Francia se vuelve a confinar

El encierro domiciliario, desde el viernes hasta el 1 de diciembre, será menos estricto, pero se clausuran la hostelería y el comercio


Medio millar de muertos en las últimas 24 horas debido al covid-19 y el presidente de Francia, Emmanuel Macron lo tiene claro: «La segunda ola será peor y más mortal». Por eso, el país galo afronta hasta el 1 de diciembre otro confinamiento, aunque en esta ocasión no será tan estricto como el decretado en el inicio de la pandemia. Además, Francia cierra sus fronteras. Entrará en vigor el viernes y será reevaluado en quince días.

Macron ha pedido a los ciudadanos que permanezcan en casa, porque habrá actividades que puedan realizar como excepción al encierro domiciliario. Por ejemplo, solo será telemática la educación superior, pero las escuelas permanecerán abiertas («los niños seguirán yendo a la escuela, porque esto tuvo consecuencias para las personas más modestas. Pero lo harán con protocolos sanitarios reforzados», dijo el presidente), así como los centros laborales, aunque se promoverá el teletrabajo. Las obras públicas seguirán con su actividad. Se podrá salir de casa también para ir al médico o atender a un familiar (incluidos los residentes en centros de mayores), hacer la compra o dar pequeños paseos por el entorno del domicilio. Sin embargo, los bares, restaurantes y comercios estarán cerrados.

En este aspecto, el presidente francés conminó a la población a que utilice prioritariamente el servicio de comida a domicilio y la compra por Internet.

«Esperamos reabrir algunos comercios antes de Navidad. Veremos si podremos celebrar Navidad y Nochevieja en familia, pero necesitamos minimizar los ingresos en las ucis», aseguró Macron en su comparecencia pública en la que se exhortó a los franceses. «Hagamos un esfuerzo masivo estas dos semanas», arengó mientras invitó a la población a usar la app de rastreo. «Da la impresión de que este es un día inacabable», lamentó. El dirigente reiteró el mensaje con vistas a los próximos festivos: «En el puente de Todos los Santos, hagamos menos reuniones con la familia y los amigos. Llevemos mascarilla dentro de casa con nuestros seres queridos».

Respecto al cierre de fronteras, Francia permitirá la repatriación de sus ciudadanos en el extranjero que quieran volver al país, pero les someterá a test rápidos en los aeropuertos de llegada.

Además de anunciar medidas económicas de compensación para los empleados y empleadores que tengan que detener su actividad forzosamente y ayudas para la digitalización laboral, Emmanuele Macron lanzó un llamamiento a la sociedad para incrementar los recursos de lucha contra el coronavirus: «Necesitamos médicos en zonas rurales, porque es necesario un esfuerzo en la prevención. Y a las fuerzas de seguridad les pido que se empleen en la garantía de la aplicación de las medidas».

«Tengamos sentido de la responsabilidad. Hay que quedarse en casa lo máximo posible, cumplir las reglas», concluyó.

Merkel cierra la hostelería y la cultura en Alemania, pero deja abiertos los comercios y las escuelas

Efe
EFE

Las medidas entrarán en vigor el lunes y durarán cuatro semanas pese a la reticencia de algunos líderes regionales

Cafeterías cerradas y colegios abiertos. Esa será la rutina en Alemania a partir del lunes. La canciller Angela Merkel y los líderes regionales acordaron este miércoles el cierre en noviembre de bares y restaurantes, así como el ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados, aunque mantendrá abierta, mientras sea posible, la actividad escolar y el comercio. Asimismo, se limitarán a mínimos los contactos sociales y reuniones, anunció la jefa del Gobierno, según la cual las restricciones entrarán en vigor el 2 de noviembre, con el objetivo de «evitar una emergencia sanitaria nacional», ante el avance de la pandemia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Francia se vuelve a confinar