El avance imparable del virus con récord de contagios diarios en nueve comunidades pide a gritos medidas más contundentes

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

Imagen de Logroño, confinada por el coronavirus
Imagen de Logroño, confinada por el coronavirus SHOW Fotografía

España cerró su peor semana con 109.000 contagios: preocupa la situación en Aragón, Melilla y Navarra; mientras Galicia es de las zonas con mejores datos

25 oct 2020 . Actualizado a las 11:58 h.

La evolución de la pandemia del coronavirus ha alcanzado cotas preocupantes: la tasa de contagios por cada 100.000 habitantes ha encendido las alarmas en prácticamente todas las autonomías, entre otras razones porque la capacidad hospitalaria comienza a saturarse. La incidencia acumulada (IA o número de casos detectados por cada 100.000 habitantes) sigue siendo alarmante, superando la barrera de los 250 casos, lo que requiere tomar medidas extremas para parar la pandemia. La media nacional llegó esta semana a 361,66, doce puntos más que en el informe de la jornada anterior. La IA de hace una semana era 81 puntos inferior (280,44), superando también esa línea roja de los 250 casos.

Por comunidades autónomas, preocupa la situación de Aragón. El jueves, su IA se disparó en más de 86 casos; ayer, el aumento era de 52,75 casos (el total es de 682,18). Melilla superó los 900 casos de IA (915,74) y Navarra sigue por encima de mil (1.062,80), aunque ha frenado la subida (solo cuatro puntos más) de las últimas jornadas. La otra comunidad confinada, La Rioja, vio cómo su IA ascendía 29 puntos hasta los 630,37 puntos. Por el contrario, la Comunidad de Madrid descendía por segundo día consecutivo. Ya está en 421,62 de incidencia acumulada.

Intensidad

«La transmisión actual es peligrosa y podría aumenta si no se controla», indicó el doctor Pere Godoy, en la inauguración del primer congreso virtual de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). El experto explicó que no es fácil dar con una receta única debido a que la transmisión del virus no es heterogénea. «Las medidas se tienen que adecuar al nivel de intensidad de transmisión de cada región», añadió.