La recesión en Francia se agrava con el nuevo confinamiento y podrá alcanzar el 11 %

El Gobierno prepara un paquete de ayudas de 20.000 millones de euros para paliar la situación

Personas con máscaras protectoras caminan cerca del Museo del Louvre, en París, mientras Francia refuerza el uso de máscaras como parte de los esfuerzos para frenar el resurgimiento del coronavirus en todo el país
Personas con máscaras protectoras caminan cerca del Museo del Louvre, en París, mientras Francia refuerza el uso de máscaras como parte de los esfuerzos para frenar el resurgimiento del coronavirus en todo el país

EFE

El Gobierno francés ha reconocido que el confinamiento en vigor desde este viernes en Francia va a agravar la recesión este año, con lo cual se espera una caída de la actividad del 11 %. Eso significa un punto porcentual de caída del producto interior bruto (PIB) más del que se contemplaba hasta ahora, una corrección que el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, consideró moderada, porque hay notables diferencias entre este nuevo confinamiento y el primero en primavera.

Le Maire, que en una entrevista en la emisora France Inter advirtió de que el cuarto trimestre «va a ser difícil», calculó que durante este nuevo confinamiento, que debe durar al menos un mes, la actividad retrocederá un 15 %.

De confirmarse, eso sería la mitad del bajón del 30 % que se constató en abril con respecto a los niveles de producción anteriores a la crisis, según el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que indicó a EFE que el primer confinamiento en primavera restó unos nueve puntos porcentuales al PIB anual del país.

La diferencia se explica sobre todo porque, aunque se repite la obligación de no moverse de su domicilio, la voluntad del Ejecutivo es que ahora sigan en funcionamiento las empresas cuando no estén afectadas por los cierres administrativos. Se trata de cierres que afectan a establecimientos que reciben público, como bares, cafés, restaurantes, comercios considerados no esenciales (menos que en primavera), cines, teatros, librerías, salas de espectáculos o gimnasios, entre otros.

Las empresas deben mantener en teletrabajo a todos los empleados que puedan, pero el resto pueden desplazarse con un justificante y el mantenimiento de todas las escuelas, colegios y liceos abiertos también pretende que eso sea posible.

El presidente de la patronal francesa Medef, Geoffroy Roux de Bézieux, fue mucho más pesimista en sus predicciones el miércoles al indicar que los cierres de comercios van a tener efecto sobre el resto de la economía, que según sus estimaciones podría perder entre 50.000 y 75.000 millones de euros en noviembre.

El ministro quiso lanzar una nota de optimismo al afirmar que «Francia tiene una capacidad de recuperación económica excepcional», como demuestran a su parecer las cifras del tercer trimestre, en el que el PIB progresó un 18,2 %.

Sin embargo, el INSEE puntualizó que eso ocurrió después de que en los dos primeros trimestres del año la economía, golpeada de lleno por la crisis del coronavirus, hubiera caído un 5,9 % y un 13,7 %, respectivamente. Es decir, que la producción entre julio y septiembre fue en realidad un 4,3 % inferior a la que hubo en esos mismos meses de 2019.

Para afrontar este nuevo choque, el Gobierno ha preparado un paquete de ayudas de 20.000 millones de euros que se van a incluir en los presupuestos de 2020 para las empresas que tienen que cerrar o que van a perder buena parte de su actividad y para sus empleados.

El costo estimado por cada mes de confinamiento para las arcas públicas es de 15.000 millones de euros y la principal partida de gasto corresponde a la financiación de la actividad parcial (equivalente de los ERTE) con 7.000 millones.

Unos 1,6 millones de empresas de los sectores más afectados podrán acogerse al llamado fondo de solidaridad, que tendrá una dotación de 6.000 millones mensuales. Se ampliará el número de empresas que podrán deducir cotizaciones sociales, y los préstamos garantizados por el Estado se van a prolongar más allá de este año, hasta el 30 de junio de 2021, con un período de amortización de entre uno y cinco años. Eso representa mil millones de euros.

Otros mil millones mensuales serán para exenciones fiscales a los propietarios que renuncien al cobro de al menos un mes de alquiler de empresas concernidas por cierres administrativos y, de forma general, a hoteles, cafés y restaurantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La recesión en Francia se agrava con el nuevo confinamiento y podrá alcanzar el 11 %