«Quedémonos en casa», los matices científicos al consejo de Pedro Sánchez

¿El exterior es un riesgo en sí mismo? No. Solo si implica interacción social


Redacción / La Voz

El «yo me quedo en casa» se grabó a fuego en la ciudadanía en la primera ola del coronavirus, donde primero era un deseo en voz alta que se colgaba en carteles arcoíris en los balcones o se evidenciaba en las redes sociales y luego, durante el confinamiento domiciliario, pasó a ser una obligación bajo pena de multa salvo salidas justificadas. Ayer, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trajo a la actualidad el mantra: «Quedémonos en casa sin que haga falta una ley que nos obligue», indicó, mientras informaba de que el estado de alarma, si el Congreso lo aprueba, se prorrogará seis meses. Pero hay un matiz. Desde la primera ola hasta ahora, cuando el presidente repite el consejo, algunas cosas cambiaron. Ahora se sabe que fue un error creer que el coronavirus solo se transmitía por gotículas que escupimos al hablar o por superficies, ya que hay sobradas evidencias del contagio por aerosoles, es decir, por el aire. Y hay bastante unanimidad entre la comunidad científica —otra cosa es la OMS, que va más lenta— al afirmar que los espacios exteriores son más seguros que los interiores. Por tanto, el «quedémonos en casa» tal y como indican distintos científicos, sirve —siempre que sea solo convivientes—. Pero salir afuera, al exterior —no a un sitio cerrado— tampoco tiene que exponernos más al covid-19. Eso sí, tomando imprescindibles precauciones.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

«Quedémonos en casa», los matices científicos al consejo de Pedro Sánchez