Un grupo de adolescentes de Logroño limpian los destrozos tras los disturbios en la ciudad

El autor de la iniciativa, de 16 años, es hijo de una barrendera y califica de vergonzosos los hechos de anoche


Logroño

Una veintena de adolescentes de Logroño se han organizado para limpiar, desde primera hora de este domingo, los destrozos de los incidentes ocasionados en la tarde-noche de ayer en la capital riojana y recolocar el mobiliario urbano dañado por los disturbios ocasionados por unos 150 radicales, en su mayoría jóvenes.

El autor de la iniciativa es Pablo Alcalde, un joven de 16 años e hijo de una barrendera, que ha detallado a Efe que, al ver ayer lo que estaba ocurriendo, lo que ha calificado de «vergonzoso», empezó a movilizar a su grupo de amigos a través de las redes sociales para intentar organizarse y dar un ejemplo a la ciudadanía de Logroño porque «no todos los jóvenes somos iguales». Él estaba en la zona cuando ocurrieron los hechos y se fue a casa «porque daba miedo», ha añadido que le sorprendió la respuesta que ha tenido su iniciativa y esta mañana, a las 9 horas, se han congregado un grupo de veinte jóvenes en el céntrico Paseo del Espolón, todos de ellos provistos con mascarillas, guantes, bolsas de plástico y algunas escobas que han comprado para limpiar los destrozos.

Este joven, estudiante de Bachillerato en el IES Batalla de Clavijo de Logroño, ha precisado que la ciudad ha amanecido «bastante limpia», pero, aun así, ha recalcado que había, en la zona de los contenedores donde ocurrieron los disturbios, cascotes de cristal de botellas, cristales, piedras, cargas de petardos y de bengalas empleadas por los radicales, así como alcantarillas desplegadas de su lugar. También han colocado parte de los paneles de una exposición ubicada en el Paseo del Espolón y que los violentos destrozaron.

Estado en el que quedó el centro de Logroño tras los disturbios nocturnos.
Estado en el que quedó el centro de Logroño tras los disturbios nocturnos.

«No todos los adolescentes somos iguales. Hay jóvenes que tenemos conciencia de lo que está ocurriendo y lo sucedido en la tarde-noche de ayer no fue una manifestación, sino un acto vandálico», ha enfatizado, al tiempo que ha mostrado su agradecimiento al resto de jóvenes que se han sumado a esta iniciativa.

«Hay jóvenes que tenemos conciencia de lo que está ocurriendo y lo sucedido en la tarde-noche de ayer no fue una manifestación, sino un acto vandálico»

La madre de este joven, quien es barrendera desde hace 16 años, ha señalado a Efe que se siente «muy orgullosa» de su hijo y no se muestra sorprendida lo que ha hecho con sus amigos porque «le conozco, sé lo bueno que es», y ha añadido que «ha querido hacer algo por mi y por mis compañeros porque sabe que no toda la gente valora la labor y el trabajo de limpieza que desarrollamos todos los días».

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, en un tuit, ha valorado esta iniciativa y ha dicho: «sois la imagen de cómo es la sociedad española: única y comprometida con el bien común. Gracias».

Por su parte, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, también el red social de Twitter, ha señalado que «la juventud de nuestro país es esto: generosidad, responsabilidad, compromiso. Valores que nos engrandecen como sociedad», a lo que ha añadido «gracias por vuestra admirable reacción hoy en La Rioja», y  ha subrayado que «nuestra fuerza está en poder contar los unos con los otros. Sigamos combatiendo al virus con unidad», ha subrayado.

Tercera noche de protestas violentas en toda España ante las restricciones

La Voz

Los últimos altercados tuvieron lugar esta madrugada en Logroño y León. Los altercados del fin de semana se saldaron con al menos 48 detenidos en todo el país. La filiación política de los manifestantes ha generado una sonada polémica política. Varias fuerzas señalan a Vox

La primera ola cogió tan desprevenido al mundo que aún en sus días más crueles acabó imponiéndose la esperanza como única salida. Hubo aplausos y mensajes positivos, y a lo lejos lo que parecía un futuro despejado. Llegó la «nueva normalidad» y, sin apenas dejarse sentir, se esfumó arrasada por una segunda embestida del virus, demoledora para la economía, pero también para el ánimo. Flaquea la esperanza y el optimismo en una sociedad -la europea y ahora también la española- enferma, arruinada y enfadada. La indignación también se contagia: empezó tomando las calles de Italia; ahora se extiende ya por varias ciudades de nuestro país.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Un grupo de adolescentes de Logroño limpian los destrozos tras los disturbios en la ciudad