Carolina de Mónaco presume con naturalidad de sus canas

A sus 63 años, la hermana mayor del príncipe Alberto sigue destacando por su elegancia en cada aparición


Hay gente elegante. Y luego está Carolina de Mónaco. Sí, llevamos años sabiéndolo. Pero es que lo demuestra con cada aparición. Y con cada una de sus decisiones. No hablo del conjunto de chaqueta y falda con un remate de plumas de Chanel Alta Costura con el que se presentó en la fiesta nacional de Mónaco, de la que hablé aquí el viernes, sino de su adiós al tinte, que me había quedado pendiente y algo de lo que me apetecía hablar. A sus 63 años, la hermana mayor del príncipe Alberto luce sus canas con toda naturalidad. Hasta presume de ellas, diría yo. Fue una de las presencias más señaladas de los actos celebrados en la catedral y el palacio del Principado, aunque, ya se sabe, hay ausencias que son más clamorosas, como las ya comentadas de Carlota Casiraghi y su tía Estefanía.

El legado de Paquirri

Fran y Teresa Rivera. Otra saga que nos tiene en vilo. La segunda parte del programa especial sobre la herencia de Paquirri contó con su hermana, Teresa Rivera, que demostró que no tiene pelos en la lengua. Pero estas cosas, ya se sabe, suelen provocar reacciones en cadena. Y la de Fran Rivera no se ha hecho esperar, que compartió en sus redes sociales una foto con un traje de torero de su padre y la frase: «La mejor herencia... Mi sangre». Hay quien ve en esto un homenaje a la vocación que heredó de Paquirri, claro que también hay quien piensa que Fran está aprovechando para elogiarlo en su condición de padre que siempre estuvo ahí para su familia. De dardo envenenado a Isabel Pantoja se ha llegado a calificar, aunque, para estocada, la otra foto que compartió con sus seguidores: su padre y Carmina Ordóñez, con un Fran niño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carolina de Mónaco presume con naturalidad de sus canas