La Xunta cierra las ciudades y limita el movimiento del 45 % de los gallegos

j. gómez SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

XOAN A. SOLER

Feijoo no descarta aplicar este tipo de medidas otros fines de semana

31 oct 2020 . Actualizado a las 20:44 h.

Más de un 1.225.000 personas, que suponen el 45 % de la población gallega, estarán sujetas a limitaciones con el objetivo de detener la progresión de la pandemia del covid-19. La Xunta ha decidido cerrar sus grandes ciudades. Estas medidas, aprobadas ayer, se revisan el martes. Contemplan una restricción perimetral de la entrada y salida de personas en los grupos de municipios formados por Santiago, Ames y Teo; Ferrol, Neda, Fene y Narón; A Coruña y Arteixo; Pontevedra, Poio y Marín; y en los núcleos de población de Vigo, Lugo y Vimianzo. Además de las limitaciones de desplazamientos, en Ames, Teo, Ferrol, Narón, Fene, Neda y Vimianzo pasan al nivel 3 de restricciones y, adicionalmente, solamente se podrán establecer reuniones entre convivientes en esos ayuntamientos. La restricción de las reuniones entre personas que no convivan en el mismo domicilio también se aplicará en otros municipios que están en nivel 2 de restricciones, los de A Coruña, Arteixo, Pontevedra, Poio, Marín, Vigo y Lugo. En el resto de Galicia podrán reunirse hasta cinco personas que no convivan y se mantiene el nivel 2 de restricciones.

Además, a pesar de la buena evolución de la situación epidémica en la provincia de Ourense, se mantienen las restricciones vigentes en los municipios de Ourense, Barbadás, Verín, Oímbra, Vilardevós, en la comarca de O Carballiño (Beatriz, Boborás, O Carballiño, O Irixo, Maside, Piñor, Punxín, San Amaro y San Cristovo de Cea) y en O Barco de Valdeorras.

El Ejecutivo autonómico difundió estas decisiones ayer por la tarde en un decreto, tras las indicaciones señaladas por la mañana en una reunión del subcomité clínico asesor sobre el covid-19. El objetivo es intentar frenar la pandemia, al limitar los desplazamientos desde la Galicia urbana, donde hay más casos de coronavirus, a la rural, menos afectada. Así lo explicaron el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña; el gerente del Sergas, José Flores; y la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán. Las medidas acordadas son «importantes» y de obligado cumplimiento, indicó el conselleiro.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, explicó que así se pretende evitar desplazamientos de las áreas urbanas a las aldeas por el día de Todos los Santos. Incluso indicó que los cierres perimetrales podrían decretarse otros fines de semana, según informa Mónica Torres, de la delegación de La Voz en Vigo. Feijoo afirmó que la de ayer no es una decisión política, sino del comité clínico, y que se adopta para proteger la salud y la economía: «Creemos que es la decisión que mejor preserva la salud y que mejor mantiene los principios básicos de funcionamiento de la economía en Galicia», dijo. «Muchos gallegos tenemos a nuestros antepasados enterrados en los pueblos, no en ciudades. Y hemos cortado el ámbito perimetral de las ciudades para evitar que la población urbana, que tiene una tasa de infección superior a la población rural, pueda desplazarse y realizar comidas familiares», agregó.

Fue una decisión adoptada también tras dialogar con varios alcaldes en los últimos días. «En Galicia las decisiones epidemiológicas las toma el comité clínico de 34 personas que lo conforman», precisó Feijoo.

Además de los desplazamientos por Todos los Santos y Difuntos, también se pretende evitar las celebraciones del Samaín o Halloween. E incluso desplazamientos de estudiantes: el conselleiro matizó que, aunque un estudiante universitario de Santiago puede ir a su domicilio si por el carné de identidad justifica que reside allí, eso supone el riesgo de poner en peligro a su familia; se trata de evitar que personas asintomáticas se desplacen y puedan contagiar a otras y provocar que enfermen y que personas de edades avanzadas deban ingresar en hospitales.

Presión asistencial

El gerente del Sergas aseguró que, a pesar del incremento de casos de covid, 700 positivos más detectados en pruebas PCR en las últimas 24 horas (hasta las 18.00 del jueves), en estos momentos se garantiza la asistencia sanitaria en Galicia, de pacientes con covid y del resto. Hay una enorme presión sobre los centros de salud de atención primaria, sobre todo para hacer el seguimiento de los pacientes de covid y controlar a las personas que están confinadas de manera preventiva, admitió. También aumenta la ocupación de las unidades de cuidados críticos y demás recursos hospitalarios, incluidas las urgencias relacionadas con el covid; y las llamadas al 061, en torno a 3.500 diarias, un 12 % por covid. Pero la ocupación de las camas hospitalarias, tanto de uci como de las restantes unidades, está aún lejos de la que fue el pico durante la primera ola de la pandemia, precisó. El 94,3 % de los pacientes gallegos con covid se tratan actualmente en su domicilio, el 0,8 % en ucis y el 4,9 % están ingresados en otras unidades.

Las medidas que se han adoptado en Ourense las últimas semanas «están sendo efectivas», aunque preocupa la situación asistencial de esta área sanitaria por la elevada ocupación de los recursos de la ciudad.