Boris Johnson decreta un mes de confinamiento para Inglaterra

La medida supondrá el cierre obligado de los comercios y negocios no esenciales, así como de toda la hostelería. Los centros educativos seguirán abiertos

Una niña modela una calabaza de Halloween mientras Boris Johnson anuncia el confinamiento de Inglaterra
Una niña modela una calabaza de Halloween mientras Boris Johnson anuncia el confinamiento de Inglaterra

Londres / E. La Voz

El covid-19 ha vuelto a torcerle el brazo a Boris Johnson. Tras descartar durante semanas la posibilidad de volver a imponer un confinamiento nacional, el primer ministro se ha visto forzado a llamar a los ingleses a permanecer en sus casas desde este jueves ante la rápida propagación de la pandemia y el temor de que para principios de diciembre el número de muertes supere el récord registrado en la primavera, 980 diarios el 9 de abril; lo cual forzaría a su administración a cancelar las navidades.

«Nadie quiere estar en la posición de tomar estas medidas». Con este tono funesto el premier británico comenzó ayer su comparecencia ante la prensa, la cual se retrasó casi tres horas. Y tras escuchar a los médicos que asesoran a su Gobierno asegurar que si no se toman acciones ahora esta segunda ola podría ser mucho peor que la primera, el líder conservador anunció nuevas medidas. Desde este día 5 y hasta el 2 de diciembre los habitantes de Inglaterra no podrán dejar sus casas más que para hacer compras de alimentos y medicinas, ejercitarse una vez al día, ir a clases o trabajar si no pueden hacerlo en casa.

Acto seguido, anunció que las tiendas no esenciales (ropa, calzado, muebles y de juguetes) cerrarán sus puertas, lo mismo que los pubs, restaurantes y cafés, salvo para hacer entregas a domicilio. Sin embargo, Johnson indicó que este nuevo confinamiento no será igual al anterior, por cuanto las escuelas y universidades continuarán abiertas.

«Las Navidades de este año van a ser muy distintas, posiblemente muy distintas, pero es mi sincera esperanza que podremos permitirle a las familiares reunirse»

«Las Navidades de este año van a ser muy distintas, posiblemente muy distintas, pero es mi sincera creencia y esperanza que si tomamos estas acciones duras ahora podremos permitirle a las familiares a lo largo del país reunirse», agregó.

De mal en peor

El anuncio de Johnson se produjo menos de 24 horas después de que se filtrara un informe elaborado por el Comité Científico para Emergencias (SAGE, por sus siglas en inglés), que advertía que la segunda ola podría dejar 85.000 muertos hasta abril y 100.000 contagios diarios. Asimismo este sábado se conoció que un millón de británicos ya han padecido el coronavirus desde que estalló la pandemia en enero pasado y que otros 326 perdieron la vida por culpa de la enfermedad. Sin embargo, el reporte se ha quedado corto. Al menos esa es la sensación que dejaron los datos que el jefe médico Chris Whitty y su colega Patrick Vallence ofrecieron. Los expertos indicaron que en la actualidad la enfermedad se ha vuelto a propagar por todo el país, que la tasa de contagios ya se encuentra a niveles de la primera ola, con 50.000 diarios; y que si no se tomaban estas medidas para el día 20 de noviembre los hospitales se quedarán sin camas con respiradores mecánicos para asistir a los enfermos. «Por primera vez en nuestra historia la sanidad pública podría no estar allí para atendernos», alertó Johnson.

El premier no solo anunció nuevas restricciones sino medidas para apoyar a los sectores afectados, así informó que el Furlogh (ERTE británico) será extendido por un mes más; y que el miércoles someterá al Parlamento este nuevo confinamiento.

Un informe científico calcula que la segunda ola dejará 85.000 muertos en el Reino Unido

j. f. alonso
Cantantes de ópera protestan en Londres para reclamar ayudas en esta crisis
Cantantes de ópera protestan en Londres para reclamar ayudas en esta crisis

Estima unos 800 fallecimientos diarios en el mes de febrero

La segunda ola del covid-19 podría dejar hasta 85.000 muertos en el Reino Unido. El pronóstico figura en un informe que los científicos que asesoran al Gobierno británico elaboraron el pasado verano (85.000 muertos y unos 100.000 contagios diarios). Este es el saldo de esta nueva etapa de la crisis, según los expertos, un escalofriante pronóstico que figura en el informe del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) y que ha sido publicado por la revista The Spectator. En el reporte, en el que se dibuja el «peor escenario posible», se advierte que la segunda ola del coronavirus podría extenderse hasta abril próximo y que durante las navidades se podrían registrar unos 500 fallecidos por día, aunque hacia febrero, en pleno invierno, la cifra podría llegar hasta los 800 decesos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Boris Johnson decreta un mes de confinamiento para Inglaterra