«Mask Singer»: Y bajo el disfraz de gamba había un exministro

Máximo Huerta y Cristina Pedroche, nuevos famosos desenmascarados en el programa de Antena 3. Por el momento, las principales quinielas van acertando con los conocidos personajes que se esconden tras los disfraces en el programa


Redacción / La Voz

Mask Singer va semana a semana cumpliendo los pronósticos que los fans más avispados descubrieron hace tiempo en el perfil de Instagram de la representante Susana Uribarri. Si primero se trató de Georgina, después de Pepe Navarro y el anterior miércoles, Norma Duval, todos ellos sus representados, ayer le tocó a otro de ellos. En este caso se trataba de Máximo Huerta, que se quitó la máscara de Gamba en la cuarta gala del programa revelación de la temporada. El escritor y periodista tuvo un efímero paso por el ministerio de Cultura y Deporte en el primer gobierno de Pedro Sánchez. 

Acertó uno de los investigadores, Javier Ambrossi, y también buena parte de los espectadores, que tras su estreno hace dos semanas, ya apuntaron que se trataba del escritor y exministro. «Eres un ejemplo de valentía, de coherencia y de vivir la vida. Te quiero y a partir de ahora te admiro mucho más», le dijo el actor y director. «Nadie lo sabe, solo mis sobrinas que se habrán divertido muchísimo más que yo. Estaba callado», confesaba Huerta. «Creo que la vida hay que vivirla al máximo, creo que la vida está para gastarla, que en una vida caben muchas etapas... Venir a divertirse creo que es maravilloso y volver a sentirse otra vez como un niño», aseguró Máximo Huerta. 

La identidad de Gamba era un secreto a voces en Twitter, pero también coincidía con las teorías que confían en los descuidos (intencionados o no) de Susana Uribarri. Porque, ¡sorpresa!, Máximo Huerta también es su representado. Hace tiempo posó junto a él y Tamara Falcó (también en las quinielas de ser una de las famosas enmascaradas en Mask Singer) en una foto que subió a su Instagram. Las teorías se confirman.

Otra cosa es lograr entender si es un garrafal error por parte de la representante, con tablas suficientes en esos lides para no cometer esos descuidos, o se trata de una estrategia promocional para que se hable (aún más) del concurso. Si se trata de una filtración que ha sido sin querer, cabe esperar que alguien haya tenido una charla con Uribarri para advertirle de que estaba contando más datos de la cuenta en sus redes sociales. Y muchos telespectadores no entienden cómo Antena 3 ha permitido que de una manera tan fácil, se perdiera gran parte de la magia que encierra Mask Singer.

Pero Máximo Huerta no fue la única sorpresa de la noche. La cuarta gala de Mask Singer sirvió para confirmar sospechas sobre algunas identidades ocultas bajo las máscaras, y rodear de incógnitas otras. En la gala de ayer actuaron cinco máscaras: Cuervo, Cerdita, Caniche, Gamba y Camaleón. La identidad de Gamba ya se sabe, y es cierto que era uno de los nombres que más sonaba desde hace dos semanas.

Pero por ejemplo Cuervo, con sus nuevas pistas y su canción, hizo que se cayensen de la lista de probables nombres como Julio José Iglesias. El más repetido en redes sociales, y que ninguno de los jueces acertó, fue el de Jorge Lorenzo. Y lo cierto es que tanto su voz como alguno de sus gestos coincidían, y mucho con el del expiloto de motos. Eso sí, habrá que esperar dos semanas más para saber si es el desenmascarado o sigue en el concruso.

Algo parecido pasó con Cerdita, disfraz sobre el que sonaban nombres como Bárbara Rey y Antonia Dell'Atte. Se salvó en el último asalto así que también habrá que esperar para conocer su verdadera identidad.

Ayer el nombre que más sonaba en redes sociales era el de Terelu Campos, lo cual sería llamativo porque recientemente ha trabajado con los Javis en su serie Paquita Salas. Su interpretación de Cadillac, de Loquillo, dejó completamente descolocados a los investigadores, peor no tanto a los espectadores del programa en Twitter. 

 

También generó dudas Camaleón, al menos en los investigadores, que parecían muy perdidos. Bien es cierto que las pistas del Camaleón tampoco ayudaron mucho a despejar misterios. 

Tras interpretar Shotgun, de George Ezra, en la que los investigadores alabaron sus dotes para la canción, los espectadores apostaban por Álvaro Benito, cantante de Pignoise y exfutbolista. Pero ninguno de los investigadores cayeron en ese nombre. Calvo apostó por Dabiz Muñoz, Ambrossi por el actor Maxi Iglesias, Malú por David Villa y José Mota por Jesús Mariñas. Aunque en las redes sociales sonaban nombres como Miguel Ángel Muñoz, Saúl Craviotto, Juan Carlos Ferrero y el patinador Javier Fernández. 

Todo parece apuntar que bajo Caniche se confirma la identidad de Tamara Falcó, de máxima actualidad en los últimos días al publicarse que tiene nuevo novio, pero para saber si es ella o no, también habrá que tener, al menos, dos semanas de paciencia más.

Las pistas que ofreció sembraron numerosas dudas, lo que despistó mucho a los investigadores. José Mota apostó por India Martínez, Ambrossi por Genoveva Casanova, Malú por Blanca Suárez o Helen Lindes y Javier Calvo por María Pombo. 

Y la máscara invitada, en este caso, fue un Robot, bajo el que se escondía Cristina Pedroche.

La próxima semana las ocho máscaras que quedan actuarán en el programa y una de ellas, de nuevo, será desenmascarada. Mask Singer fue seguido ayer por más de 2.540.000, y obtuvo una cuota de pantalla del 21,6 %. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Mask Singer»: Y bajo el disfraz de gamba había un exministro