El CHUO cancela las operaciones no urgentes ante el aumento de hospitalizaciones por coronavirus

La presión asistencial en el área sanitaria llevó a aplicar el plan de contingencia desde finales de la semana pasada

Imagen de archivo del autocovid en el Chuo
Imagen de archivo del autocovid en el Chuo

Ourense / La Voz

El CHUO ha comenzado a suspender la actividad quirúrgica demorable en todos aquellos casos en que el paciente requiere hospitalización. La presión asistencial en el área sanitaria de Ourense —con 1.494 casos activos, 125 de ellos hospitalizados— llevó a aplicar (ya desde finales de la semana pasada) el plan de contingencia del Sergas, que prevé la reprogramación de las operaciones que no son urgentes ni oncológicas (estas se mantienen sin cambios, al igual que sucedió en la primera ola de la pandemia). Además, se está haciendo cirugía ambulatoria, que incluso se ha incrementado en número de intervenciones aprovechando que los quirófanos están libres de otro tipo de operaciones. «Non operamos unha cadeira, pero nese tempo igual facemos seis túneles carpianos», explica el gerente del área sanitaria, Félix Rubial. Habla de «actividade cirúrxica ralentizada». El objetivo es tener libres las camas de reanimación y despertar después de las operaciones (para poder destinarlas a los críticos de coronavirus), así como el mayor número de camas libres posible. No hay fecha para reprogramar las operaciones previstas que han sido suspendidas. Todo dependerá de la evolución de la pandemia en la provincia.

Y precisamente, ante la presión hospitalaria del CHUO, la gerencia trabaja en un plan para derivar pacientes desde el Hospital Comarcal de Valdeorras al de Lugo, donde la presión hospitalaria es mucho menor. Sigue la estela iniciada el día 8, al enviar pacientes de Ourense a Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El CHUO cancela las operaciones no urgentes ante el aumento de hospitalizaciones por coronavirus