Como los vientos de las altas presiones giran a favor de las agujas del reloj y de las bajas presiones en contra, se va a crear un corredor de vientos del noroeste que permitirá que una masa de aire muy fría y húmeda procedente del Polo Norte llegue directamente hasta la comunidad gallega.

Como siempre ocurre, el primer cambio meteorológico se percibirá en el estado del cielo. El aire gélido será fuente de inestabilidad. Así que regresa la lluvia. Las primeras lluvias llegarán de la mano del frente asociado a la borrasca, que barrerá la comunidad descargando con fuerza, especialmente en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Inmediatamente después de la visita del frente atlántico, el viento rolará de suroeste a noroeste. Será entonces cuando penetre la masa de aire polar. Las lluvias serán de tipo chaparrón, acompañadas de granizo y aparato eléctrico y, la gran novedad, es que caerá en forma de nieve en cotas relativamente bajas. Ahora mismo no está muy claro cuánto podría descender esa cota, pero parece probable que pueda nevar a partir de los 600-700 metros de altura, si se confirma el escenario en el que ahora mismo coinciden los principales modelos meteorológicos.

En este episodio invernal de lluvia, viento y nieve no podría faltar, por supuesto, el descenso importante de las temperaturas, que pasarían de presentar anomalías positivas a negativas, por debajo de la media. Habrá que ver, además, con qué intensidad sopla el viento ya que de ello dependerá la intensidad de la sensación térmica de frío. También cuánto se aproxime la borrasca porque podría haber, además, un temporal marítimo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La atmósfera gira 180 grados: llega el aire polar a Galicia