«Mask Singer», el fenómeno mundial también arrasa en España

El programa de Antena 3 se impone sobre «La que se avecina»


redacción / la voz

Los pronósticos no se equivocaron. Al igual que sucedió en Alemania, México, Australia, Reino Unido, Holanda e Italia, entre otros países, Mask Singer también arrasa en España. Después de haber debutado la semana pasada en Antena 3 como el mejor estreno de entretenimiento de los últimos años, con un 27,4 % de cuota de pantalla y 3.740.000 espectadores, este miércoles, en su segundo programa, ha consolidado su liderazgo. Con la audiencia cada vez más fragmentada, es ya difícil para la televisión en abierto conseguir registros como el que logró en esta nueva entrega el concurso de Antena 3: 3.123.000 espectadores y un rotundo 23,9 % cuota de pantalla. El dato en Galicia alcanzó los 184.000 espectadores y un 24,2 % de los gallegos que veían esa noche la televisión.

Y todo para un formato que se ha exportado desde Corea para el mundo y que se ha convertido en el fenómeno televisivo del año. Mask Singer sorprende por su simpleza, porque se alimenta de la curiosidad: consiste en averiguar qué famosos cantan canciones dentro de una serie de disfraces que representan a muñecos de animales. Sus identidades se conservan en el más absoluto de los secretos, pero el programa promete asombrar al espectador.

Una de las claves de la selección de personajes disfrazados es el factor sorpresa, ya que, según aseguran, no se trata de los habituales rostros que pululan por la televisión, sino que son figuras inesperadas. Así ha ocurrido con los dos desenmascarados hasta ahora. En el primer programa, de debajo de la máscara de un león salió Georgina Rodríguez, la novia de Cristiano Ronaldo. Oculto bajo un disfraz de pulpo, el segundo eliminado fue el presentador Pepe Navarro, alejado de la pantalla desde hace años.

El programa, presentado por Arturo Valls con su habitual desenfado, cuenta con un cuarteto de «investigadores» que está compuesto por Los Javis, Malú y José Mota. Su papel no es el de un jurado al uso, porque no hay nada que juzgar ni valorar. Solo hacen preguntas y lanzan nombres al aire para intentar adivinar identidades. Al final es el público el que elige quién es el participante eliminado sin un criterio establecido ni un sistema de puntuación. Se trata solo de desvelar quién está debajo de la máscara.

Las cifras de audiencia logradas por Mask Singer son todavía más reveladoras si se tiene en cuenta que este miércoles Telecinco quemó un importante cartucho para intentar neutralizar al espacio, estrenando la temporada número 12 de su comedia La que se avecina. Pero el programa de Antena 3 se impuso y marcó distancia. Y es que, a diferencia de gran parte de la oferta televisiva, Mask Singer ha logrado recuperar un efecto que la programación lineal parecía haber perdido: el de congregar al público de forma simultánea para interactuar y especular en grupo. Quien no lo ve en directo, pierde la oportunidad de sorprenderse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Mask Singer», el fenómeno mundial también arrasa en España