El científico responsable de la vacuna de Pfizer calcula que a mediados del año que viene volveremos a tener una vida normal

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Ugur Sahin, CEO y cofundador de BioNTech
Ugur Sahin, CEO y cofundador de BioNTech FABIAN BIMMER | reuters

Ugur Sahin, director ejecutivo de la compañía BioNTech, está seguro de que su vacuna acabará con la pandemia. «Hasta el lunes, no sabíamos si el sistema inmunológico iba a responder. Ahora tenemos pruebas de que las vacunas pueden vencer al virus», celebró en una entrevista al diario inglés «The Guardian»

14 nov 2020 . Actualizado a las 21:19 h.

Hasta que este lunes se revelaron los esperanzadores resultados del último ensayo de la vacuna de Pfizer, concretamente los del análisis intermedios de la fase 3 -todavía quedan por conocer las conclusiones del estudio completo-, Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech, la compañía alemana que se socia de la farmacéutica estadounidense en esta investigación, no estaba seguro de si su fármaco desencadenaría una reacción lo suficientemente fuerte del sistema inmunológico humano. «La vacuna impide que el virus acceda a nuestras células -confirmó en una entrevista concedida al diario británico The Guardian-. Pero incluso si el covid-19 lograse entrar, las células T [linfocitos que reconocen, responden y recuerdan a agentes infecciosos] lo atacarían y lo eliminarían. Hemos entrenado muy bien al sistema inmunológico para perfeccionar estos dos movimientos defensivos. Ahora sabemos que el virus no puede defenderse contra estos mecanismos».

El también cofundador de la biotecnológica ha puesto además fecha al momento más esperado por medio planeta: la vuelta a la vida normal. Anticipa un invierno difícil, duro, incluso ya con la vacuna protegiendo a los más vulnerables, pero calcula que a mediados del año que viene todo volverá a ser como antes. La situación empeorará antes de mejorar, cree el científico turco, pero «podríamos volver a la vida normal a mediados del próximo año», pronosticó en el canal de televisión inglés Sky News.

Tras haber comprobado que el medicamento es capaz de evitar que las personas enfermen de coronavirus, la duda que ahora inquieta a sus responsables es si será efectivo también en asintomáticos. Podría tardar en saberse incluso un año. Queda mucho camino por andar. Los ensayos provisionales tampoco han concluido aún si la vacuna funciona de manera diferente en personas de diferentes grupos étnicos. Lo que sí se revelará pronto, aseguró Sahin al citado periódico, es si ofrece diferentes niveles de protección según la edad que tenga el sujeto al que se le administre.