Los autocares, tras la vuelta de tuerca de las normas: «Vamos como sardinas en lata y viajando incómodos»

María Hermida
María Hermida REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

En Vigo los Vitrasa iban llenos a primera hora. En A Coruña los usuarios reclamaban refuerzo para las líneas más utilizadas y en Pontevedra había ambiente en los transportes que unen la ciudad con Marín. ¿Cómo está el resto de Galicia?

11 nov 2020 . Actualizado a las 22:41 h.

En estos tiempos de pandemia en los que el día a día está marcado por lo que publica el Diario Oficial de Galicia sobre las restricciones en espacios interiores o exteriores, ayer en el DOG había novedades sobre el transporte público en Galicia. Así, se determinaba que en los servicios de transporte marítimo y de autobús -de carácter interurbano, urbano o de uso especial- dependientes de la Xunta se podrán ocupar la totalidad de los asientos, aunque se deberá mantener la «máxima separación» entre los usuarios «cuando el nivel de ocupación lo permita». Asimismo, en el caso de los vehículos y embarcaciones que tengan autorizadas plazas de pie, se buscará que las personas mantengan entre sí la máxima distancia posible, para lo que se fija como límite una sexta parte de esos huecos. ¿Qué ha ocurrido esta mañana, tras esa vuelta de tuerca de las normas? Un chequeo por las distintas ciudades y comarcas de Galicia permite observar situaciones muy distintas; desde los autocares comarcales casi vacíos de A Mariña hasta los Vitrasa de Vigo llenos a primera hora pese a las restricciones

Comenzamos, precisamente, en Vigo. Allí, tal y como informa Alejandro Martínez, en la mañana de hoy, miércoles, volvía a repetirse una imagen que asusta a algunos usuarios: la de autocares con los asientos llenos y numerosos usuarios de pie. Algunos ciudadanos reclaman cambios. Lo hacía Albina, en la parada de Praza de América, que daba su visión sobre el transporte en la ciudad: «A primera hora de la mañana van bastante llenos. La gente es responsable y no se junta. Ahora acaba de pasar uno de la universidad que se metió por Fragoso e iba a tope. Por las mañanas deberían de poner más autobuses. Para las universidades y los ambulatorios es horroroso». La visión de un inspector de Vitrasa es, sin embargo, totalmente opuesta, ya que defiende que los autocares a la Universidad ya no van llenos: «El servicio se ha reforzado en las horas punta. Los autobuses a la universidad pasan cada cinco minutos en la calle Fragoso. Todos van medio vacíos», afirma. 

En A Coruña, no parecían registrarse grandes aglomeraciones en el grueso de los autobuses urbanos esta mañana. Sin embargo, algunos usuarios alertaban de que sí es necesario reforzar los servicios tanto en los autocares que van a Universidade de A Coruña como las líneas 17 o 5, tal y como informa A.G. Chouciño desde la ciudad herculina. «Suelo usar la línea 17 para ir al trabajo y el que pasa a las 7.30 horas viene bastante lleno y no estamos en condiciones ahora para estar tantos agrupados», indica la coruñesa Dunia García. En la misma línea opina Camila Lloró, estudiante que utiliza las líneas 5 y 3A. «En los otros espacios cerrados nos piden estar muy separados y aquí vamos como sardinas en lata y viajando incómodos. No tiene ninguna lógica», lamenta. Lloró resalta que es frecuente que las personas vayan de pie y que suele haber más afluencia «entre las 7.30 y las 8.00 horas».